Inicio / España y Europa / WOW Porto, el nuevo barrio cultural de Oporto, lanza su marca de chocolate
Oporto desde Wow
Vista de la ciudad de Oporto desde WOW Porto.

WOW Porto, el nuevo barrio cultural de Oporto, lanza su marca de chocolate

La ciudad portuguesa de Oporto está de estreno. Aunando tradición y vanguardia, ha nacido WOW (World of Wine) Porto, un nuevo barrio cultural y turístico, en la vibrante zona de Vila Nova de Gaia. Un lugar donde se encontraban las antiguas bodegas de la ciudad, famosa por dar al mundo el reputado vino de Oporto, uno de los mejores que se conocen.

En WOW Porto se encuentran representadas las más importantes industrias y tradiciones portuguesas como el vino, la gastronomía o los textiles. El nuevo barrio posee 9 restaurantes, bares y cafeterías, tiendas, una sala de exhibiciones, un espacio para eventos, una escuela de vino y 6 museos, que cuentan con sendas experiencias interactivas. Entre éstos últimos, se encuentra el imponente Museo dedicado al Chocolate, que acaba de sacar al mercado su propia marca de este producto, llamada Vinte Vinte, de la mano de su creador, el experto maestro chocolatero Pedro Aráujo.

¿Qué es WOW Porto?

WOW Porto es un espacio ideal para hacer, a la vez, turismo cultural, de shopping y gastronómico, en una de las ciudades más hermosas de Europa. Se trata de un megaproyecto urbano (la obra de ingeniería más importante en Europa durante el 2020), impulsado por The Fladgate partnership, propietarios de importantes marcas de vinos de Oporto, hoteles, restaurantes y empresas de distribución y sostenibilidad. La iniciativa ha rehabilitado las antiguas bodegas de Vino de Porto, siendo la zona declarada por el gobierno portugués como Proyecto de Interés Nacional Potencial (PIN).

Pero si bien el vino es el origen de WOW Porto, la idea va más allá, profundizando en el patrimonio histórico de Oporto y revelando los secretos de algunas de las principales industrias de la región. El proyecto tiene como objetivo reforzar la oferta cultural de la ciudad de Oporto y atraer un turismo inteligente, sostenible y sensible.

Panorámica de WOW Porto con algunas de las bodegas.

Los 35 mil metros cuadrados de WOW Porto mezclan cultura, tradición y arte, en un viaje tan divertido como educativo y atractivo para todas las edades. Las áreas exteriores de WOW son libres y gratuitas e incluyen acceso a restaurantes, cafés y zona comercial, además de a las tiendas. Las actividades y experiencias en la escuela del vino, los eventos, las exposiciones y los museos son de pago.

Las experiencias que se pueden vivir en los 6 museos son múltiples. El Museo del Vino implica vivir la experiencia del vino, desde la bodega a la degustación, aprendiendo los secretos del vino portugués (el suelo, las uvas, los procesos…), cómo degustarlo y cómo apreciarlo. En el Planeta Corcho, primer museo en Portugal de este producto (Portugal es país puntero en el corcho), se pueden descubrir los modos de extracción, el impacto medioambiental, la importancia del tapón de corcho y sus aplicaciones sectores como la arquitectura, la ingeniería automotriz o a la aeroespacial. Gran importancia tiene el Museo Textil (la industria textil es muy importante en el norte de Portugal), donde se hace hincapié en su historia, en el diseño y en la moda. Otros museos son La Colección Bridge que posee más de 1800 vasos y tazas que cuentan la historia de la Humanidad a través del ritual del beber y el de Las Edades de Oporto, un viaje a la historia de esta gran ciudad.

Vista del Puente de Don Luis I de Eiffel desde WOW Porto.

En cuanto al Museo del Chocolate de WOW Porto es original y espacioso (4000 metros cuadrados). Presenta la Historia del Chocolate, su proceso de producción y las variedades existentes, con rigor, didactismo y entretenimiento. El Museo acaba de lanzar la marca de chocolates Vinte Vinte.

Desde plantaciones de cacao hasta la elaboración del chocolate, todo se muestra paso a paso a través de doce etapas diferentes que componen la muestra. El primer viaje nos lleva a los orígenes del chocolate, que proviene de las civilizaciones más antiguas de América, donde el cacao tiene un papel sagrado (se dice que nace hace 5000 años en el Perú). Luego, los visitantes siguen el recorrido del chocolate desde América hasta Europa (adquiere gran relevancia la relación entre Moctezuma y Hernán Cortés que trajo a Europa el cacao o el papel de México, donde el cacao pasó de ser alimento a bebida, “La bebida de los Dioses”). También, se explica el proceso del cacao líquido y las tabletas de chocolate tal y como las conocemos hoy.

Museo del chocolate de WOW Porto.

En WOW, hay una auténtica fábrica de chocolate, donde los visitantes pueden observar, en tiempo real, los procesos de transformación de los granos de cacao en chocolate. La visita termina con una degustación de chocolates producidos en WOW, y con la oportunidad de probar otras especialidades y recetas en la cafetería y la tienda de chocolate.

Vinte Vinte, la marca de chocolates de WOW Porto

Vinte Vinte  posee cuatro variedades: Classic (negro, con leche, blanco), Fusion (con frutas, especias, frutos secos…), Cocoa Intensity (con alto grado de cacao negro, originarios de América y Africa) y Grand Cru (el top de los chocolates). Además, la oferta de chocolates Vinte Vinte incluye Cajas de Bombones, Latas de Trufas (clásicas y con aroma de vino Port Fonseca), Cacao en nibs (pedacitos de la semilla del cacao natural tostado) y cacao en polvo. En total, hay 25 productos artesanales para descubrir.

chocolate fusion
Algunos de los chocolates Vinte Vinte con fusión de sabores varios.
Maestro chocolatero Pedro Aráujo.

Detrás de la creación y desarrollo de la marca se encuentra Pedro Araújo, Maestro Chocolatero portugués, un eminente experto, gran conocedor del mundo del chocolate y de sus secretos, además de organizador de apasionantes catas, experiencias únicas.

Vinte Vinte, cuyo nombre proviene de las plantaciones de cacao que se encuentran principalmente en un territorio concreto del planeta, la denominada franja de cacao que es precisamente una zona comprendida veinte grados al norte de Ecuador y veinte grados al sur de Ecuador, es una marca de alta gama. El chocolate está producido íntegramente en Vila Nova de Gaia con cacao cuidadosamente elegido y cosechado en los mejores terrenos (o terroirs) del mundo.

Vinte Vinte selecciona los mejores cacaos del mundo.

Algo muy importante de esta nueva marca es el llamado “bean to bar” (el chocolate denominado así tiene que ser elaborado exclusivamente a partir de granos de cacao). Con este sello, están asegurados los aromas a cacao y la calidad del terruño.

Destaca el exclusivo Gran Cru México con 70% de chocolate negro de Soconusco, cuyos granos provienen de las plantaciones de la Finca La Rioja, en Chiapas. Hablamos de un chocolate que equivaldría a un “vino vintage” de altísimo nivel. Como el vino, el cacao también envejece y, de hecho, existen diversas cosechas en México.

Mexico-Grand-Cru-1

Para apreciar estos niveles de calidad, nada mejor que las catas de chocolate de Pedro Aráujo- no hay que perdérselas si se tiene la ocasión-, donde no solo se aprende a conocer el chocolate sino a amarlo. Con su pasión y profundos conocimientos, el portugués nos desvela los secretos del chocolate negro (para muchos expertos es superior al mezclado con leche), los matices de las variedades de Vinte Vinte y la forma de apreciar correctamente este producto.

Hay tres cosas fundamentales en este sentido: el grado de brillantez del chocolate, lo que significa que ha sido temperado y cómo han cristalizado de manera diferente las grasas con manteca de cacao; la audición (cuando se parte para ver si está bien temperado) y la boca (importancia de la textura. Y, fundamental: nunca hay que masticarlo. Solo se saborea).

Por ahora, el chocolate Vinte Vinte solo se encuentra en Portugal. Será en el transcurso de 2022 cuando WOW se internacionalice, llevando el chocolate producido en Vila Nova de Gaia a todo el mundo. Mientras tanto, habrá que visitar Oporto!

Compártelo con tus amigos

Comentarios

comentarios

Acerca de Carmen Pineda

Carmen Pineda
Inquieta, rigurosa, sensible y amante de la cultura (sobre todo el cine), el turismo, la gastronomía y los viajes. Me gusta comunicar y escribir sobre mis experiencias y sobre el mundo en general.