Inicio / España y Europa / Shang Hai Station, genuina gastronomía china en Madrid
Propuesta gastronómica
Propuesta gastronómica china en Shang Hai Station.

Shang Hai Station, genuina gastronomía china en Madrid

En las últimas décadas, muchos restaurantes chinos de Madrid se transformaron en establecimientos un tanto “ambiguos” denominados de cocina asiática y/o fusión. En un momento dado, pasamos de tener un “chino” en cada esquina a no encontrar casi ninguno en la capital. Hoy, las cosas son diferentes. Han surgido o renacido restaurantes de auténtica gastronomía china con platos de aquel país, en los que no caben las dudas. Todo lo que se ofrece es genuino y responde al saber hacer de esta cultura gastronómica y no a un potpourri de asiatismos.

Es el caso de Shang Hai Station, un sello de genuina gastronomía china, cuyo propietario Paco Chen dispone de cuatro locales en Madrid: en Arturo Soria, Juan Bravo (Barrio de Salamanca), Las Tablas y Chueca (en pleno centro de Madrid). Este grupo de restauración china se caracteriza por una óptima relación precio-calidad, una carta muy variada, tradicional y excelente materia prima fresquísima.

Terraza de Shang Hai Station de la calle Juan Bravo.

Da gusto acercarse a cualquiera de los locales de Shan Hai Station porque es una inmersión total en la cocina china a precios económicos, como hemos dicho, pero en un ambiente elegante, distendido y amable (gran hospitalidad y profesionalidad del servicio). Ejemplo de ello es el establecimiento de Juan Bravo que posee, en medio de un bonito bulevar, una espléndida terraza para los días calurosos. Dentro, la sala es bonita, espaciosa y decorada con gusto exótico sin exageraciones.

La cocina es delicada y recoge la herencia cultural china en todas sus recetas. La carta es amplia pero muy cuidada y selecta. Se inicia con los dumplings (masitas típicas chinas, muchas veces rellenas), con unos diez tipos diferentes, entre los que destacan unos soberbios dim-sum (muy característicos de muchas zonas de China, entre las que destaca Cantón y Shanghai). Me atrevo a decir que de los mejores de Madrid que hayamos probado. Vienen presentados en una torre de cestitas. Los hay de gambas, de cerdo y de ternera.

Dimsum.

En los Entrantes de la carta, hay variedad de propuestas. Desde el clásico arroz blanco, hasta rollitos de verduras o ensalada de aguacate con frutas, pasando por el famoso wonton frito a la shanghainesa (empanadillitas rellenas de carne). El tallo de flor de loto (planta de la que se saca la hoja y la raíz, un secreto que se oculta bajo el agua en forma de tubérculo, crujiente) está entre lo mejor de los entrantes. El plato se llama, exóticamente, Tallo de flor de loto relleno de gambas.

En las especialidades de arroz, no podemos obviar el kubak (arroz inflado) de chipirones, cocinado durante 6 días, en varias etapas de una preparación laboriosa y refinada que da lugar a un plato sabrosísimo, casi adictivo, lleno de sabores y aromas. En este apartado, se complica la elección porque todo, desde el arroz frito, los tallarines o los fideos de arroz son riquísimos. La solución: volver varias veces para poder probarlos todo. El Arroz frito especial Shang Hai Station con solomillo y trufa o el que sirven en la vaporera de bambú envuelto en la hoja del loto son creaciones autóctonas

Pato laqueado.

En cuanto a los pescados/mariscos o carnes, varios platos son sobresalientes. El pato laqueado con sus tortitas de patata (se preparan así para que sean aptas para celíacos), salsa de ostras y trocitos finitos de puerro y calabacín. Todo ello se envuelve en la torta, siendo la explosión de sabores deliciosa. Los langostinos al ajillo estilo chino, el Papillote de pollo con salsa de soja o el de arroz con marisco, las Vieiras en salsa especial Shang Hai Station, con ricas verduras al dente, el Pollo con frutos secos y salsa picante (para los amantes de las emociones fuertes), las Láminas de ternera con especias y verduras o su crujiente Lubina a la sal y pimienta son platos que hay que pedir.

Kubak.

Los postres no por ser más internacionales no hay que pedirlos. Riquísimos el cheesecake de limón y gengibre y el coulant de chocolate con helado de vainilla.

Visitar Shang Hai Station, con su mezcla de modernidad y tradición, es toda una experiencia de genuina inmersión en la cultura gastronómica china, a precios muy módicos. Vale la pena.

Dirección: c/ Juan Bravo, 25- Madrid.

Precio medio por persona:  25 euros. Además, menú ejecutivo de lunes a viernes por 13,50 euros y disponibilidad de servicio de delivery.

Reservas: 91 237 42 76

Comentarios

comentarios

Acerca de Carmen Pineda

Inquieta, rigurosa, sensible y amante de la cultura (sobre todo el cine), el turismo, la gastronomía y los viajes. Me gusta comunicar y escribir sobre mis experiencias y sobre el mundo en general.