Inicio / Destinos turísticos / Madeira, un paraíso sostenible y seguro en Europa
Jardines de Madeira
Jardines de Madeira.

Madeira, un paraíso sostenible y seguro en Europa

De nuevo, por séptima vez, la isla portuguesa de Madeira compite en la categoría Mejor Destino Insular Europeo en los World Travel Awards (además, ha sido declarada Mejor Destino Insular del Mundo en los últimos cinco años). El resultado se dará a conocer el  17 de agosto y la ceremonia de entrega de los World Travel Awards tendrá lugar el 28 de septiembre en Antalya, Turquía. ¿Pero cuál es la razón de estas nominaciones como uno de los mejores destinos turísticos mundiales?

Madeira posee, ante todo, increíbles piscinas naturales, paisajes deslumbrantes, parques de naturaleza y una salvaje belleza del Océano Atlántico que baña sus preciosas costas, donde se pueden avistar ballenas y delfines a poca distancia. Por todo ello, la isla portuguesa de Madeira (www.visitmadeira.pt) es uno de los grandes destinos europeos con mucho que ofrecer, especialmente para aquellos que buscan descansar y disfrutar del mar, la montaña y la naturaleza, en general, en un entorno sostenible y respetuoso con nuestro planeta.  Un lugar idílico para el turismo verde o de naturaleza.

El archipiélago está formado por tres conjuntos de islas: Madeira y Porto Santo, Desiertas y Salvajes. Aunque solo las dos primeras están habitadas, los dos últimos conjuntos de islas son reservas naturales y hacen justicia al nombre que se les ha atribuido. La capital es Funchal, una ciudad sorprendentemente cosmopolita, donde la cultura y la vida nocturna son las protagonistas. El archipiélago es un destino cada vez más al alcance de todos porque cuenta con dos aeropuertos y más de setenta conexiones mundiales, recibiendo la isla más de 3,5 millones de pasajeros al año.

Con una temperatura suave, que ronda los 17 grados en invierno y los 25 en verano, el soleado archipiélago es un destino natural excepcional, repleto de vistas maravillosos, densos bosques, valles profundos y un mar azul espectacular. Un lugar, donde como vemos, la naturaleza es esencial, pudiendo disfrutarla de diferentes maneras, siempre desde la sostenibilidad. Ya sea descansando en sus playas (como en la de Porto Santo, un paisaje repleto de dunas considerada una de las mejores playas de Portugal) o en sus piscinas naturales de agua salada. Para los más deportistas, también, realizando todo tipo de deportes de naturaleza en las montañas y barrancos (barranquismo, escalada, parapente…), además, claro está, de las actividades acuáticas como el surf (Madeira es conocida como la Hawai del Atlántico).

Playa Porto Santo
Playa Porto Santo

El senderismo es otra de las actividades esenciales en este tipo de turismo de naturaleza activo. Madeira tiene importantes montañas volcánicas, densos bosques y Parques Naturales, reservas biogenéticas de flora y fauna únicas, como el Parque Natural de Madeira o el bosque de Laurisilva, reconocido por la UNESCO como Patrimonio Mundial Natural de la Humanidad, el entorno se presta a este deporte. Existen amplios senderos que recorren, a lo largo de más de 2.000 kilómetros, el perímetro de la isla, desde los 0 a los 1.862 metros. En 2013, 2014, 2016, 2017, 2018 y 2019, todos estos paisajes han sido reconocidos como Mejor destino insular de Europa en los World Travel Awards, que desde 2015 y hasta el año pasado también les ha otorgado la catalogación de mejor destino insular del mundo. 

Además de estas maravillas naturales, destaca, en Madeira, una actividad eminentemente bella y sostenible. Algo que no siempre es fácil de llevar a cabo en otros lugares. Hablamos del avistamiento de delfines, ballenas y de otros animales, como tortugas, que se encuentran libres en su hábitat natural. Sin duda, una de las actividades más recomendadas que todos los amantes de la naturaleza pueden disfrutar en la isla, que respeta, por encima de todo, a estas especies y a su ecosistema, como principal pilar de la coexistencia para poder disfrutar de una experiencia tan única y diferente.

avistamiento delfines
Avistamiento de delfines.

Debido a las condiciones bioclimáticas del litoral son el punto de encuentro de numerosas especies de cetáceos que se concentran únicamente en el entorno de esta isla, debido a las condiciones bioclimáticas de su litoral. Por esta razón, se trata de un paraje especialmente idóneo desde el que salir en barco a avistar a delfines y ballenas a poca distancia.
El sur de la isla comprende lugares perfectos para el avistamiento de cetáceos (28 especies frecuentan estas costas), donde es posible alquilar barcos de uso individual o contratar los servicios de compañías experimentadas. Estas zonas son, de este a oeste: Machico, Funchal y Calheta. 

Las excursiones suelen tener lugar dos veces al día y duran en torno a dos horas y media. En muchos casos, las compañías ofrecen la posibilidad de nadar con delfines.

Si bien los delfines se acercan con amabilidad a los barcos, con los que ya están familiarizados, es verdad que las ballenas, por razones de tamaño y de número, no se contemplan con tanta facilidad desde el barco. Normalmente, los rorcuales, las falsas orcas, los cachalotes o los calderones -que son las principales especies de ballena que se encuentran en Madeira- nadan plácidamente por la costa y asoman su lomo en la superficie para respirar, pero lo hacen en pareja y de forma muy puntual. Para identificarlos, suele haber personal de las empresas dedicadas al avistamiento en puntos altos de la costa observando el movimiento en las aguas con prismáticos que lo comunican a los guías que acompañan a los excursionistas para que se dirijan a puntos en los que hay ballenas para así poder verlas desde una distancia prudencial.

Funchal, capital de Madeira
Funchal, capital de Madeira

Madeira ha abierto sus puertas al turismo con todas las medidas de seguridad esenciales en esta época. Todos aquellos que lo visiten este verano estarán seguros, a través de la campaña “Madeira, safe to discover”. Entre otras medidas, esta iniciativa pagará el tratamiento, alojamiento y manutención a quienes llegaran a contagiarse. Algo, difícil, de todas formas en este remanso de paz, tranquilidad y espacios abiertos que es la isla de Madeira.

Compártelo con tus amigos

Acerca de Carmen Pineda

Carmen Pineda
Inquieta, rigurosa, sensible y amante de la cultura (sobre todo el cine), el turismo, la gastronomía y los viajes. Me gusta comunicar y escribir sobre mis experiencias y sobre el mundo en general.