Inicio / Artículos académicos de turismo / Filanturismo: un viaje con el corazón
Filanturismo

Filanturismo: un viaje con el corazón

La pandemia no solo cambió nuestra manera de vivir, también cambió  nuestra forma de viajar. La cuarentena nos brindó la oportunidad de hacer introspección y valorar aquellas cosas que dábamos como un hecho: aprendimos a apreciar la libertad, a disfrutar de la vida, de la familia, de los amigos y todas las relaciones interpersonales.

Derivado de esta premisa, los viajeros se han vuelto más conscientes del entorno que les rodea, la búsqueda de lo auténtico, de la privacidad, de la personalización, pero sobretodo de tener en sus manos la posibilidad de ayudar mientras exploran el mundo, ha dado paso a una nueva tendencia en el turismo que desde el año pasado se ha convertido en una de las favoritas de los viajeros que desean tener nuevas experiencias. Esta nueva vertiente es conocida como filanturismo ¡y está revolucionando el arte de  viajar!

¿Qué es el filanturismo?

Filanturismo proviene de la palabra Filantropía, que tiene su origen en la antigua Grecia y se deriva de “filo” (amor) y “ánthropos” (humano), definida entonces como “amor al ser humano” o “amor a la humanidad”.

También conocido como turismo filantrópico, esta tendencia nace de la necesidad de integrar actividades responsables con el entorno y que los destinos sean el centro de las vacaciones; de tal manera que las comunidades se vean beneficiadas con la inversión que los viajeros realicen en su estadía.

En otras palabras, el turismo filantrópico se concentra en elegir un destino que atraviese una situación difícil y que las actividades propias del turismo no solo reactiven su economía sino que genere conciencia sobre la importancia de tener experiencias locales y contacto con las comunidades.

El turista filantrópico busca que los pequeños negocios como operadores turísticos regionales, comercios locales, hoteles boutique, posadas etc., generen ingresos que vayan directamente a los pobladores y así poder generar una cadena de cambio sustancial a los destinos y beneficiar a las personas.

El turismo está experimentando una transformación en donde tenemos a personas más exigentes sí, pero también más críticas y con ganas de explorar la otra cara de este mundo.

Es importante mencionar que el filanturismo no es exclusivo para viajeros con alto poder adquisitivo; si bien se destaca por el lujo y la comodidad, también prioriza la personalización, la privacidad y hacer de los viajes experiencias inolvidables y renovadoras. Actualmente son miles personas las que están dispuestas a coadyuvar a los destinos y economías locales  de distintas maneras. No existe una regla obligatoria, algunos viajeros prefieren contribuir haciendo sus vuelos en aerolíneas que apoyen el compromiso de carbono neutral, otros tienen preferencia por apoyar a los lugares que necesiten de turismo para su desarrollo.

¿Cuáles son las características del filanturismo?

Desde experiencias únicas hasta el cuidado con el medio ambiente, el filanturismo está innovando la forma en que las personas realizan sus viajes, pero ¿cuáles son las características que hacen distinta a esta nueva tendencia? A continuación te presentamos los aspectos más relevantes del turismo filantrópico.

Generar un impacto positivo en las comunidades y en la economía local

Esta es su principal característica, el filanturismo no busca tapar agujeros, sino todo lo contrario, busca introducir prácticas que sean responsables con las comunidades locales, dicho de otra manera, pretende empoderar a los destinos a través de la valoración de los servicios y experiencias únicas.

Alejarse de los grandes circuitos

Adiós a los tours masivos. Esta tendencia busca alejarse de los lugares concurridos y los grandes recorridos; generalmente los viajeros optan por destinos pequeños, alejados del bullicio y donde puedan estar en contacto con entornos naturales, tener experiencias únicas y relacionarse con la población local.

La personalización de las experiencias

El filanturismo busca tener experiencias inmersivas con los viajeros donde la principal función es crear un ambiente o entorno donde se tengan sensaciones a través de los sentidos en grupos pequeños o reducidos. Así mismo el turismo filantrópico pretende producir aprendizaje sobre la cultura, tradiciones, costumbres y la gastronomía de las comunidades y de los destinos.

Respeto al medio ambiente

Otra particularidad es la consideración de los viajeros con los espacios naturales, los seres vivos y el entorno que les rodea. Muchas personas deciden apoyar a las comunidades desde el origen participando en acciones para preservar bosques, selvas, mares, lagunas o especies en peligro de extinción, y otros lo hacen eligiendo aerolíneas y hoteles que apoyen las emisiones de carbono neutro o que tengan programas con energías renovables, manejo integral con los residuos, uso eficiente del agua etc.

El turismo filantrópico llegó para quedarse y más ahora que los viajeros  buscan servicios que permitan no solo disfrutar de los destinos, sino aprender de ellos, involucrarse con la población local y conocer de todo aquello que les rodea, dicho de otra manera, el turismo está experimentando una transformación en donde tenemos a personas más exigentes sí, pero también más críticas y con ganas de explorar la otra cara de este mundo.

La pandemia reveló un nuevo método de viaje, uno que nos permite un acercamiento más auténtico a los lugares y  que nos permite ir a rincones desconocidos. Es momento de volver a viajar, pero esta vez tenemos la oportunidad de realizar un viaje con el corazón.

Créditos

  • Imagen1: Vector de icono mundo creado por user15245033 – www.freepik.es

Personas han comentado

Acerca de Ricardo Alfonzo

🇲🇽 Gestor Turístico de profesión, runner por convicción. Soy viajero, nómada y lector empedernido. Amante del café, la cultura y la naturaleza. Escribo sobre lo que veo, lo que pienso y lo que siento. "Para algunos, los que viajan, las estrellas son sus guías".