Inicio / Cultura y turismo / En Viena, todo suena a música
monumento Beethoven, Beethoven Platz
Monumento de Beethoven, Beethoven Platz / Schaub-Walzer

En Viena, todo suena a música

Por mi cabeza bullen ideas de lugares mágicos que quisiera visitar este recién estrenado 2020. Hay tantos, que resulta difícil concentrarse en uno. Los hay que atraen por su mar, otros por sus montañas. Algunos por la paz, muchos por su bullicio. Los más por sus divulgadas virtudes a menudo sobre dimensionadas por el turista ocasional, muchos menos por su belleza guardada con discreción por quienes los visitan. No faltan los que cuidan su cultura pese a que abundan los que poco o nada guardan ya de su esencia diferencial. La ecuación equilibrada para esa visita puede corresponder a un pequeño país europeo, un destino popular cuya belleza aún no ha sido desdibujada: Austria. Apostamos hoy por Viena, su capital.

Con o sin esa nieve que permite disfrutar del deporte rey que transforma sus cimas en un paraíso blanco durante los meses de invierno, Austria contiene todo lo anteriormente citado. No hay mes que no sea recomendable para una visita. Ni año inoportuno para hacerlo; así que todo apunta a que este 2020, año en el que Viena conmemora el 250 aniversario del nacimiento de Ludwig van Beethoven– un alemán que estrenó en Austria la mayoría de sus piezas- , puede ser la excusa que estábamos buscando para acercarnos a explorar alguno de los 9 estados que componen este país verdiblanco: verde en primavera, blanco en invierno… pero siempre, un país hechicero se mire por donde se mire.

La palabra Música se escribe con mayúsculas en Viena, donde cada rincón esconde una anécdota vinculada con el denominado “arte de las musas”.  Si cada mes tiene su propio calendario para los bailes, ocurre lo mismo con los acontecimientos musicales por lo que 2020, con este aniversario, es definitivamente, el  año para comprobarlo. La Casa de la Música ha preparado eventos especiales, instituciones como la Biblioteca nacional  y los Museos se rinden a los pies de este compositor que, desde la vecina Alemania, visitó por primera vez el país con sólo 17 años y quedó “atrapado” en él. 

Una de las más de 40 viviendas que el compositor ocupó en Viena, ciudad  que con más de 120 escenarios y 15.000 conciertos anuales se ha ganado a pulso la denominación de Ciudad de la Música,  es hoy un museo dedicado al músico sordo. Esta discapacidad, que se agudizó a partir de los 30 años, enturbió su temperamento pero no la genialidad de este compositor que pasó 35 años, de los 57 de su existencia, en Viena, ciudad de la que obtuvo toda la inspiración que necesitaba. Heiligenstad, una de sus residencias y donde al saber lo irreversible de su sordera desesperado escribió a sus hermanos el Testamento de Heiligenstadt, es hoy por hoy el Museo más completo sobre Beethoven y ofrece un completo y curioso recorrido.

casa de beethoven Heilgenstad
Casa de Beethoven Heilgenstad / Wien Museum

Otras muchas de las viviendas que ocupó el músico han sido catalogadas como Monumento Nacional y son distinguibles por la bandera blanca y roja que ondea en su exterior. Una de ellas es la Pasqualatihaus, donde compuso “Fidelio” y “Para Elisa” y que también alberga un pequeño museo sobre el compositor. Laimgrubengasse es otro de esos lugares en los que ondea la significativa bandera y en el que hoy se halla un restaurante que, por supuesto lleva su nombre. 

Bethoven Pasqualatihaus
Casa de Bethoven Pasqualatihaus / Hertha Hurnaus

Las orquestas de la ciudad, donde la Música no descansa, ensayan sus obras que en los meses venideros volverán a poner en escena con mayor devoción, si eso es posible. Una vez más, la dificultad estriba en la elección. No es fácil decidir de cuál se prescinde o a cuál acudir y aunque suenan como apuestas firmes Musikverein, que este año celebra su 150 aniversario, o la propia Opera de Viena, no hay que desdeñar ningún evento que surja de la iniciativa privada, incluso si tiene un carácter más lúdico.

Con una programación que pone el foco en las facetas menos conocidas  del genial compositor, este año, más que nunca su nombre, su figura y su imagen está presente más allá de los museos, edificios, placas conmemorativas, senderos, parques o escenarios. Si siempre lo es, en 2020 su tumba será una de las que más visitas reciba en el cementerio central.

Tumba Beethoven , cementerio centra
Tumba de Beethoven en el cementerio central / Schaub-Walzer
Compártelo con tus amigos

Acerca de Araceli Viqueira

Araceli Viqueira
Despierta imaginaba visitas a lugares desconocidos hacia los que no sabia dirigir mis pasos. El tiempo, el mismo que a veces perdemos, y la curiosidad innata han sido mis aliados. Por fortuna, combinar trabajo y placer hace más fácil mantener la misma ilusión que hace décadas.