Inicio / Hablemos de turismo / Consejos para estudiantes de turismo (y para universitarios en general)
estudiantes de turismo

Consejos para estudiantes de turismo (y para universitarios en general)

Ahora que he finalizado mi etapa como estudiante universitario y que he realizado prácticas profesionales en distintas ramas del turismo, creo que estoy condiciones de poder dar algunos consejos a otras personas que estén estudiando o estén pensando en estudiar turismo (o cualquier otra carrera) en base a la experiencia acumulada en estos últimos años. No es que yo haya sido un alumno brillante, ni mucho menos (tampoco mediocre), pero me gustaría compartir humildemente algunos tips que a mí y a otros nos han funcionado, y que ahora podrían funcionarte a ti.

Antes de pasar a los mencionados consejos, creo que es importante que sepas que, antes de empezar la universidad, debes tener cuál es tu objetivo en esa etapa. Si vas a estudiar una carrera para ganar tiempo porque no sabes qué hacer, o para contentar a tus padres, no te lo recomiendo. Acabarás frustrado y, seguramente, fracasando. Tampoco te recomiendo que curses unos estudios universitarios solo por gusto, salvo que te sobre tiempo y dinero, pues hoy en día puedes aprender sobre cualquier tema por internet.

En el caso del turismo, además, es conveniente que sepas que no debes estudiarlo solo porque te guste viajar, o por que te gusten los idiomas, ya que, aunque es posible conseguir “trabajos viajeros”, no es lo más frecuente. La mayoría de los trabajos relacionados con el turismo, se desempeñan en un lugar fijo, sirviendo a los viajeros, por lo que es imprescindible tener vocación de servicio. A menudo, los “turismólogos” trabajamos para que otros se diviertan. Aún así, no quiero desanimarte, ya que existen muchas opciones de empelo para los más viajeros. En webs como trabajarporelmundo.org o mevoyalmundo.com puedes encontrar muchas posibilidades al respecto.

Así pues, tu objetivo, tanto en turismo como en cualquier otra carrera, tu objetivo debe ser salir de la facultad con altas posibilidades de empleabilidad (o de emprendimiento, si tienes espíritu empresarial) en un campo que te apasione, con buenas expectativas profesionales y económicas. Por ello es importante que, desde el primer día, busques aquellas ramas de tu futuro sector que más te gusten. Eso lo sabrás a través de las materias. Siempre hay algunas que te interesan más que otras. Para destacar en tu carrera profesional, deberás diferenciarte, especializarte, ser muy bueno es un campo específico de tu “mundillo”.

No pretendo extenderme demasiado, así que, sin más dilación, los consejos específicos anunciados, son los siguientes:

1. Aprovecha las clases y ve al día

Acude siempre a las explicaciones de las materias, y procura prestar atención. Llevar los contenidos al día es una gran ayuda, ya que después no tendrás que estudiar y esforzarte tanto en la época de exámenes. En las clases en las que detectes que el profesor se dedica únicamente a repetir los contenidos de las diapositivas, lleva tu portátil y dedícate a hacer algo productivo, siempre y cuando esté permitido. De lo contrario puedes intentarlo con un libro o cualquier otra publicación de interés.

2. No te obsesiones con sacar buenas calificaciones

Las buenas notas pueden resultar espectaculares, pero a no ser que quieras solicitar una beca o algo para lo que necesites una media alta, nadie las valorará más allá de ti mismo y de tu familia. No digo que tener un expediente brillante sea malo, al contrario, pero no deberías obsesionarte con ello. En su lugar, sé curioso, profundiza en los temas que más te interesen más allá de lo que te expliquen en clase. Preocúpate más por aprender y por pasar por los exámenes que por sacar notas altas. Recuerda que el que más sabe no siempre es el que mejores calificaciones obtiene.

3. Pregunta

Cuando no entiendas algo, no pares hasta que lo entiendas. No tengas miedo de alzar la mano y preguntar. El profesor está para enseñar y tú para aprender. Su trabajo es hacer que los alumnos aprendan. ¿Qué es lo peor que te puede pasar? ¿Qué no te responda? En ese caso, te quedarías igual que estás. No tienes nada que ganar, pero tienes mucho que perder. Si es necesario ve a clases particulares, o queda con algún compañero que si haya entendido lo que a ti te cuesta más para que te lo explique. Y recuerda. No hay preguntas tontas.

4. Aplícate en serio con los idiomas

Esto te lo digo muy en serio, y es aplicable para todas las carreras, y más en turismo. Hoy en día ya no hay excusa. No importa lo bien que se te den las lenguas o el tiempo que tengas. Todo es cuestión de práctica, y por muy ocupado que estés, no creo que no puedas dedicarle a ello al menos 20 o 30 minutos diarios.

El inglés ya no es importante, sino que es imprescindible, y ya no sirve con un nivel básico, sino que hay que tener un nivel alto. Piénsalo. Vivimos en un mundo cada vez más globalizado. En cualquier sitio al que vayas o cualquier persona que venga a tu ciudad darán por hecho que hablas inglés. Además, la mejor información suele estar en ese idioma.

Si quieres diferenciarte, no estaría de más saber una segunda o una tercera lengua. Cualquiera que elijas está bien. Todos son útiles. Investiga cuáles son importantes en tu sector. No descartes las minoritarias por el echo de que las hable menos gente, ya que tienen menos mercado, pero menos competencia, al haber menos personas que las hablen.

Por cierto, cualquier idioma que aprendas has de hacerlo escuchando, hablando y leyendo. Una vez que estudies la gramática básica, tienes que poner en práctica lo aprendido, para que tengas fluidez, sino te estancarás. Puedes buscar y acudir a tándems de la lengua que estudies en tu ciudad, ir a una academia, o buscar apps y páginas web en las que practicar sin que te cueste mucho dinero, como Duolingo o Italki.

5. Haz prácticas profesionales desde el principio

Puedes compaginarlas con las clases, o hacerlas en vacaciones. Si, ya sé que a nadie le gusta sacrificar las vacaciones, pero no tienes porque hacerlas a tiempo completo, pueden ser solo unas semanas. A la larga ganarás, hazme caso. Si son remuneradas, mejor, pero si no lo son no debería preocuparte demasiado. Al principio se trata de adquirir experiencia. El mundo no siempre es justo, y las empresas van a intentar pagarte siempre lo mínimo posible, a no ser que seas muy bueno en lo que haces. Y para eso hay que empezar por abajo, cobrando poco o nada.

6. Ve a charlas y a conferencias

Si son de temas relacionados con tu sector mejor, pero no descartes las que no lo son por ello. En todas ellas aprenderás algo, y lo que es más importante, harás contactos.

7. Relaciónate

No solo con tus compañeros, entre los que harás buenos amigos y tal vez conocerás a una posible pareja, sino con exalumnos, profesores, ponentes, posibles empleadores… En el mundo actual, los contactos son importantísimos. Algunos negocios que hoy en día cotizan en bolsa surgieron de quedadas entre compañeros de clase, como es el caso de la aplicación de citas Tinder.

8. Colabora con algún proyecto o causa en la que creas

Puede ser un voluntariado, un proyecto empresarial, una asociación estudiantil, una causa benéfica… Esas experiencias no solo son muy valoradas por las empresas, sino que, nuevamente conocerás a mucha gente, adquirirás grandes conocimientos y te sentirás muy realizado.

9. Vete de Erasmus/intercambio bilateral

Si tienes esa oportunidad, no lo dudes ni un segundo. No solo conocerás nuevos lugares y personas maravillosas. El hecho de estar fuera del mundo que siempre que has conocido te hará crecer muchísimo en lo personal, y también en lo profesional, ya que aprenderás a enfrentarte a las dificultades y a superarlas con éxito. Además, verás cómo son las cosas en otros lugares, algo que te servirá muchísimo como experiencia vital, y aprenderás a valorar más cosas cotidianas a las que ni siquiera les prestabas atención. Si puede ser, elige un destino en el que no se hable español, y que se parezca lo menos posible a tu país.

10. Investiga sobre temas que sean de tu interés

Puede ser leyendo (artículos, blogs, libros), viendo vídeos, escuchando audios, yendo a conferencias como te decía anteriormente. Investigar sobre los temas que te interesen es una excelente opción para especializarte en uno de ellos, y diferenciarte de tus compañeros. Además, al gustarte, no debería suponer un esfuerzo para ti dedicarle un poco de tiempo de vez en cuando.

11. Escribe

Ya sea un blog, colaboraciones en páginas de otras personas, en medios especializados, etc. Al principio puede darte un poco de vergüenza escribir sobre algo que todavía estás estudiando, o sobre lo que no tienes demasiada idea, pero, como dirían los romanos, “lo escrito permanece”. Con esto quiero decir que, si puedes mostrarle algunos artículos escritos por ti a cualquier empleador, seguro que te tendrá muy en cuenta a la hora de contratarte, ya que verá que eres curioso, que te interesa ese campo, que eres disciplinado y que tienes las ideas claras. Además, el echo de hacer un artículo, implica que antes tengas que investigar sobre el tema, por lo que aprenderás mucho y barato, tanto de lo que escribes, como de ortografía y sintaxis. Puedes complementar tus redacciones con Facebook, Twitter u otras redes sociales.

Si de verdad encuentras interesante este consejo y estudias turismo, te recomiendo enviar una solicitud de colaboración a esta misma web, a Entorno Turístico.

12. Consejos extra

  • Descansa. En especial, en vísperas de un examen. Una vez que hayas asimilado bien los contenidos y los conceptos, por más que repases no vas a sacar mucho mejores calificaciones, te lo digo por experiencia. Deberías dormir al menos 7 u 8 horas cada noche.
  • Haz deporte. Yo lo hacía de pequeño y con el tiempo lo dejé. Y la verdad es que me arrepiento, ya que el cuerpo lo nota mucho, eres menos hábil, más torpe, tienes menos coordinación. Ahora estoy intentando volver a engancharme y me está costando. Si puedes, haz ejercicio a diario, o al menos 2 o 3 veces por semana. Puedes elegir cualquier deporte que te guste y, si no te gusta ninguno, simplemente caminar, o ir al gimnasio. El cuerpo, y también el cerebro, te lo agradecerán.

Estos son básicamente los principales consejos que puedo darte en base a mi experiencia. Ahora te toca a ti decidir si ponerlos en práctica y comprobar funcionan.

Compártelo con tus amigos

Acerca de Alberto Montero Rey

Alberto Montero Rey
Apasionado de la vida, turismólogo, aprendedor, emprendedor y mente inquieta. Me encanta ayudar a los demás, el deporte, leer, escribir y, por supuesto, viajar. Sueño y trabajo por ganarme la vida algún día haciendo lo que más me gusta.