Inicio / Hablemos de turismo / Turismo en el Socavón (Parte II… El olvido)
Socavón abandonado

Turismo en el Socavón (Parte II… El olvido)

Hace un par de meses escribí la primera parte de esta serie de artículos de opinión relacionados con el tema del Socavón del Estado de Puebla, México, donde se expusó el fenómeno turístico que de pronto comenzó a surgir en dicho lugar, se discutió una serie de argumentos que consideraban si el Socavón podía ser o no un atractivo turístico natural. En esta segunda ocasión quisiera retomar el tema desde una perspectiva de análisis, que pueda servir como ejemplo para estudiosos y profesionales del turismo sobre este tipo de fenómenos que de pronto se vuelven tendencia y al cabo de varias semanas o meses su popularidad desaparece.

Socavón en Santa María Zacatepec 3
«El Socavón» de Santa María Zacatepec, Puebla.

Aproximadamente han pasado cinco meses desde que el Socavón se originó (el 29 de mayo del presente año), estuvo en tendencias y por un corto tiempo fue una atracción turística donde poco a poco la gente local generaba ingresos económicos gracias a los servicios que brindaba a los visitantes, a pesar de que el Socavón no cuenta con hoteles para que los visitantes pernocten y se convirtieran en turistas (según la definición de la OMT), sin embargo, el municipio de Santa María Zacatepec sí cuenta con un par de establecimientos de alojamiento.

A pesar de esto, cinco meses después, la situación del Socavón es otra, ya no recibe visitantes y por tal motivo los “puestos” donde se ofrecían distintos servicios como comida y bebida, miradores, sanitarios, recuerditos, etc., ya no existen, no hay demanda, no hay oferta, porque ya no existe un mercado hablando en términos económicos. Pero ¿por qué pasó esto?, ¿se puede dar una respuesta desde el punto de vista turístico?

Particularmente pienso que un punto importante que como turismólogos podríamos retomar, es el concepto de la planificación turística. Ya sea que se planifique el turismo de un determinado destino o a partir de un atractivo en específico, desde un enfoque con objetivos meramente económicos o un enfoque más integral y sustentable, se debe planear. Recordemos que uno de los pasos principales para llevar a cabo la administración en cualquier organización sea turística o no, es la planeación: sin ella no se tiene propósito, razón de ser, metas y estrategias para lograr las ideas que se tengan en mente. En turismo se tienen diversos modelos, métodos y técnicas para planear dependiendo de la perspectiva desde la cual se le mire. Por ejemplo, de acuerdo con (Getz D.) la planificación turística se puede ver desde cuatro puntos de vista: desarrollista, económico, espacial y estratégico, los cuales no son excluyentes y pueden ser relacionales.

En el caso del Socavón no había planificación turística de ningún tipo ya que antes de que el fenómeno natural sucediera, ni siquiera el municipio de Santa María Zacatepec contemplaba al turismo como una fuente económica, porque su economía está basada en otros sectores como la agricultura, ajenos al turismo, es por ello que no se contempló en ningún momento si el lugar tenía vocación o potencial turístico con base en un estudio de diagnóstico.

Otro punto importante para reflexionar es la inmediatez de las tendencias y el fácil convencimiento de visitantes potenciales, ¿Cómo un lugar puede convertirse en destino turístico solo porque el algoritmo de popularidad lo dice? Esto no solo ocurrió con el caso Socavón sino también ocurre muy seguido en plataformas como FB e IG, las fotos bonitas son las que terminan dictaminando y convenciendo a la gente para visitar algún lugar, cuando tal vez el turismo ni siquiera puede desarrollarse ahí porque la comunidad no está preparada para recibir turistas o porque quizá no se tengan los servicios correspondientes o tal vez porque la capacidad de carga no lo permite. Como turismólogos, es importante analizar este tipo de fenómenos para que voces profesionales sean las que propongan y en dado caso avalen con argumentos reales, si un lugar es turístico o no.

Recordemos que sin importar el tipo de turismo que se vaya a desarrollar en determinado lugar, sea turismo cultural, de naturaleza o inclusive turismo negro, sea cual sea, se debe diagnosticar su viabilidad y si no es conveniente entonces simplemente no se debe proceder, por más rentable que sea el proyecto, si no es benéfico para la mayoría o todos los involucrados, para el medio ambiente o incluso si no es seguro para los visitantes entonces, es mejor no proceder por más utópico que suene en nuestro contexto latino. El turismo no es un juego de memes virales o un comodín económico para salir de la pobreza como suele desarrollarse muchas veces en América Latina, el turismo va más allá y si bien puede ayudar a erradicar la pobreza como la OMT lo proclama, para un buen funcionamiento del turismo se necesita primeramente que el destino tenga vocación turística, se realice un buen diagnóstico y se planifique de manera profesional, ya que un turismo mal planificado termina en desastre, en turismofobia (overtourism) o en el olvido.

Referencias

Comentarios

comentarios

Acerca de Brismar García

Estudiante de Posgrado en Turismo, amante de la investigación. Los viajes con propósito me apasionan.