Inicio / Gastronomía y enología / Sabores y estancias para rememorar (volveremos a viajar)
Pizza
Pizza.

Sabores y estancias para rememorar (volveremos a viajar)

Contamos las semanas que llevamos sin salir de casa como cuando de niños, ilusionados, contábamos los días que quedaban para nuestro cumpleaños. Una cuenta atrás que, sabiendo cada vez es más corta, nos sigue pareciendo excesivamente larga y proporcional para evitar nuevos contagios y más muertes, porque demasiadas vidas se ha llevado el coronavirus.

Queremos salir a correr por esas sendas que antes evitábamos, pasear solos o con niños, pisar la hierba de los parques, hacer deporte. En definitiva, queremos pisar la calle nuevamente. Oler las flores de esta primavera que ha empezado agazapada mientras estábamos encerrados en casa, admirar las fachadas de edificios emblemáticos, embelesarnos con la belleza de los monumentos, recorrer viñedos, hacer castillos en la arena, oler pucheros ajenos y comparar el resultado de los guisos.

Somos soñadores por naturaleza pero realistas por necesidad y sabemos que aún falta tiempo. ¿Pero qué nos impide viajar con la imaginación y evocar los sitios que hemos conocido en nuestras anteriores andanzas? No he tenido oportunidad de pasearme por los 22 países en los que el grupo español Barceló tiene hoteles… un error que prometo subsanar. De momento, rememoro alguna de las estancias y de los sabores de sus fogones:

Sevilla

De no haber sido por el virus, Sevilla en Semana Santa hubiera sido, un año más, la capital de la saeta, de la mantilla, de los cirios encendidos, procesiones y lágrimas cargadas de fé. Pese al impass sugiero repetir uno de los platos andaluces más versioneado: el gazpacho. La receta del chef Diego Solís en el Sevilla Renacimiento tiene solo media docena de ingredientes, pero de calidad,  para que el sabor de esta sopa fría sea imborrable.

  • Ingredientes: 1 kilo de tomate rama; pepino; 2 dientes de ajo; vinagre; aceite de oliva; pimiento rojo y sal.
  • Elaboración: triturar el tomate con el pepino, el ajo y el pimiento. Añadir vinagre, aceite y sal, hasta obtener una crema fina y emulsionada. Colar por un chino y servir frío, acompañado de una tostada con una picadita de las verduras utilizadas.
Gazpacho
Gazpacho.

Canarias

En busca del sol van miles de turistas a Canarias, sin importar la estación del año aunque muchos busquen coincidir con los carnavales. Lo cierto es que no se necesitan motivos para acercarse a esa tierra de sonidos cantarines y paisajes inusuales. Gofio, mojo picón y papas arrugas son platos con los que relacionamos a estas islas que conservando su identidad, han sabido incorporar la comida internacional en sus cartas. 

Por proximidad y por empatía, ya que es otro de los países a los que el coronavirus ha golpeado con más fuerza, viajamos al sabor más reconocible de Italia: la pizza. Y nos negamos a resistirnos a no rematar con el punto dulce que  el queso mascarpone da al tiramisú. Todo en uno de los mejores restaurantes italianos de Tenerife: Il Bocconcino di Olivia del hotel Royal Hideway Corales resort, desde donde Niki Pavanelli nos facilita las recetas con las que él elabora estos dos clásicos italianos.

Pizza

  • Ingredientes (para 10 pizzas): 1,5 kg. de harina; 1 l. de agua; 3 gr. de levadura seca; 20 gr. de sal; 30 ml. de aceite de 0,4º; 750 gr. de tomate de pulpa y 1 kg. de mozzarella fresca.
  • Elaboración: hacer un volcán con la harina, y dejar un agujero en el centro para introducir el agua (muy fría), disolviendo en ella la levadura; y añadir a continuación el aceite y, por último, a mitad de amasado, la sal. Cuando la masa esté lista introducirla en un recipiente dentro de la nevera (máximo 4º). Dejar que la masa fermente durante 48 horas. Hacer porciones e introducir las pizzas en placas individuales, dejándolas reposar otras 48 horas dentro de la nevera (máximo 4º). Cuando se vayan a hacer las pizzas, sacarlas y dejarlas fuera durante 4 horas antes de hornearlas. Cubrir la pasta con la salsa de tomate de pulpa, añadir la mozzarella fresca e introducir la pizza en el horno. Antes de servir añadir una ramita de albahaca.

Tiramisú

  • Ingredientes: 500 gr. de mascarpone; 500 gr. de nata 35%; 300 gr. de yema huevo; 200 gr. de azúcar blanca; 100 gr. de Amaretto di Saronno; 1 kg. de crumble; 50 gr. de peta zeta; 500 ml. de café y 250 gr. de chocolate negro 70 %.
  • Elaboración: mezclar la yema de huevo con el azúcar y batir bien. Agregar el Amaretto y seguir mezclando, para incorporar después el resto de los ingredientes: el mascarpone, hasta obtener una textura cremosa; y la nata sin montar. Introducir la mezcla en un sifón de 1 litro, cerrarlo y poner dos carga de nho2. Agitar y proceder al servicio, sirviendo en el fondo  el crumble mojado con café, seguido de la peta zeta, y después la crema al mascarpone con el sifón, hasta que roce el borde del bol. Rallar el chocolate encima de la mezcla, y terminar con un gel de café elaborado con agar agar y unos pétalos de Tajete.

México 

Lindo y querido. Divertido y culto. Colorido y sabroso. Mestizo …y picante, siempre picante. Ha “exportado” al mundo su guacamole que se comercializa en España con la misma naturalidad que la salsa de tomate. Nos vamos a atrever con la receta de Diego Ocampo, al frente de los fogones del Maya Palace, en la Riviera Maya. En principio, parece sencillo. Al final, resulta delicioso.

  • Ingredientes: 4 o 5 aguacates maduros; 1 cebolla mediana; 1 tomate mediano; 1 chile o un jalapeño ; zumo de media lima o limón; cilantro fresco y sal gorda.
  • Elaboración: lavar bien los ingredientes, picar finamente la cebolla, el tomate y el cilantro. Echarlos en un recipiente o mortero (en México se denomina molcajete). Sacar la pulpa de los aguacates, cortar el chile o el jalapeño  ( solo para aquellos a los que les gusta el picante) y añadirlo a la mezcla junto al zumo de lima o limón y una pizca de sal gorda. Mezclar bien todos los ingredientes dejando algunos trozos de aguacate a modo de trompicón. Introducirlo en un tarro cerrado, macerar y enfriar durante un par de horas. A la hora de servir, mezclarlo bien para que todos los ingredientes hayan quedado bien mezclados, y acompañarlo con nachos.
Guacamole
Guacamole.

Caribe

Un Caribe sin piratas, con gente amable y cálida como el plato de Eliexy Collado en Bávaro Grand Resort de República Dominicana donde miles de españoles, y turistas de todo el mundo, han probado el sancocho dominicano.

  • Ingredientes: 200 gr. de carne de res cortada en dados; 200 gr. de costilla de cerdo baby fresca; 200 gr. de lomo de lacón ahumado sin hueso; 200 gr. de pechuga de pollo cortado en dados; 1 limón; 2 hojas de cilantro ancho; 2 dientes de ajo; ¼ de cebolla roja; 1 tomate maduro; 1 ají gustoso; 2 cucharadas de aceite oliva; 1,5 litros de agua; 50 gr. de ñame cortado en dados pequeños; 50 gr. de calabaza cortado en dados pequeños; 100 gr. de yautía cortado en dados pequeños; 50 gr. de plátano verde pelado y cortado en dados pequeños; 50 gr. de yuca cortada en dados pequeños y media mazorca de maíz.
  • Elaboración: poner sal a la carne y marinarla durante 1 hora con el jugo de limón, el ajo machacado, la cebolla, el tomate, el cilantro y el ají gustoso. Después sofreír la carne ya marinada a fuego medio alto durante 20 minutos, y remover durante la cocción para que no se queme. Incorporar un poquito de agua, si se seca demasiado, y cuando comience a hervir agregar el resto del agua y de los ingredientes marinados, dejándolo cocer a fuego alto de 15 a 20 minutos. Apagar el fuego, retirar las costillas baby y el maíz, y separar los granos para decorar. Licuar todo el resto del sancocho y colarlo, rectificar sal. A la hora de servirlo,  decorarlo poniendo la costilla con el hueso en el centro, rodeada de granos de maíz, trocitos de aguacate, chicharrón de cerdo y espuma agria.
Sancocho Domicano
Sancocho Dominicano.
Compártelo con tus amigos

Comentarios

comentarios

Acerca de Araceli Viqueira

Araceli Viqueira
Despierta imaginaba visitas a lugares desconocidos hacia los que no sabia dirigir mis pasos. El tiempo, el mismo que a veces perdemos, y la curiosidad innata han sido mis aliados. Por fortuna, combinar trabajo y placer hace más fácil mantener la misma ilusión que hace décadas.