Inicio / Cultura y turismo / Paradores de Turismo de España: 90 años de historia
Parador de Ronda
Parador de Ronda.

Paradores de Turismo de España: 90 años de historia

Se cumplen 90 años desde la inauguración por el Rey Alfonso XIII del Parador de Gredos, en la localidad abulense de Navarredonda. Este establecimiento fue el primero en abrir sus puertas y formar parte de la Junta de Paradores y Hosterías del Reino, que años más tarde pasaría a llamarse Paradores de Turismo. El Alto del Rasquillo, con vistas al Pico Almanzor y de una gran riqueza cinegética, fue el lugar elegido por el propio monarca, gran aficionado a la caza, para construir este regio edificio y cuyas obras se iniciaron en 1926. Sin embargo, Alfonso XIII no llegaría a dormir en él.

El Parador ofrecía un total de 30 habitaciones, al precio de 25 pesetas la noche, mientras que un menú costaba 8 pesetas y un café o una cerveza otras 2 pesetas. Como curiosidad, incluso se instaló una gasolinera para dar servicio a los clientes y vecinos de la zona.

Desde su inauguración en 1928 ha sido testigo sigiloso de reuniones y encuentros al más alto nivel. En 1935 el Presidente de Falange, José Antonio Primo de Rivera y otros dirigentes de la organización se reunieron en este Parador para valorar una posible insurrección armada en el país.

Ya en 1978, habiendo sido publicado el anteproyecto de nuestra Constitución española, los conocidos como “padres” de la Constitución se reunieron en el salón de los “Ponentes” para estudiar las más de mil enmiendas presentadas a ese borrador y presentar el proyecto definitivo. 

Pero la historia de Paradores se remonta al año 1911 con la creación de la Comisión Regia de Turismo y de la cultura artística popular al frente como comisario regio D. Benigno de la Vega- Inclán, un visionario y promotor del turismo en nuestro país. Precisamente uno de los primeros proyectos del Marqués de la Venga Inclán fue la restauración del Museo del Greco en la ciudad de Toledo, financiada por él mismo.

El Marques de la Vega- Inclán convenció al Rey de la necesidad de dotar a nuestro país de una red de establecimiento para crear una infraestructura adecuada que sirviera para impulsar el turismo de interior y atraer a los turistas extranjeros, mostrando nuestro patrimonio cultural y riqueza natural.

Un año más tarde de la apertura de este Parador, se inaugura, de nueva construcción, el Hotel Atlántico, hoy Parador de Cádiz y ese mismo año se licitaron un total de 12 albergues de carretera.

Parador de Cádiz
Parador de Cádiz.

El primer Parador que se inauguró en un edificio histórico fue en Oropesa (Toledo) en 1930. Formado por dos castillos, el viejo de los siglos XII y XIII y el nuevo del siglo XV, residencia de los Álvarez de Toledo, “Condes de Oropesa”. Aquí también vivió Francisco Álvarez de Toledo, V Conde de Oropesa y Virrey de Perú. El antiguo patio de armas fue aprovechado por el Ayuntamiento para coso taurino. Tal es la belleza del edificio y su entorno que también ha servido para el rodaje de películas como “La malquerida”, el “Tren Expreso” u “Orgullo y pasión” esta última con Frank Sinatra.

Parador de Oropesa
Parador de Oropesa.

Hoy los Paradores ocupan monasterios como el Hostal de San Marcos en León, cerrado por obras de remodelación, conventos como el de San Francisco en la Alhambra de Granada. Hospitales como el Hostal de los Reyes Católicos, emblema de Galicia, donde aún se da de comer gratuitamente a los diez primeros peregrinos que lleguen hasta Santiago o en las murallas como el Parador de Ceuta. Otros se encuentran en entornos naturales únicos como el Parador de Cazorla o el Parador de la Isla de Gomera. Algunos, más desacertados con su construcción moderna como el Parador de Salamanca o el de Córdoba en la Arruzafa, pero no por ello menos interesantes y necesarios.

Parador de Santiago
Parador de Santiago.

La gastronomía ha sido otro de los elementos puestos en valor en los restaurantes de Paradores, un referente en la cocina española desde sus inicios; productos y un servicio de calidad, un escaparate de la gastronomía regional, con platos tan tradicionales como: las “migas de pastor”, las “patatas viajeras” o aquellos “entretenimientos fríos y calientes del Parador” que se servían en pequeños platos y que eran toda una degustación de los platos típicos del lugar”.

La calidad, la innovación y la sostenibilidad son las señas de identidad de una gran cadena hotelera única en el mundo, con un patrimonio artístico excepcional y que ha hecho de Paradores una marca España, reconocida en el mundo entero y en estos últimos tiempos con la pretensión de internacionalizarse e implantarse en otros países como la nueva apertura del Parador “Casa da Ínsua” en Portugal o los proyectos de colaboración en Qatar o México. Y es que si por algo se ha caracterizado Paradores ha sido por su capacidad de adaptarse a los nuevos tiempos.

De las 30 habitaciones con la que inició esta andadura hoy ofrecen más de 10,000, repartidas en 97 establecimientos y donde emplean a más de 4,000 trabajadores.

Parador de Bielsa
Parador de Bielsa.

Con la inauguración del Parador de Gredos se inició un proyecto con futuro y sostenible que ha crecido paralelo a la historia del turismo de nuestro país, el más competitivo del mundo para el turismo y los viajes, según el Foro de Davos. Y parte del éxito de nuestro turismo se lo debemos a Paradores que durante décadas ha fomentado el turismo en muchos lugares de nuestra geografía donde se hacía casi impensable atraer a la iniciativa privada, dinamizando la economía y generando empleo. Paradores cumple “90 años muy singulares” como dice el eslogan utilizado, pero además habría que decir que “muy merecidos”.

Compártelo con tus amigos

Acerca de José María Vallejo Herrera

José María Vallejo Herrera
Turismólogo y profesor en la Escuela Superior de Gastronomía y Hostelería de Toledo."El mundo es un libro, y quienes no viajan leen solo una página" -Agustín de Hipona.