Inicio / España y Europa / Inclán Brutal Bar o cómo comer y beber entre libros, de manera divertida
Arroz meloso
El arroz meloso es uno de los platos más destacados de la carta de Inclán Brutal Bar.

Inclán Brutal Bar o cómo comer y beber entre libros, de manera divertida

Todo el que visite Madrid, no puede perderse el Barrio de las Letras, donde serpentean encantadores calles y callejones llenos de restaurantes, bares y tiendas, en pleno centro antiguo de la ciudad. En esta zona, una de las más animadas y típicas de la capital, hay un pasaje peatonal donde se encuentra Inclán Brutal Bar, un restaurante rompedor, divertido y acogedor, de buena gastronomía, coctelería excelsa y obligada visita.

Hablamos de la calle de Alvarez Gato, antiguo callejón del Gato, donde uno de los escritores más relevantes y rebeldes de la literatura española, creador del “Esperpento”, Ramón María del Valle-Inclán, se inspiró, a principios del siglo XX, para una de sus más importantes novelas, Luces de Bohemia, gracias a unos espejos deformantes que existían en uno de los comercios. Con estos antecedentes, no es de extrañar que Inclán Brutal Bar beba de la fuente transgresora, y rompedora del escritor y lo haga homenajeándole con su nombre, con fotos suyas y con una espectacular biblioteca de libros de todos los géneros.

Sala de Inclán Brutal Bar con su biblioteca.

Este aspecto creativo y original se refleja especialmente en el ambiente “canalla” pero acogedor del local y, como no podía ser de otra manera, en su cocina y en sus cócteles. El chef Joaquín Serrano, curtido en los fogones de “Celler de Can Roca”, “Club Allard”, “Fismuler” o “Kabuki Wellington”, entre otros, ofrece una cocina mediterránea de tipo internacional, apostando por el producto nacional, fusionado con platos de sabores del mundo.

Ceviche.
Baos.

Ejemplo de ello son los baos ( empanadillas chinas) de pato con salsa hoisim, hierbas aromáticas como albahaca o menta, y pepino encurtido, que resultan muy sabrosos. Los hay de pato y de cerdo, a gusto del comensal. En el apartado de pescado, destacan las zamburiñas a la brasa con kimchi o el tataki de atún con alga wakame, chipotle y sésamo. Ambos son presentados en mesa con una puesta en escena espectacular y divertida, algo muy habitual en la filosofía de Inclán Brutal Bar. Como plato fresco, ideal para esta época, señalamos el ceviche con fruta de la pasión, cebolla morada y aguacate, acompañado de chips de plátano. Entra solo por su punto de frescor y de intensidad de aromas.

Tortilla de trufa.
Zamburiñas presentadas en mesa.

Otra propuesta deliciosa es la tortilla de trufa, presentada poco hecha, como debe ser. Y, para los amantes del arroz, está, quizás el plato más exitoso de toda la carta, el arroz meloso de pato y trufa. Presentado en la original y exclusiva vajilla de José Piñero, nos llega a la mesa un pato que contiene el rico arroz. Buen detalle: se puede cerrar y abrir la figurita para mantener el calor del plato. Riquísimo y muy sabroso este arroz meloso combinado con sus trozos de pato tierno.

En el apartado de postres, existen propuestas originales y muy golosas como el tiramisú en cafetera expreso roja, la tarta de queso o el chocolate costrado con helado de violeta y sal.

Postre de tiramisù en cafetera.

Lo llamativo de este local, cosa que no pasa siempre en otros, es que además de ese espíritu un tanto “canalla” o bohemio, ligeramente “gamberro”, es a la vez un lugar de sosiego por el ambiente culto que se respira al ver la magnífica biblioteca de roble y por el sobresaliente equipo que lleva a cabo un servicio de primer nivel, derrochando simpatía y hospitalidad hacia el comensal. El espacio está dividido entre una barra de cócteles junto a la cocina, la sala de la biblioteca y una coqueta terraza en un patio interior, detrás de una cristalera. La música del ambiente anima pero sin tapar las conversaciones, lo que se agradece. En ocasiones hay hasta un DJ.

Inclán Brutal Bar.

Rosi y Lucián, los dueños de Inclán Brutal Bar, lo tenían claro. Querían que Madrid tuviera un lugar un poco “loco”, divertido, sin olvidar la calidad culinaria y lo han conseguido. Con su carta medida y sabrosa, sus vinos muy correctos y sus espectaculares cócteles para todos los gustos, Inclán Brutal Bar se ha posicionado ya como un referente en la hostelería madrileña.

Hay que estar atentos porque el dinamismo de este restaurante no se detiene aquí. Organizan regularmente masterclass, abiertas al público, sobre gastronomía y coctelería, acudiendo, en este caso, los mejores bartenders a enseñar los trucos del oficio.

Cócteles elaborados en Inclán.

Además, Inclán pone en marcha iniciativas tan interesantes como la de los próximos días. Del 19 al 23 de abril, día del libro, a todo aquel que se acerque a donar un libro, se le regalará un cóctel. Y, este mismo día, todo aquel que coma en el local, recibirá de regalo un ejemplar de “Luces de Bohemia” de Valle-Inclán. Como dijo el propio escritor: “En España podrá faltar el pan pero el ingenio y el buen humor no se acaban”. En Inclán Brutal Bar, hay mucho de estas dos cosas pero además, hay mucha gastronomía y, de la buena.

  • Dirección: Calle de Álvarez Gato 428012 Madrid
  • Horario: de 13h a 23h
  • Teléfono: +34 910 23 80 38
  • Correo: [email protected]

Acerca de Carmen Pineda

Carmen Pineda
Inquieta, rigurosa, sensible y amante de la cultura (sobre todo el cine), el turismo, la gastronomía y los viajes. Me gusta comunicar y escribir sobre mis experiencias y sobre el mundo en general.

La publicidad digital es nuestra principal fuente de ingresos, sin ella no podríamos seguir actualizando el contenido y no sería posible mantener este sitio. Por ello, te pedimos que nos apoyes y desactives tu BLOQUEADOR DE ANUNCIOS para seguir navegando en nuestro sitio.

 

¡GRACIAS!