Inicio / España y Europa / Hincando el diente a la Navidad
bodegón de materias primas
Bodegón de materias primas.

Hincando el diente a la Navidad

Con ingredientes originarios de México, al frente de las Pastelerías que en Bizkaia llevan su apellido, Eduardo Bizkarra, elabora artesanalmente el dulce estrella en las navidades españolas: el turrón

De origen incierto, el turrón tiene siglos de historia que no consigue explicar las razones del porqué se come en navidad. La explicación más probable es que se deba al elevado precio de los ingredientes, lo  que lo convirtió en plato de reyes que se hizo un hueco en las mesas del pueblo llano por imitación. Mucha es la paciencia y pocos los ingredientes imprescindibles para elaborar artesanalmente el turrón tradicional elaborado a base de almendras, miel y azúcar.

turrones clásicos
Turrones clásicos.

Un trío de ases que con diferentes tratamientos consigue texturas  distintas  y que, con el paso de los años ha incorporado nuevos componentes  para adecuarlo a los gustos más locales o eliminado otros, para adaptarlo a las necesidades dietéticas.

La familia Bizkarra nunca ha dejado de investigar ni de trabajar tan duro como lo hicieron las 4 generaciones anteriores. Un trabajo de fusión no solo laboral sino también gastronómica. La familia Bizkarra es también especialista en la elaboración de queso de oveja cuyos rebaños pastan por las idílicas campas de Urkiola, con vistas al inacabado santuario de Urkiola y al monte Anboto, donde la leyenda sitúa la cueva de Mari, la diosa de la mitología vasca.

pastor por un dia Urkiola
Pastor por un día en las campas de Urkiola.

Así surgen el turrón y las trufas de queso de Urkiola para cuya elaboración se usa queso de un año de curación, de sabor intenso, y un índice graso idóneo que le aporta consistencia suave. Otro turrón local es  Sokonusko ,exclusivo de Bilbao, cuyo origen se remonta al siglo XVII cuando Iñigo Urrutia, aventurero vasco, regresa con cacao desde Santa Ana de Soconusco, en México, con el que  sus descendientes elaboraron la versión de ese turrón tricolor que pervive hasta nuestros días. Muy “de aquí” es también la intxaursaltsa, una salsa de nueces típica de la nochebuena y rescatada para la doble versión de turrón y trufa. Sin perder de vista lo autóctono, usando la variedad de aceituna Arroniz que se produce en Moreda, en plena Rioja alavesa- conocida dentro y fuera de España por sus vinos- elaboran las trufas de aceite de oliva virgen extra, con certificado Eusko label. 

De las baldosas de Bilbao, carolinas, bollos de mantequilla, pastel vasco , pastel de arroz, canutillos, pantxineta o goxua, todos postres de origen vasco, hablamos otro día. A la vista está que sobran razones para visitarnos, todas de buen gusto.

Compártelo con tus amigos

Comentarios

comentarios

Acerca de Araceli Viqueira

Araceli Viqueira
Despierta imaginaba visitas a lugares desconocidos hacia los que no sabia dirigir mis pasos. El tiempo, el mismo que a veces perdemos, y la curiosidad innata han sido mis aliados. Por fortuna, combinar trabajo y placer hace más fácil mantener la misma ilusión que hace décadas.