Inicio / España y Europa / El Mentidero de la Villa, elegancia gastronómica en el centro de Madrid
espacio mentidero
Uno de los comedores de El Mentidero de la Villa.

El Mentidero de la Villa, elegancia gastronómica en el centro de Madrid

El Mentidero de la Villa, uno de los restaurantes con más solera de Madrid, vuelve a abrir sus puertas con aires renovados, pero siempre dentro de su línea clásica. Una filosofía de gastronomía de calidad, siguiendo patrones tradicionales de alta cocina gourmet, que nunca defrauda.

El Mentidero de la Villa, perteneciente al exitoso Grupo Mentidero, está liderado por Borja Anabitarte, uno de los hosteleros más dinámicos del panorama madrileño. A este restaurante, se le unen La Mentira, de cocina fusión internacional moderna y divertida, situado en la misma ubicación de la calle Almagro 20, y otros locales, igual de interesantes como La Sal, Las Brasas o La Borda.

Considerado como un restaurante de esos de “toda la vida”, con una comida clásica de aires mediterráneos con productos españoles, matizados de influencias de la cocina francesa más pura y exquisita, El Mentidero ofrece un servicio impecable. Brilla su entorno, una decoración elegante y sobria (obra de Chesu Puente, realizado por el equipo Project Work de Pedro Temprano), con magníficos manteles blancos de hilo, una vajilla de la Cartuja de Sevilla y, hasta, una carta enfundada en unas carpetas del mejor cuero de España, elaborado en Extremadura. Todo converge para que el comensal se sienta en un entorno acogedor, exquisito y sosegado, donde además tiene la oportunidad de comer maravillosamente.

La elegancia es uno de los signos distintivos de este restaurante.

Esta esencia clásica, adaptada a las nuevas demandas de la cocina, hace que estemos hablando de una cocina que mantiene su estilo pero sin estar anticuada.

La carta, cuyo precio medio oscila alrededor de los 50-55 euros, es selecta y variada, sin ser extensísima ( no lo necesita). En los entrantes, tenemos los clásicos de siempre como unas buenas croquetas de jamón trufado, una ensaladilla, una rica tempura de langostino tigre con mahonesa kimchi o el tartar de atún rojo y ajoblanco, entre otros.

Langostinos en tempura.

Lo verde y saludable no podía faltar como el tomate de la huerta, proveniente de Castellón, con aceite de oliva virgen extra. ¡Autentico producto de la huerta mediterráneo en todo su esplendor y sabor!

Tomate de Castellón.

Entre los clásicos del Mentidero, destacan el steak tartare con mahonesa de trufa y patatas fritas, muy bien aderezado y cuya carne, de gran calidad, está finamente cortada, como debe ser y el lenguado Meunière. Este último, uno de los platos más tradicionales de la gastronomía francesa, resulta exquisito por su frescura y su cocinado. Viene acompañado de un puré de patatas sabrosísimo, también en la línea más afrancesada.

Pencas ( acelgas) rellenas.

Otras propuestas como el roast beef de solomillo en su jugo, todo un clásico de la Casa o las delicadas pencas rellenas de jamón ibérico y queso son más que apetecibles.

Lenguado a la Meunière.

Los postres son, igualmente, apetecibles. Desde la irresistible tarta de chocolate fondant a las torrijas de la Casa, clásicamente elaboradas, pasando por la tradicional tarta de queso o la de lima.

La bodega es muy completa, con Riojas, Riberas del Duero y vinos de otras regiones como Galicia (Albariños), Castilla y Léon, Mallorca o La Comunidad de Madrid. Por cierto, que ésta última, empieza a cobrar mucha fuerza y presencia en el mundo enológico. Ejemplo de ello, son las Denominación de Origen Vinos de Madrid como Las Garnachas del Rincón o Las Tejoneras (cabernet Sauvignon, merlot, syrah y garnacha de Bodegas Nueva Valverde), dos estupendos vinos, entre otros, que podemos degustar en El Mentidero.

En definitiva, comer en El Mentidero es degustar esa cocina tradicional de alta gastronomía, de materia prima excelente, elaboración exquisita, donde reconocer las técnicas más clásicas, unidas a algunos de los productos españoles más sobresalientes.

Comentarios

comentarios

Acerca de Carmen Pineda

Inquieta, rigurosa, sensible y amante de la cultura (sobre todo el cine), el turismo, la gastronomía y los viajes. Me gusta comunicar y escribir sobre mis experiencias y sobre el mundo en general.