Inicio / Hablemos de turismo / Desarrollo y turismo
desarrollo y turismo
Imagen solamente ilustrativa.

Desarrollo y turismo

Determinar la palabra desarrollo en un solo concepto comprende una gran dificultad pues después de que el 14 de agosto de 1841 apareciera el término “desarrollo” por primera vez en la carta del Atlántico firmada por el ex presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt y el ex primer ministro inglés Winston Churchill, ha sufrido una gran cantidad de cambios pues en un principio el término se relacionaba en demasía con el concepto de crecimiento económico tal y como lo afirma el sociólogo español José Medina Echeverría (1976).

A partir de la década de los 60’s el concepto de desarrollo sufrió una completa revolución a manos del economista inglés Dudley Seers (1970) que criticó severamente la inflexibilidad del concepto con las diferentes realidades sociales que enfrentaban los países para medir su verdadero desarrollo, ya que el crecimiento del PIB no necesariamente detona el desarrollo de la calidad de vida de las personas, no obstante este solo fue el comienzo del proceso de humanización del concepto que dio apertura a un sin  fin de variantes que tomaron las necesidades del ser humano como punto de partida, por esto mismo cuando se conjuntan la actividad turística y el desarrollo  se busca un desarrollo económico y humano integrado pues no son ideales aislados.

Los tipos de desarrollo que surgieron después de la década de las 60´s son bastos y de gran relevancia y profundidad para las ciencias sociales y disciplinas científicas por lo que sólo mencionaré los de más relevancia y utilidad para esta investigación tomando como punto de partida el artículo “Desarrollo (local): ¿de qué estamos hablando?” del investigador Sergio Boisier (1995) junto con otras aportaciones de instituciones como la ONU.

  • Desarrollo territorial: Es el tipo de desarrollo que tiene su enfoque en las características demográficas de un determinado territorio mediante estrategias bien definidas por parte de los habitantes.
  • Desarrollo regional: Es el proceso de desarrollo implementado en en un conjunto de localidades que forman una región que aunque pueden tener diferencias marcadas en sus características sociales, culturales, entre otras, comparten un cierto acercamiento geográfico.
  • Desarrollo local: Parte como un concepto dicotómico que no se puede apartar de lo global desde un sentido teórico o práctico que casi siempre va ligado a las actividades económicas participativas (como lo es el turismo), implementadas por las localidades que conllevan un proceso de empoderamiento por parte de las mismas en el uso de sus recursos naturales,  técnicos y culturales para generar un desarrollo eficaz que mejore su calidad de vida detonando las cualidades en cualquier ámbito de su lugar de residencia.
  • Desarrollo endógeno: Este modelo de desarrollo conjunta el ideal del imaginario teórico del desarrollo porque establece la necesidad de diseñar estrategias que potencialicen las facultades más notorias y desarrollables por parte de una región o localidad para buscar el mejoramiento de su sistema económico y social de adentro hacia afuera desde un enfoque sustentable.
  • Desarrollo descentralizado: La descentralización es una necesidad que fomenta el  desarrollo desde las corrientes de pensamiento surgidas de los ideales de Seers pues en muchos casos el  desarrollo solo se concentra en  pequeñas poblaciones o regiones, prueba de ello es la formación de los cinturones de pobreza que rodean las grandes ciudades, por ello este tipo de desarrollo busca un sistema de desarrollo equitativo que ofrezca oportunidades de crecimiento.
  • Desarrollo humano: Según la organización de las naciones unidas (ONU) es aquel que sitúa a las personas en el centro del desarrollo. Trata de la promoción del desarrollo potencial de las personas, del aumento de sus posibilidades, y del disfrute de la libertad para vivir la vida que valoran. 

En este contexto el desarrollo alcanza su más pura connotación pues ya no solo se refiere al conjunto social de la humanidad, sino en el mismo ser y la oportunidad de crecimiento interno que necesita el ser humano para alcanzar una calidad de vida digna, está muy ligado a los derechos humanos pues concreta las oportunidades y posibilidades  que una sociedad tiene para desarrollarse como lo desea.

En 1990 surge la idea de crear un sistema para medir el desarrollo humano en todo el mundo tomando en cuenta variables más apegadas a la realidad por parte del economista pakistaní Mahbub ul Haq llamado índice de desarrollo humano (IDH). 

  • Desarrollo sustentable: La organización de la naciones unidas México (ONU) contempla una definición muy completa:

El desarrollo sostenible es un modelo de desarrollo que podemos mantener y apoyar. Es la visión compartida, holística y a largo plazo que los países han acordado como el mejor camino para mejorar la vida de las personas en todo el mundo. El desarrollo sostenible promueve la prosperidad y las oportunidades económicas, un mayor bienestar social y la protección del medio ambiente.

Antes llamado “ecodesarrollo”, en 1987 el concepto de sustentabilidad tuvo su primera aparición en el informe Brundtland también titulado “Nuestro futuro común” elaborado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Años después el concepto de desarrollo se le unió con el fin de integrar un nuevo enfoque en el manejo de la producción de bienes y servicios responsable con el medio ambiente y social con miras en el futuro.

Una de las mayores problemáticas que no permiten que el turismo se pueda consolidar como un agente generador de cambios positivos en las sociedades es que en la mayoría de los casos en que la actividad turística se incentiva como un camino hacia el “desarrollo” sólo se avanza en cuestiones económicas, y como ya se mencionó anteriormente, esto no asegura que la calidad de vida de los actores involucrados en el desarrollo del turismo mejore, de poco sirve que se comience a invertir en grandes complejos de infraestructura turística si los empleos que ofrecen no generan las oportunidades necesarias o si los recursos y atractivos turísticos se comienzan a depredar hasta convertirse en ruinas.

Así como el concepto de desarrollo evolucionó, también es necesario que el concepto de turismo deje atrás los complejos de arrogancia y plasticidad que viene arrastrando desde mediados del siglo pasado para que sea posible encontrar un significado coherente y humano a la actividad turística, esto es tarea de todos y cada uno de los que conformamos el aparato turístico en nuestra región.

Compártelo con tus amigos

Acerca de Carlos Arturo Escobedo Hernández

Carlos Arturo Escobedo Hernández
Soy una persona que ama leer, viajar y aprender.