Inicio / Hablemos de turismo / ¿Cómo cambió el turismo luego de los atentados del 11-S?
Atentado 11-S torres gemelas

¿Cómo cambió el turismo luego de los atentados del 11-S?

¡Se cumple, ya, casi dos décadas del atentado del 11-S! y sigue teniendo cabida en las conversaciones por múltiples razones; en el turismo, fue el protagonista del parpadeo que esclareció la óptica de la realidad: ¡Miedo, desaprobación y rechazo! Sentimientos que aparecieron reflejados en los ojos del mundo sobre un sistema carente y flagelante que se manifestaba. ¿Cómo no hablar de ello?

Además, ¿Quién no habría escuchado de este suceso? Si se recetó agresiva información a partir de las cinco primeras horas del atentado; anuncios como “El día en que el mundo se detuvo” encasillaban los titulares de los medios de comunicación. (Barrero, 2002)

Estados Unidos atacada terroristamente en sus centros de poder, en un mismo día. Sonaban las 08:48 a.m. y un avión se lanza contra una de las Torres Gemelas de Nueva York; dieciocho minutos después, otro avión derriba la segunda torre. El tercer avión choca contra el pentágono en Washington; el último y cuarto avión impacta en Pittsburg, Pensilvania. 

Imprescindiblemente, el ojo humano ve esta matriz vulnerable. ¡Primer parpadeo! no existieron protocolos tanto de prácticas preventivas como de resiliencia. Sin embargo, es importante aclarar que no es la primera vez que se presencian atentados; el ejemplo más claro son los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki. 

Maximiliano Korstanje autor de “Comprender el 11 de Septiembre. ¿Y su impacto en el turismo?”, aclara que el milenio vigente reside en una utopía pacífica con búsqueda de un “mejor futuro”; y tras este acontecimiento que impactó fuertemente a la psicología de las personas, es que se lo llevó a memorizar.

Retomando el tema, tal como dice Albert Einstein: “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, pues trae progresos.” Por lo que las autoridades turísticas alarmadas analizaron el sistema ya existente, constatando 10 puntos relevantes que están resumidos a continuación:

  1. La seguridad era entendida como temas que se orientaban a hechos delictivos, accidentes; y siniestros como incendios;
  2. El personal de seguridad en establecimientos relacionados a la actividad turística no debían percibirse –era lo que podemos denominar “personal invisible”;
  3. No se realizaban acciones de prevención –como simulacros de evacuación contra incendios– porque las mismas afectaban a la empresa en su imagen, las acciones relacionadas a la seguridad había que esconderlas;
  4. Se negaban las inversiones en tecnología para la seguridad por sus altos costos;
  5. No se controlaba en forma abierta la circulación de personas, mercaderías y vehículos en establecimientos, terminales de transporte y vehículos de turismo;
  6. El tránsito por terminales de transporte aéreo y el viaje en vuelos de cabotaje no estaban controlados. En vuelos de cabotaje era natural viajar con el pasaje de un tercero ya que nadie verificaba la identidad del pasajero;
  7. No se incluía la seguridad como una variable en las estrategias de comunicación comercial;
  8. La seguridad era un elemento de valor en la elección de una empresa o destino, pero complementaria;
  9. No se hablaba de seguridad ni en el sector privado ni en el sector público relacionado a la actividad;
  10. No se tomaban medidas de seguridad en forma masiva sino que eran puntuales de acuerdo a la realidad de cada destino y de cada empresa. (Grünewald, La seguridad en el marco de la competitividad de los destinos turísticos*, 2012, pág. 3).

Sobre estas bases expuestas, considerando que se sintió su faltante tras la crisis; se logró modificar la valoración de los componentes del sistema para cada uno de los practicantes del turismo, resultando:

  1. La seguridad contribuye hoy a posicionar la imagen de un destino o establecimiento turístico;
  2. La demanda busca percibir presencialmente la seguridad –ese personal invisible hoy debe ser visible-;
  3. La seguridad es un valor agregado en el proceso competitivo de una empresa turística;
  4. Se ve como necesario capacitar al personal sobre pautas preventivas de seguridad (por ejemplo, en un hotel, si recibe un paquete qué debe hacer);
  5. Se considera la incorporación de la tecnología informática destinada a la seguridad;
  6. Se detecta el control más estricto de las personas, principalmente en el caso del transporte aéreo;
  7. La seguridad se utiliza como herramienta comunicacional al posicionar su oferta a una empresa o destino turístico;
  8. Se habla de seguridad en el sector turístico, aunque se desconocen los puntos que integran un sistema de seguridad turística;
  9. La seguridad es una variable de rentabilidad;
  10. No es posible proteger todo, todo el tiempo y contra todo. (Grünewald, La seguridad en el marco de la competitividad de los destinos turísticos, 2012, pág. 4).

Estas y más razones son las que crean este “Efecto 11-S”; punto cero entre un antes y después; en otras palabras, se pasa de un ambiente carente y sin dirección, a uno incluyente a la naciente rama de la Seguridad Turística que conllevaba a la sostenibilidad de todo tipo de empresa.

Taleb Rifai, secretario general de la Organización Mundial del Turismo, en su momento afirmó que; “tanto muelles, estaciones de buses y aeropuertos aplicaron controles de seguridad exhaustivas que modificaban la experiencia de afluencia turística, generando incomodidades. Cosas que eran inconcebibles antes de 11-S, ahora las vemos como si fueran algo normal.”

¡Último Parpadeo! Es evidente que el turismo sufre del fenómeno retráctil, se contrae frente al riesgo o la percepción de este, por lo que es impensable subestimar a alguno.

El aniversario del 11 de septiembre del 2001 nos recuerda que son necesarios los parpadeos, refiriéndose como la situación crítica que saca a relucir la realidad del sistema. 

¡Así que, turismólogos, no tengamos miedo de parpadear frente a los riesgos, gracias a ellos nuestra visión es más nítida y seremos capaces de crear un ambiente eficaz y con dirección!

Bibliografía

  • Barrero, M. Á. (2002). Peculiaridades del editorial ante acontecimientos que marcan la historia. El caso de los editoriales del 12 de septiembre de 2001. ÁMBITOS, 1-19.
  • Grünewald, L. A. (2012). La seguridad en el marco de la competitividad de los destinos turísticos. Revista Ciencias Sociales, 3-18.
  • Grünewald, L. A. (2012). La seguridad en el marco de la competitividad de los destinos turísticos*. Revista de Ciencias Sociales, 2-18.
  • Korstanje, M. E. (enero de 2009). Comprender el 11 de Septiembre. ¿Y su impacto en el turismo? Obtenido de Research Gate: https://www.researchgate.net/publication/43531557_Comprender_el_11_de_Septiembre_Y_su_impacto_en_el_turismo
Compártelo con tus amigos

Comentarios

comentarios

Acerca de Daniela Mero Espinosa

Daniela Mero Espinosa
🇪🇨 Ingeniera en Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras, con perfil de Consultora Jr. en especialización de Seguridad Turística. "Mi identidad se edifica en cada área, legado y lo que representa mi país, Ecuador. Confiando que es el turismo, la mano progresista de sus riqueza."