Inicio / Hablemos de turismo / Turismo, ¿la línea que dividirá la buena salud mental y el caos?
Persona problema mental caos

Turismo, ¿la línea que dividirá la buena salud mental y el caos?

Se ha establecido que los seres humanos desde los tiempos remotos son el resultado de una convivencia rutinaria, y si se altera esa secuencia, si se llega a desequilibrar este variante, repercute gravemente en el bienestar de uno mismo.

La situación actual en el mundo ha dejado un panorama de lo más sombrío para muchos, con una constante exposición de información que es consumida junto a tantas “malas” noticias, situaciones inesperadas y acciones. No debemos olvidar que la mayoría de la opinión pública califica este, como el peor evento del siglo XXI.

Junto al nombre de pandemia mundial, se ha colocado una gran imagen, representación que figura todo el temor de la humanidad. Aunque tampoco se sabe con certeza cuándo será posible una recuperación, lo más seguro es que habrá repercusiones en el bienestar personal tanto físico como mental de las personas.

Por la cuarenta, en más de 100 países, las medidas de protección principales son el aislamiento y distanciamiento de la personas, creando conciencia, pero de igual manera, alterando la percepción al contacto con el medio ambiente y sus diversos elementos.

Sea lo que sea, es real y cuantificable, y se extiende mucho más allá de nuestro pequeño “sistema solar” de colegas, amigos y seres queridos. Llámalo fatiga pandémica, llámalo cansancio de verano, llámalo como quieras. En este punto, es probable que cualquier término sea trivial y desmienta lo que en realidad es un problema mucho más profundo. Como personas, no estamos bien.

Por ejemplo, según la Kaiser Family Foundation, el 36 por ciento de los estadounidenses reportan que las preocupaciones relacionadas con el coronavirus están interfiriendo con su sueño. Un 18 por ciento dice que está perdiendo los estribos más fácilmente. El 32 por ciento de las personas consultadas afirman que la pandemia ha hecho que coman menos o que se alimenten en exceso.

En una vida “normal” la vía escapatoria para muchos de la auto exigencia de nosotros mismos para cumplir tareas y trabajos era esperar con ansias el fin de semana, las vacaciones o días festivos para disfrutar realmente del fantástico exterior sin limitación: un aliento de oxígeno.

Desde fechas recientes se han presenciado una alto número de personas por la redes social expresando su frustración, su agonía, su infierno por no poder salir y no poder atravesar las puertas de sus (reducidos) hogares. Es posiblemente la causa más factible del aumento en la tasa de personas que ahora padece de enfermedades mentales, pues han crecido exponencialmente sobre años anteriores.

“La gente suele pensar en el trauma como un evento puntual: un incendio o un asalto, por ejemplo”, dijo Daphne de Marneffe, autora de un excelente libro sobre el matrimonio llamado The Rough Patch “pero de lo que se trata realmente es de la impotencia de sufrir las consecuencias de fuerzas que no puedes controlar. Eso es lo que tenemos ahora. Es como si estuviéramos en un viaje en auto infinito con un borracho al volante. Nadie sabe cuándo cesará el dolor”.

El punto aquí es que el turismo, conocido principalmente como una actividad económica, también influye en factores sociológicos, por lo que debemos tener en cuenta que al retorno de la situación, las personas tendrán comportamientos externos relacionados con la autoestima, ansiedad, temor, incertidumbre y hasta miedo, porque la gente está asustada o hiperactiva. Por ello, como sector turístico, debemos brindar una atención altamente confiable y responsable para disminuir esos efectos que pretenden destruir todo el alivio y gozo que le dará realizar turismo (sostenible y ecológico) para evitar los espacios públicos y cerrados.

Por lo tanto, los prestadores de servicios turísticos tenemos la responsabilidad de adoptar un buen comportamiento para generar una influencia positiva en los estados psicológicos de nuestros clientes en esta nueva etapa de la historia.

Compártelo con tus amigos

Comentarios

comentarios

Acerca de Dilmara Casco

Dilmara Casco
🇳🇮 Estudiante de Administración Turística y Hotelera, Nicaragua. Considero firmemente, que "La vida es sólo un camino lleno de esfuerzos". Por eso hay que dar todo de nosotros mismo para mejorar.