Inicio / Gastronomía y enología / Turismo en Ica y su producto principal: la Ruta del Pisco
La Ruta del Pisco

El Pisco cuenta con denominación de origen / Imagen: peru.travel

Turismo en Ica y su producto principal: la Ruta del Pisco

El Perú es uno de los países más megadiversos del mundo y la región Ica es una muestra de ello. Solo en Paracas se puede encontrar miles de especies de fauna acuática y terrestre como para maravillarnos toda una vida. Y con especies únicas en el mundo como el pez “dragoncito azul”. Y Paracas también encierra los restos de la cultura preinca del mismo nombre con sorprendentes legados de momias y tejidos.

Y si ya con Paracas bastaría para atraer a miles de turistas nacionales y extranjeros, Ica tiene más. En ella se encuentran ubicadas las famosas Líneas y Geoglifos de Nasca y Palpa, cuya construcción y uso aún siguen siendo un misterio. Con ambos recursos Ica no debe perder la oportunidad de consolidarse como un destino mundial.

En Perú hay un corredor reconocido internacionalmente, y es en el que, partiendo desde Lima, los turistas visitan Paracas, Nasca, Arequipa, Cusco y Puno; y para completar el tour de costa, sierra y selva, los viajes se extienden hasta el Manu o Puerto Maldonado, y en algunos casos hasta Iquitos para maravillarse del Río Amazonas y de la Reserva Nacional Pacaya Samiria, en estos últimos en tours de río más lujosos y caros del mundo, tanto como nueve mil dólares por cuatro días, tres noches. Corresponde a PROMPERU continuar con la promoción turística externa de este corredor, en estrecha coordinación con los gobiernos regionales. Y el gobierno regional de Ica debe gestionar y ejecutar todas las facilidades turísticas (seguridad, tránsito local y limpieza, principalmente) alrededor del aeropuerto internacional de Pisco, desde donde los turistas ya se conectan vía aérea con Arequipa, Cusco y Puno.

Las cifras de arribos a hospedajes en Ica (un millón y medio de turistas nacionales y 313 mil extranjeros al año 2019) confirman que es un destino preferido por los turistas nacionales, principalmente de Lima, atraídos por su proximidad y por su clima templado en épocas de invierno en Lima. Un clima de zona desértica que se mantiene todo el año y que ha permitido la cosecha de uvas de tantas variedades como para hacer vinos y piscos para todos los paladares, acrecentando los sabores de la comida peruana. Y el pisco es un destilado único y oriundo del Perú, debido a que sus tierras permiten la cosecha exclusiva de uvas pisqueras, probablemente por las rocas, sedimentos, relieve y suelos presentes en Ica y regiones aledañas como Arequipa, Moquegua y Tacna, alineadas como preludio de una ruta internacional del pisco. 

En mérito al destilado único en su género, propongo que la región Ica determine como su producto turístico principal la “Ruta del Pisco”. Así el gobierno regional y los gobiernos locales de esta región podrían enfocarse en ella promoviendo la inversión y brindando las facilidades para consolidar ofertas turísticas que revaloren o pongan en valor el espíritu del pisco. 

Actualmente es paso obligado de los visitantes de “fulldays” o de un solo día, con origen en Lima, por determinado número de bodegas vitivinícolas. Sin embargo, la “Ruta del Pisco” debe ser más que un corredor físico para degustación; debe ser un corredor sentimental que una los recursos culturales y naturales en los cuales es pródigo Ica. Los pobladores, productores, autoridades, prestadores de servicios turísticos privados (hoteles, restaurantes, guías, agencias, transporte, etc.) y públicos (gestores de recursos culturales y naturales) deberían articular todos sus esfuerzos en función a la “Ruta del Pisco” de sabores y aromas. Que los visitantes sientan que cualquier lugar de Ica está lleno del espíritu del pisco.

El mismo espíritu debe encontrarse en la ciudad de Pisco donde desembarcó el libertador San Martín, o en el Centro Ceremonial de Cahuachi, o en el Oasis de la Huacachina, o en la Bahía de Paracas y sus miles de lobos de mar, o en las indescifrables Líneas de Nasca, o en las playas de Carhuas, o en el Pueblo de Huáncano, entre cientos de atractivos y otros tantos recursos culturales y naturales pendientes de ponerse en valor.

La “Ruta del Pisco” podría permitir a los hoteles y restaurantes vender paquetes turísticos con actividades deportivas, tales como natación en aguas abiertas, maratones y tantos otros cientos de competencias, en cuyas ceremonias de premiación se replicaría el estilo de los Nasca, quienes se cree rompían los cerámicos con figuras similares a los geoglifos a los cuales rendían tributo. Y el brindis, por supuesto, con vinos y pisco. Solo dichas ceremonias ya constituirían atractivos, articulando hospedajes, alimentación con productos locales, producción de vinos y pisco, artesanías y costumbres ancestrales.

La “Ruta del Pisco” también permitiría unir las cosechas de uvas o los procesos de producción con las fiestas de bodas, quinceañeros, aniversarios, entre otras celebraciones que deberían llevarse a cabo en las haciendas y pueblos vitivinícolas, o en tantos lugares como el clima providencial de Ica lo permitan y con caballos de paso, vinos, pisco y mucha comida y música, generando ingresos para todos los productores locales. Y tienen que ser fuera de la ciudad capital de Ica porque ella ya es inmensamente ruidosa y caótica.

Y en la “Ruta del Pisco” los alcaldes se esmerarían por poner señales para atraer a los turistas, por mantener limpias las calles, por incentivar a los vecinos a adornar sus casas con motivos vitivinícolas, por poner los nombres de las calles o pueblos con nombres de especies de uvas, pero también con palabras propias de las culturas Nasca y Paracas, como homenaje a tan importante legado y porque así se crearía fraternidad entre locales y visitantes.

Al año 2018, los turistas nacionales permanecieron en Ica 4 noches con un gasto promedio de S/291 (US$ 83). Dichas cifras son inferiores al gasto promedio del visitante nacional que a dicha fecha ascendía a S/ 380 (US$ 109) y 6.3 noches, reflejando el potencial para el crecimiento del turismo nacional en Ica. E Ica, con K, en Quechua significaría “agua que emana de la tierra” y el turismo debe contribuir también a que el agua siga emanando en Ica.

Comentarios

comentarios

Acerca de Ángela Ríos Cardozo

🇵🇪 Formuladora y evaluadora de proyectos de inversión en turismo. Docente universitaria en pregrado y postgrado. Poseo alto nivel de organización, orientación a detalles, foco en trabajo en equipo y resultados. Mi objetivo es el desarrollo del turismo en el Perú a través de la formulación de proyectos de inversión de acondicionamiento turístico y capacitación en gestión de destinos turísticos.