Inicio / España y Europa / Sabor y ritmo cubano al sur de Francia
Raudel Cohiba impartiendo clases de salsa
Raudel Cohiba impartiendo clases de salsa / Imagen: Cohiba Salsa

Sabor y ritmo cubano al sur de Francia

Además de contener la avenida comercial más larga de Europa, Bordeaux es favorecida por un clima que propicia el cultivo de la uva, es mundialmente conocida por la calidad del vino que ahí se produce. Muchos turistas llegan cada año a sus puertas para disfrutar de su belleza, cultura e historia, un escenario atractivo para cualquier visitante, sin embargo, alberga en su interior un pasatiempo importado que ha llegado a ser típico del lugar.

El 30 de diciembre del año 2019, conocí a Raudel Cohiba a través de una de sus alumnas, Raudel es cubano, maestro del estilo salsero en Bordeaux: su humildad y deseos de ayudar son cualidades que percibes con la primera conversación. Cenamos juntos y hablamos sobre diferentes temas relacionados con la cultura y la ciencia, al día siguiente se realizaría una soirée (fiesta nocturna) en homenaje al fin de ese año, a la cual asistí. Tuve la oportunidad de disfrutar de un ambiente jovial y amistoso. Todos en el lugar comenzamos disfrutando de una comida genuinamente cubana a más de 7,000 km de Cuba. Después de unos tragos cubanos, comenzó la música activando los deseos de expresar sentimientos con el cuerpo, un espectáculo que invitaba a la acción de participar en lo que ahí ocurría. Todos los presentes estaban en plena armonía con la música, compartiendo sus sentimientos. 

Cada semana yo asistía a los cursos de salsa que Raudel impartía el miércoles en La Distillerie, bar ubicado en el centro de la ciudad, aprendía mucho sobre los pasos, el estilo y el ritmo, pero algo llamó  mi atención, percibía descanso en muchos rostros de sus alumnos mientras bailaban, en otros veía el placer de descubrir algo nuevo, de disfrutar lo aprendido: algunos desprendían la motivación de enseñar a los menos aventajados los pasos que ya conocían. Todo un ambiente de armoniosa paz y libertad. Raudel no solo enseñaba salsa, también lograba introducirse en el alma de sus alumnos y despejar problemas por el instante de tiempo que estaban en su compañía, era como una terapia renovadora de energía. Se esperaba con ansias el día de su clase. 

Los fines de semana, Raudel preparaba una soirée en un lugar distinto de la ciudad, no era una fiesta nocturna como las otras, donde se bebe, se baila y se disfruta, en este evento, antes de comenzar con la música para bailar, se brindaban clases de una hora que servían para calentar el cuerpo o para aprender algo en caso de ser tu primera vez, varios eran los estilos que se impartían, como salsa, reggaetón y bachata, cuando llegabas, sentías el calor familiar al mirar los rostros presentes, muchas personas de los cursos estaban ahí, disfrutando y practicando lo aprendido, además, era un espacio para conocer nuevas y buenas amistades. En el transcurso de la noche, Raudel interactuaba con todos los presentes. En cada fiesta, yo sentía las mismas vibraciones del 31 de diciembre, la primera a la que asistí, entonces comprendí que no era causado por el primer impacto, ni por el hecho de conocer a amigos de las clases, era un ambiente que siempre iba a existir independientemente de tu procedencia, de tu origen, de la frecuencia a estos eventos y de los amigos con los que vayas. 

Para un cubano como yo la experiencia es muy cautivadora, te hace sentir como en casa aun estando lejos de ella, regresas a los orígenes y da gusto ver como personas de otras nacionalidades disfrutan con una parte de tu cultura, experimentarlo merece la pena.

Comentarios

comentarios

Acerca de Raidel Martin-Barrios

🇨🇺 Actualmente trabajo en el departamento de Física Teórica de la Universidad de La Habana: realizo investigaciones en las áreas de Dinámica de Fluidos y Química-Física Computacional. Estoy terminando mis estudios de doctorado sobre el desarrollo y la implementación computacional de modelos cuasi-clásicos y cuánticos para describir la dinámica de los gases de átomos ligeros que chocan en superficies metálicas.