Inicio / Blog de Viajes / Réquiem del verano 2020
Lisboa desde un mirador
Vista panorámica de la ciudad de Lisboa / pxfuel

Réquiem del verano 2020

Hace unos meses un tal coronavirus alteró nuestras vidas. Primero nos confinaron, después nos desconfinaron y ahora hay confinamientos selectivos. El ser humano es un animal de costumbre, por eso se adapta a todo. Hemos sobrevivido a guerras, hambrunas, desastres naturales… ¿no vamos a sobrevivir al covid-19?, pues sí, claro que sí!!! y la mejor forma de hacerlo es… viajando !!!

Ya hemos asumido la mascarilla, el gel, la distancia de seguridad y las nuevas pautas de convivencia como la “nueva normalidad”; por tanto, siguiéndolas, podemos viajar, disfrutar y resetearnos, porque finalmente la vida… es un viaje eterno.

Puestos a viajar, me armé de coraje y gracias a TAP (Transportes Aéreos Portugueses) realicé mi primer viaje en avión en meses. Tengo que decirles que con toda la cautela, el cuidado y respetando cada norma de las nuevas normas al máximo. Y salió muy bien. Los vuelos no van llenos, con lo cual la paranoia actual de estar en un lugar cerrado con nuestros semejantes y exponernos a…, se disipa. 

Elegir bien el destino es muy importante, porque ya que viajamos, vayamos a un lugar que nos de confianza. No digo ya que esté libre de virus, porque lamento decirles que vivimos rodeados de virus, ahora, antes y siempre. 

Por tanto, hay que convivir con ellos con el máximo respeto posible, guardando todas las medidas personales de seguridad. Y saber que si todos lo hacemos, respetamos al otro y nos respetamos a nosotros mismos. 

¿Y qué ciudad queda cerca del paraíso donde vivo que es la Costa del Sol, tiene vuelo directo, el viaje es corto y hay disponibilidad?… Pues Lisboa. La capital de Portugal.

Es mi destino recurrente ya que tengo a mi mejor amiga allí, por lo que tengo la tranquilidad de hospedarme en un departamento familiar, con lo cual todo es más tranquilizador, además, al lado del Castillo de San Jorge, una de las visitas obligadas que hay que hacer en el barrio de Alfama. Otro de los barrios que hay que recorrer a metros de la Plaza del  Comercio, y de la peatonal, que es obligatorio conocer, pasear y disfrutar.

Porque si algo tiene Lisboa, es que es la capital de un pequeño gran país, cuyo ritmo es más el de un lugar residencial que el bullicio de una gran capital .  

Lisboa ofrece todo a precios accesibles y con el encanto de la humildad, el respeto y la educación que hacen gala sus habitantes. Resulta fascinante ver cómo hablan varias lenguas, casi todos el español y el inglés, y muchos otros idiomas, con lo que hace que el turista sienta la cercanía que siempre nos da que nos hablen en nuestro lenguaje. 

Hay miradores emblemáticos como el mirador de San Pedro Alcántara, el de Santa Lucía, el de Gracia, el de Santa Catalina, el da Senhora do Monte, el das Portas do Sol o el del Arco de la Rua Augusta.

Alguno de ellos sí o sí tienen que visitar y contemplar, porque las vistas son imponentes y hacen que uno se enamore cuan si fuera cupido y sienta un flechazo por esta preciosa ciudad, que en mi caso, perdura por siempre. 

La ciudad tiene unas dimensiones totalmente manejables, por lo que se pueden hacer varias actividades, todos cercanas. 

Se puede cruzar en barco el río Tajo desde Cais de Sodré y llegar a Almada, a  la estación terminal de Seixal o Cacilhas. En el trayecto se ven unas vistas espectaculares del famoso Puente 25 de Abril.

Si queremos cruzar en Ferry y hacer un viaje un poco más largo, tenemos que tomarlo en Belém, no sin antes conocer su emblemática Torre con su propio nombre, el Monasterio de los Jerónimos, el Monumento a los Descubridores y por supuesto probar los famosos pasteles de nata. 

Si tomamos éste Ferry, nos deja en Brandao o Trafaria. En todos estos sitios, podemos tomar un autobús para que nos lleve a las hermosas y gigantescas playas de Caparica, que comienzan en Sao Joao, para mí es una de las mejores playas y llegan hasta Fonte da Telha. A cuál mejor. Con arenas finas, como si fueran de talco. Con colores ocres, amarillentos y blancos. Con un mar en tensa calma. Y con opciones desde playas familiares, solitarias y hasta nudistas, en los más de 15 kms. de extensión. 

También desde Cais de Sodré se puede tomar el tren que nos lleva hasta la hermosa Cascáis, pasando por las siguientes paradas: Santos, Alcántara-Mar, Belém, Algés, Cruz Quebrada, Caxias, Paco de Arcos, Santo Amaro de Oeiras, Oeiras, Carcavelos, Parede, Sao Pedro do Estoril, Sao Joao de Estoril, Monte Estoril y Cascais. Ideal para disfrutar las numerosas  playas lindas, de fácil acceso, familiares y en sólo minutos.

Y a la vuelta, la recomendación es que lleguen a pie, callejeando hasta la estación Baixa Chiado, no sin antes sacarse la típica foto en el Elevador de Santa Justa y asciendan a través de unas largas escaleras mecánicas que los llevarán hasta el barrio Alto. Aquí podrán encontrar todo tipo de tiendas, y de restaurantes, además de lugares de ocio o ventas de souvenirs. Es alternativo, bohemio y moderno.

Y siempre, a cada paso, les costará creer por su tranquilidad y seguridad, que están en una de las más lindas capitales europeas como es Lisboa. A la que vuelvo, una y otra vez, y nunca dejaré de volver.

Compártelo con tus amigos

Comentarios

comentarios

Acerca de Alex Che

Alex Che
🇮🇹🇦🇷 Productor integral de televisión y especialista en Turismo. Es presentador, guionista y productor de 'Málaga es mundial', el primer programa de turismo, gastronomía y cultura de Málaga que se emite a través de Torremolinos TV y único programa que se emite simultáneamente por BVC Argentina y en el resto de América Latina a través de la Unión Continental Latinoamericana.