Inicio / Empresas turísticas / Negocios Turísticos: Financiamientos para invertir en la nación
Financiamiento

Negocios Turísticos: Financiamientos para invertir en la nación

El tema de querer tener un producto turístico, ya sea querer vender un tour,  abrir un restaurante en un pueblo mágico, tener un hotel, o hacer un desarrollo turístico integral, incluyente, sostenible, es un tema donde lo que se necesita es capital de trabajo, las ideas para un negocio siempre tienen que ir acompañadas de trabajo y capital para trabajar, por lo cual muchas veces o la mayor parte de las veces, o casi siempre acudimos a una institución financiera para que nos fondee el proyecto, pero no es tan fácil.

No es tan fácil y sobretodo hay que tener en cuenta muchos variables antes de acceder a un financiamiento, la primera y más importante es,  ¿QUÉ TASA?, partiendo que en base a esto el dinero prestado puede subir o bajar, pero más bien subir, es importante también que sea una tasa fija o sí las condiciones son buenas una tasa variable que será menor costo del dinero pero con el riesgo.

Hoy en día hay muchos plataformas para acceder  a créditos, el INADEM en México está haciendo un fabuloso trabajo, pero hablando en créditos para el turismo en específico lo que es Bancomext, Banobras, Nafin que por medio de intermediarios financieros como Sofomes o la banca comercial tienen unos grandes programas para Pymes turísticas, o el famoso nuevo programa “Mejora tu hotel”.

En sí ya que tienes un proyecto ahora a sustentarlo, para esto tienes a la FONATUR, la mejor manera de acelerar un proyecto, que te digan que sí y que no es con los maestros de Fonatur, ellos tienen todo el “know how” de todos los proyectos que uno imagine, desde escaleras náuticas, spas, hoteles, corredores turísticos ellos saben cómo, lo mejor es acercarse al que sabe y esos son los de Fonatur.

Una vez que se tiene el proyecto, con su debido estudio de mercado, con la debida diligencia y gestión y se decide ir por financiamiento hay un problema más, el AVAL; quien avale el dinero que la institución te va a prestar, puede ser desde la familia hasta Bancomext que se atraviese para soportar en caso de que el negocio no salga, o miles de cosas que pueden pasar, quien le va a pagar a el banco en caso de que no, ese es el aval, en mi juicio el mejor aval es la palabra de uno, pero el banco necesita tierras, carros, nóminas para poderte prestar.

Para poder acceder a un crédito para el turismo, regularmente van a pedir al menos dos años que estés operando, que tu razón social tenga más de 24 meses operando y facturando, por eso otra cosa que debemos hacer desde ya es SER FORMAL, darse de alta ante hacienda y obtener crédito lo más pronto con la cantidad más pequeña que sea, pagar bien y aumentar el saldo. Para que en un tiempo puedas entrar a los buenos créditos.

Ahora además debes de tener un contador que esté atento a mandar los financieros a los bancos porque si te pasas te piden un mes más, siempre son 3 meses de la fecha hacia atrás.

Los mejores créditos están con la banca del desarrollo, las tasas son las más bajas pero el capital para invertir es un segundo piso, que cabe resaltar hace apenas 5 años brincar a este piso era un inversión de 500 millones hoy en día con 60 millones de pesos ya le entran.

Como conclusión me he dado cuenta que para obtener un financiamiento lo mejor es tratar de pensar en grande y tener siempre un proyecto en mente, ser paciente, ser constante, recordar que el dinero sobra en el mundo y que lo que se necesitan son buenos proyectos, ir a un banco, ir al otro, preguntar, leer el periódico, ahora en tiempos donde TRUMP es la moda una vez más se abren oportunidades en nuestro país,  como el acceso al dinero financiado con buenas tasas, ya lo anunció el presidente.

Compártelo con tus amigos

Comentarios

comentarios

Acerca de Carlos Guajardo Arévalo

Carlos Guajardo Arévalo
Empresario de bienes raíces turísticas, ciudadano del mundo, especializado en el turismo, licenciatura, maestría y especializaciones en las alianzas del país. En esta industria creo y percibo los buenos negocios. “Lo más alto tiene que llegar a su altura desde lo más profundo” - Zaratustra