Inicio / Ecoturismo / Nautla, Veracruz: la mezcla perfecta entre turismo y cultura ecológica
Desarrollo Ecoturístico Istirinchá en Veracruz
En Nautla, Veracruz, convergen el cauce del río Bobos y las aguas del Golfo de México.

Nautla, Veracruz: la mezcla perfecta entre turismo y cultura ecológica

Hoy en día, el cambio climático y la crisis ecológica son temas serios que requieren de acciones inmediatas y efectivas. Problemas como la contaminación, la deforestación y la amenaza a los ecosistemas, son asuntos de los que cada vez se tiene más conciencia, gracias a iniciativas de grupos y organizaciones amigas del medio ambiente. Así que esta vez, voy a hablarles de un lugar para visitar este verano, en donde pueden combinar lo paradisíaco de una playa soleada, con una experiencia completa de educación ambiental. Se trata de Nautla, Veracruz.

Nautla es un pequeño poblado a 160 kilómetros al norte del puerto de Veracruz, donde convergen el cauce del río Bobos y las aguas del Golfo de México. Debido a su ubicación geográfica, aquí se pueden encontrar diversos ecosistemas, desde humedales, manglares y esteros, hasta dunas y lagunas costeras. Esta región posee una enorme biodiversidad y atractivos naturales en espera de ser explorados por aventureros amantes de la vida salvaje y los paraísos ecológicos. Quizás por todo esto, es que Nautla es sede del Desarrollo Ecoturístico Istirinchá, el cual, es mucho más que solo un hotel frente al mar, es todo un complejo cuya misión va más allá de brindar servicios de hospedaje, sino que busca sumergirlos en toda una experiencia de cultura ecológica.

Istirinchá posee una extensa reserva privada en donde lleva a cabo prácticas para la conservación de flora y fauna y sus ecosistemas.

Para hacer a sus visitantes parte de esta filosofía, Istirinchá pone a su alcance varias actividades en donde el viajero puede estar en contacto con la naturaleza, aprender sobre el respeto a la biodiversidad y divertirse pasando un día repleto de aventuras. Por ejemplo, puedes elegir un paseo por los manglares, un tour en bicicleta o practicar algún deporte acuático. Si lo que quieres es conocer más acerca de sus programas de reforestación, restauración y desarrollo sustentable, también se ofrecen recorridos y charlas en donde dan muestra de su empeño y compromiso con la conservación de especies amenazadas en la zona y el cuidado de la vida silvestre.

Desarrollo Ecoturístico Istirinchá 1
Liberación de Torturgas en Nautla, Veracruz (Créditos: FB/Hotel Istrinchá)

Quizás la actividad más recomendada de todas, es la liberación de las tortugas. Istirinchá forma parte de la red de protección a las tortugas marinas, y cada año, entre los meses de abril y octubre, se ocupan de proteger alrededor de tres mil crías de tortugas. El equipo de colaboradores vigila que los nidos no sean depredados y después, llevan los huevos a al campamento tortuguero “El callejón” en donde incuban y los resguardan hasta que las crías nacen. Este periodo tarda unos 45 días. Al nacer, la parte más peligrosa para la nueva tortuguita, es la llegada al mar, ya que son vulnerables y presas fáciles de aves, cangrejos y tristemente, de basura y plástico que hay en las playas. Es por eso que el equipo de Istirinchá las lleva a salvo hasta la orilla del mar y dejan la invitación abierta para todas las personas que deseen presenciar este bonito espectáculo. Puedes tomar una tortuguita en tus manos y acercarla al mar, para que emprenda camino e inicie su difícil lucha por sobrevivir, pues se estima que solo una de cada mil tortugas logra llegar a la vida adulta. La experiencia de tener una nueva vida en tus manos y poder darle la libertad y un pequeño empujón para que pueda iniciar su recorrido, es realmente gratificante, conmovedora y te deja con una sonrisa y un recuerdo  imborrable. 

Desarrollo Ecoturístico Istirinchá 3
Desarrollo Ecoturístico Istirinchá en Nautla, Veracruz.

Dentro las instalaciones del hotel también puedes encontrar un cocodrilario, estanques de peje lagartos y tortugas, pavorreales, cotorros, entre otras especies exóticas de la región. Desde luego cuenta con todas las amenidades como alberca, restaurant y una amplia oferta de servicios para hacer tu estancia cómoda y placentera. Lugares como Istirinchá nos hacen reflexionar, valorar y ser más consientes sobre el uso y abuso que ejercemos a nuestro planeta.

Si deseas hacer más turismo en la zona, te invito a descubrir muy cerca de allí el Museo de la Familia Capitaine Drouaillet. Se encuentra en escasos minutos en una pequeña congregación llamada “La Peña” y se ofrecen recorridos en español y francés. Aquí se reguardan utensilios antiguos, herramientas de trabajo y del hogar, fotografías y artículos personales de los primeros pobladores de la región, quienes fueron inmigrantes franceses que se establecieron allí y fundaron su colonia. Aquí conocerás de cerca toda la evolución y desarrollo de esta población y, aunque es pequeño, alberga una riqueza histórica y una mezcla cultural muy interesante, que atrae la atención incluso del turismo internacional. 

Museo de la Familia Capitaine Drouaillet 5

Para complementar tus vacaciones, también te recomiendo probar la gastronomía de la región en algunos de los restaurantes típicos de la zona, pasar un rato en Playa Maracaibo para ver un atardecer, o dar una vuelta en el centro del pueblo de Nautla por la noche.  

Así que si estás buscando una playa para vacacionar este verano, no dudes en elegir Nautla, Veracruz, un lugar en donde puedes disfrutar de la playa y el confort, y a la vez, reconectarte con el mundo natural.

Reflexión final:

México tiene una amplísima diversidad de especies animales y vegetales, Veracruz se coloca en el tercer puesto a nivel nacional en cuanto a variedad de anfibios, sin embargo, la destrucción de hábitats, la cacería furtiva, la explotación de los recursos naturales y el calentamiento global, están acabando con nuestros ecosistemas. Esto es una problemática general que debe ser atendida con premura. Organizaciones privadas como Istirinchá ponen su granito de arena para fomentar el manejo sustentable y realzar el valor ecológico de la región, sin embargo, aún quedan muchas cosas por hacer. Cada uno de nosotros desde nuestro pueblo o ciudad, podemos hacer un esfuerzo para mejorar la situación actual del planeta. Pequeñas acciones pueden hacer grandes cambios, comencemos desde casa.

Compártelo con tus amigos

Acerca de Andrea Soberanis

Andrea Soberanis
Escritora, viajera y enamorada de la vida. Autora del libro "Las Batallas de un Corazón" (novela romántica). Colaboradora en AD Jarocho Magazine, VidaNova Revista y otros medios de comunicación. Amante de la lectura, el turismo y la cultura. Visita mi blog "En busca de inspiración".