Inicio / Cultura y turismo / Los Petroglifos como atractivo turístico
Los petroglifos de Cub Creek
Los petroglifos de Cub Creek, ubicados en el Monumento Nacional de los Dinosaurios en Utah, Estados Unidos.

Los Petroglifos como atractivo turístico

¿Te has preguntado alguna vez qué son esas extrañas figuras en las cavernas y muros de piedra? o ¿por qué se protegen tanto al realizar una excursión?

Lo primero que debes saber es qué son esos dibujos y cuál es su significado. Su verdadero nombre es petroglifo, una palabra compuesta de origen griego (“Petra” significa piedra y “Glypho” grabado) que quiere decir grabado en piedra. Fueron grabados hechos por el hombre primitivo, muchos en el período Neolítico. No deben ser confundidos como un método de escritura, pues no lo fueron para cuando se crearon.

Este método, consistente en descascarar la superficie, ya sea picando la roca o rayándola; cuenta historias que pasaban en aquel entonces, acontecimientos que los primeros hombres deseaban enseñar o transmitir a otros y que al no tener un método de escritura debieron “dibujar” sus experiencias. También los petroglifos, eran usados para identificar los bienes de cada quien.

Gracias a la trascendencia de estos maravillosos grabados, hoy conocemos la forma de vida de nuestros antepasados, lo que les gustaba, sus historias y mucho más; suelen ser figuras de animales, objetos, lanzas, casas, personas, figuras que simbolizan a sus dioses y otras aún desconocidas; es posible encontrarlas en diferentes tamaños y superficies.

Los petroglifos se clasifican en tres grandes grupos:

  • Figurativos: Representan figuras, ya sean humanas o de animales.
  • Objetos: Se identifican utensilios de uso común, incluso los mismos que hoy en día usamos.
  • Geométricos: Son gráficos con líneas, círculos, cuadrados y otras figuras geométricas.
  • Abstractos: No presentan una figura clara, pueden estar en grupos separados o individuales, suelen representar los dioses de las tribus de aquel entonces.

Grandes avances de la sociedad actual se han alcanzado gracias a estos hallazgos. Sin saberlo este método fue la tecnología de muchos años atrás, dichos hallazgos se encuentran en muchas partes del mundo, donde existieron tribus y comunidades primitivas, algunos han sido encontrados recientemente y podemos suponer que quizás deben existir muchos más por descubrir.

Atractivos destinos para conocer de estos mensajes del pasado pueden ser Perú donde están los petroglifos de Miculla; Venezuela algunos de los más grandes del mundo, realizados en piedras en los alrededores de Atures y del río Orinoco; así también Colombia cuenta con algunos otros; República Dominicana cuenta con la mayor diversidad del Caribe; Jordania en el continente asiático con los petroglifos de Wadi Rum (situados en un Patrimonio de la Humanidad, declarado por la UNESCO), en Africa: Egipto, Gabon, Camerun, Libia. Podemos mencionar también en Italia, Suecia, Noruega y España, concluyendo que se encuentran alrededor del mundo.

La cueva de Lascaux en Dordoña, Francia, contiene múltiples petroglifos.

Hoy somos lo que somos por nuestros antepasados y no hay nada más hermoso que conocer el origen de donde venimos, esa sensación inexplicable de realización debe ser vivida por todos. Por esa razón estas obras de arte antiguas son protegidas donde sea que se encuentren y no deben ser modificadas ni maltratadas. Algunas personas de manera ignorante suelen escribir nombre o hacer dibujos cerca de los petroglifos; esto es una mala práctica que debe ser erradicada si queremos que nuestros hijos y futuras generaciones puedan conocer la razón de lo que han llegado a ser.

Compártelo con tus amigos

Acerca de José Calderón

José Calderón
Estudiante de Administración Turística de la Universidad Católica del Este UCADE, con más de cuatro años en el área de servicios turísticos de la industria hotelera. Desarrollador de trabajo en equipo, liderazgo y gestión de conflictos. Ambientalista y amante de la cultura, con toda una vida en el servicio comunitario, socio activo de Rotary Internacional.