Inicio / Destinos turísticos / Ligüiqui, destino arqueológico del Ecuador
Ligüiqui, Ecuador

Ligüiqui, destino arqueológico del Ecuador

La comunidad de Ligüiqui, se encuentra localizada en la provincia de Manabí – Ecuador, en el cantón Manta en la costa ecuatoriana, y pertenece a la parroquia rural de San Lorenzo, posee una población aproximada de 300 habitantes1 y debe su nombre a una antigua historia, en la que expertos cronistas han manifestado que Ligüiqui fue una localidad comercial gobernada por un cacique de nombre “Liqui”. Liqui tuvo su primer hijo y le dio el nombre de “Iqui”, a temprana edad (12 años aproximadamente), Iqui había aprendido a realizar actividades como la pesca, agricultura, ganadería, caza, confección y trabajos con materiales sagrados como la concha Spondylus. Posteriormente su padre le otorga el cargo de cacique de lo que actualmente conforma la “loma de Ligüiqui”, es así que, el nombre es producto de una unión en honor a ambos caciques Manteños2.

La comunidad Ligüiqui, ha sido por años una caleta de pescadores (pueblo pesquero), asentada en la parte alta de un acantilado que se encuentra aproximadamente a 100 mts sobre el nivel del mar, lo que le permite tener características especiales tanto en el clima como en el vistoso paisaje que la circunda, por su privilegiada ubicación la rodean varios tipos de vegetación, desde bosque seco a húmedos. Esto es lo que las generaciones actuales conocen de Ligüiqui, sin embargo su riqueza se remonta a varios periodos de la prehistoria ecuatoriana, se han encontrado vestigios arqueológicos que datan del periodo Formativo (2500 a 1500 A.C.), aunque realmente Ligüiqui alcanzó la cúspide del desarrollo en el periodo de Integración (500 a 1500 D.C.) con la cultura Manteña, cultura que de acuerdo a varias investigaciones mantuvo relaciones comerciales con culturas de Centro América entre ellas los Mayas, por la importancia que representaba la concha Spondylus (Bivalvo Spondylus), lo propio con los Incas en los Andes Ecuatorianos.

Quienes viven en Ligüiqui y aquellos que hemos tenido el agrado de visitarlo, sabemos que comúnmente al caminar se encuentran objetos arqueológicos en su mayoría de procedencia Manteña. En muchas ocasiones al construir una nueva vivienda se pueden encontrar entierros con sus vasijas funerarias o cuando llega el invierno las lluvias desentierran los objetos arqueológicos.

Hijos de la comuna de Ligüiqui mantienen una lucha de años por concientizar a la población sobre el tesoro que poseen, uno de los objetivos planteados ha sido la creación de un museo que muestre los objetos hallados y que motive al turista a visitar Ligüiqui, generando así; empleos directos e indirectos a la comunidad, teniendo en consideración que el eje para el desarrollo comunitario debe estar sujeto a los principios del turismo sostenible (sociedad, medio ambiente y economía).

Sin bien es cierto que al momento Ligüiqui recibe turistas semanalmente, éstos se podrían multiplicar si las autoridades del GAD Manta a través de la Dirección de Turismo mostraran un poco más de interés por el desarrollo turístico de las zonas rurales, se podría articular un trabajo mancomunado entre autoridades, comuneros, cámara de turismo y ULEAM a través de la Facultad de Turismo, donde se generen ideas ya no sólo de un museo, sino más bien la elaboración de proyectos que se puedan ejecutar en el corto plazo, como la creación de senderos ecoturísticos, la implementación de servicios cercanos a la playa (duchas, baterías sanitarias), locales comerciales para artesanías, centro de interpretación, deportes acuáticos, entre otros.

Alcívar (2018), en su artículo “Caracterización Turística de la Comunidad de Ligüiqui-Manta-Ecuador, como contribución al Turismo Comunitario”, manifiesta que; son dos los atractivos turísticos de la comunidad de Ligüiqui, uno de categoría natural, integrado por la playa, y otro de categoría cultural, dada la existencia de ruinas y vestigios arqueológicos.

Recurso natural en la comunidad de Ligüiqui

La playa debe su nombre a la propia comunidad, se encuentra a escasos metros de la población local y es el principal atractivo que se posee, dado que el acceso en vehículo es posible, lo que facilita el disfrute del mismo. La comunidad más cercana es Pacoche a 5km.

Las playas manabitas se caracterizan por sus cálidas aguas, lo que permite ventajosamente ser visitadas todo el año, lo mismo ocurre con la playa de Ligüiqui, la mayoría de turistas que visitan la playa, son  de procedencia nacional, y la época en la que llegada se registran es en la temporada playera (entre febrero y marzo). La playa se encuentra en muy buen estado de preservación y es de acceso público. Dentro de la playa en la zona pedregosa se encuentran los corrales marinos, que como ya se había mencionado anteriormente, son formaciones de piedra hechas por el hombre, se cree que por la población Manteña en el periodo de Integración de la prehistoria ecuatoriana (500 a 1500 D.C.), están ubicadas en la parte pedregosa de la playa de Ligüiqui, en forma de media luna, de manera que cuando la marea sube, estos permanecen llenos de agua, quedando dentro, peces y algunas otras especies marinas, se cree que era uno de los métodos de pesca de la época.

Corral-Marino-Ligüiqui-Ecuador

Playa-en-Ligüiqui-Ecuador

Para llegar hasta la playa existe cierta señalización vial, al contrario de la señalización turística que es inexistente. El principal medio de transporte para llegar a la playa si no se posee un vehículo propio, son las camionetas de las 2 cooperativas que operan la ruta desde Manta, Trans Santa Rosa, que tiene frecuencias diarias y Cooperativa de transporte El Aromo, con frecuencias diarias y camionetas para la prestación del servicio.

No obstante, se puede arribar vía marítima, dado que la playa presta las condiciones necesarias para los medios de transporte marítimo, sin embargo no es un medio común de transporte para turistas, pero sí el medio más utilizado por los pescadores.

En la playa ya existen ciertas facilidades turísticas, es el caso de 3 restaurantes que se ubican en el lugar y que poseen un menú integrado básicamente por mariscos.

La playa es idónea para la práctica de actividades recreativas, es el caso de la natación, pesca deportiva, caminatas, visitas guiadas, observación de flora y fauna, camping, ciclismo, buceo o snorkel, entre otros.

Recurso cultural en la comunidad de Ligüiqui

El recurso cultural se encuentra dentro de la comunidad, puesto que se podría decir que la comunidad hoy existente se asentó sobre los vestigios de lo que un día fue un importante centro de la cultura Manteña.

restos-de-céramica-en-Ligüiqui-Ecuador

El acceso hacia lo que se podría denominar ruinas arqueológicas, es limitado y muy difícil de ingresar en la época invernal, existen senderos pero en su mayoría de uso de la comunidad con fines de movilización del ganado caprino que se cría en el lugar.

Hablar de demanda real del atractivo es complejo, dado que por la condiciones del lugar la puesta en oferta aún no es una realidad, se podría hablar de demanda potencial.

El recurso cultural se encuentra algo deteriorado con posibilidades de recuperación, es en este sentido que, el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural junto con la comunidad, están trabajando en un proyecto de conservación del recurso cultural de la localidad, no obstante, lo que vuelve complejo la preservación del recurso es que la tenencia de las tierras es de propiedad privada, pública y comunal y aún no se establecen convenios que permitan la apropiada preservación del mismo.

Lastimosamente, no existen aún restricciones, regulaciones o políticas para el uso responsable del recurso cultural, sin embargo, existe una profunda preocupación por gran parte de la población local, que han visto en este recurso un potencial atractivo turístico.

Se vuelve importante mencionar que, el recurso cultural no es visible a simple vista, dado que para llegar a él, se debe primero bajar un pequeño risco, atravesar un río seco la mayor parte del año y por último subir una pendiente, se complica aún más el acceso, puesto que no existe ningún tipo de señalización turística y los senderos son conocidos únicamente por los pobladores de la localidad. No obstante, el lugar es apropiado para ciertas actividades recreativas tales como: caminatas, visitas guiadas, observación de flora y fauna, conocimiento antropológico, entre otros.

Al momento la pesca es la principal fuente generadora de divisas, la idea base es convertir a Ligüiqui en el mediano plazo en un destino que oferte turismo cultural, puesto que el componente histórico-arqueológico se presta para tal, sumado a la oferta de sol y playa y posibles ecolodges (hoteles ecológicos) que se proyecten montar, dando así la facilidades que el turista necesita.

Referencias


  • [1] Cifra proporcionada por el presidente de la comunidad.
  • [2] Reseña histórica contada por miembros de la comunidad.

 

Compártelo con tus amigos

Comentarios

comentarios

Acerca de Isidro Alcívar Vera

Isidro Alcívar Vera
Ingeniero en administración de empresas turísticas por la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí. Actualmente curso estudios de postgrado de maestría en gestión de empresas turísticas por la Universidad Tecnológica empresarial de Guayaquil, al mismo tiempo que el Diplomado “Experto Internacional en Comunicación Turística” por la Organización Mundial de Periodismo Turístico. Profesionalmente desarrollo funciones administrativas y docentes dentro de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, tengo el agrado de ser articulista de los diarios “El Mercurio de Manta y El Diario Manabita”, he trabajado como guía de museo, agente de counter, guía freelance y he colaborado activamente con la cámara de turismo del cantón Manta.