Inicio / Empresas turísticas / Liderazgo efectivo: exigencia de las organizaciones turísticas
mujer en hotelería

Liderazgo efectivo: exigencia de las organizaciones turísticas

Las organizaciones turísticas están siendo, sin ninguna duda, organizaciones del conocimiento; la competitividad de éstas dependerá de la creación del mismo, de la capacidad de aprendizaje, del compromiso de los líderes para proporcionar su conocimiento y sus competencias genéricas a la organización. El líder requerido es aquel que sea capaz de integrar, con una visión empresarial atractiva, a todas las personas que constituyen la empresa, en torno a un proyecto compartido.

El liderazgo empresarial supone, generalmente, un proceso de influencia sobre los dirigidos que, en la mayor de las veces, constituyen un grupo. Es actuar para hacer actuar, es provocar una acción, es crear un movimiento o una movilización en los dirigidos hacia el fin deseado o el objetivo perseguido. Por lo tanto, toda actuación de una persona que provoca acciones en otras, puede considerarse como un acto directivo. Lo que distingue a la dirección de otras actividades es, por lo tanto, que las acciones que el dirigente provoca en los dirigidos vayan encaminadas intencionalmente a lograr los objetivos determinados.

Dirigir organizaciones turísticas y lograr los objetivos fijados, tiene un cierto encanto o magia que se ha convertido en un tema fascinante de confrontación para académicos, líderes, empresarios y emprendedores. Lograr que la gente coopere es una tarea muy habitual y ardua, cuya esperanza es alcanzar una meta común. Sin embargo, al mismo tiempo, representa un enorme inconveniente para la sociedad empresarial del ramo, pues, supone un gran reto.

El interés por este gran desafío ha aumentado proporcionalmente con respecto a la complejidad de las competencias o tareas requeridas dentro del sector empresarial. Por lo que es pertinente, y muy necesario, que se tenga un enfoque muy bien definido hacia un liderazgo en situaciones complejas por las que pasan las organizaciones, donde se pueda, en términos generales, comprender y solucionar tres cuestiones de suma valía e interés: ¿Cómo se convierte alguien líder?, ¿Cuál es el comportamiento idóneo de los líderes? y ¿Qué cualidades y atributos se debe tener para ser un líder efectivo? Esta última, indudablemente, es la más importante para la gestión actual de las organizaciones turísticas y la gran preocupación a resolver; surgiendo, para ello, la necesidad de desarrollar líderes, mujeres u hombres, capaces de crear y transformar contextos organizativos retadores y atractivos

Quien desee convertirse en un líder destacado y pretenda mejorar la efectividad y, por consiguiente, el rendimiento de su organización, tendrá que advertir algo más que unas simples reglas. En cuanto se lleguen a comprender los principios teóricos del comportamiento humano y organizacional,  se determine qué es lo potencia las habilidades y capacidades, con seguridad se podría saber cómo modificar y mejorar las formas en que operan tanto los líderes y como sus grupos.

Los líderes tienen la obligación de crear en sus organizaciones ventajas competitivas y un valor añadido, ser conscientes de los cambios, adaptándose y modificando lo mejor posible su forma de gestionar, para mejorar su efectividad, productividad y competitividad. Para lograrlo su mejor recurso es el capital humano, es decir, sus colaboradores (los que sufren todos los problemas y son las principales víctimas del cambio).

La actual empresa, basada en competencias, entre otros factores más, ha puesto énfasis en las personas, en los profesionales que aportan valor añadido y en cómo gestionar el conocimiento, la actitud y las habilidades. El líder debe añadir además, el diseño de un espíritu colectivo, introducido en un proyecto de empresa compartido por todos: accionistas, trabajadores, directivos, clientes, proveedores. Es fundamental poner a la persona en el centro de la actividad empresarial. Esa persona que es conocimiento, pero que es también capacidad, cultura, valores, personalidad propia y disposición.

El líder organizacional del futuro tendrá que manejar las competencias adecuadas y necesarias, capaz de desarrollar el potencial de su gente a fin de obtener y rebasar los resultados esperados: aumentar la productividad, mejorar el clima organizacional, motivar al equipo de trabajo, desarrollar habilidades y talento.

También puedes leer: ¿Qué es la competitividad de los destinos turísticos?

Compártelo con tus amigos

Comentarios

comentarios

Acerca de Mauricio Sotelo Arriaga

Mauricio Sotelo Arriaga
Lic. en Turismo. Pasión, disciplina y voluntad ingredientes indispensables para mostrar amor por el turismo.