Inicio / Hablemos de turismo / Flamante graduado, actual desempleado: el duro viaje en busca de una oportunidad
Estudiantes graduados

Flamante graduado, actual desempleado: el duro viaje en busca de una oportunidad

Nos invade una inmensa alegría al saber que hemos concluido nuestra preparación académica y estamos listos para salir al “mundo laboral”. Como siempre, vivimos idealizando qué haremos después de la universidad, muchos buscan emprender su propio camino, sin depender de nadie, siendo sus propios jefes. Otros prefieren ganar experiencia en el sector empezando a tocar puertas, enviando tímidamente su humilde hoja de vida con la esperanza de que alguna empresa pueda tomarlos en cuenta para iniciar su carrera profesional.

“Experiencia” es una de las palabras que genera incomodidad en los nuevos profesionales. La mayoría de empresas del sector turístico, al momento de buscar nuevo talento prefieren inclinarse por aquellos profesionales que ya han tenido una experiencia previa en el sector. Lo que lógicamente es más conveniente, porque quizás ese profesional pueda aportar a la empresa desde sus conocimientos, pero, ¿no les parece que un profesional nuevo también tiene mucho que aportar dentro de una empresa?

La respuesta es claramente afirmativa. Invito a todas las empresas del sector turismo a que puedan disponer de puestos para esos nuevos profesionales que tienen todas las ganas de aprender “llevarse el mundo por delante” queriendo cumplir sus objetivos y sueños. La experiencia no es sinónimo de ser un buen profesional; claro está que no se desmerece a los profesionales que ya tienen un recorrido en el sector, pero apoyemos a los nuevos talento. Creo firmemente que las empresas pueden llevarse grandes sorpresas, existen tantas personas talentosas que quieren contribuir desde una perspectiva fresca, con ideas originales en pro de avanzar y contribuir.

Lamentablemente en nuestro sector existe una fuga de talentos: profesionales que se han pasado meses e incluso años buscando esa oportunidad de entrar en el ruedo del turismo. Se decepcionan y deprimen y no les queda de otra que desviar la búsqueda a otros sectores en los cuales tal vez tienen mayores esperanzas en conseguir la ansiada oportunidad. La idiosincrasia del boliviano en estos temas es mantenerlo todo en familia o amigos, cerrando definitivamente las puertas a nuevas personas fuera del círculo, lo que en Bolivia llamamos “muñeca”, otra de las palabras que indigna a los nuevos profesionales. Por si no lo entendieron, la “muñeca” sería el acto de apadrinar a alguien, buscando o acomodando un puesto de trabajo a una persona. Así simple y directo, “porque te conozco, te hago el favor de darte el trabajo”, verdaderamente indignante.

Pareciera que estamos defenestrando a las empresas turísticas. Pero para mirar el vaso en todos los ángulos, hablemos del nuevo turistólogo. Amigo(a) si en tu etapa universitaria te has dedicado a hacer vida social más que académica, tampoco pidas que los empleadores te pongan alfombra roja. La preparación académica debe ser seria. Aprovecha al máximo todo el conocimiento que imparten los docentes, cuestiona todo, lee, investiga, produce conocimientos.

Te quiero contar desde el día 1 en el que pisas la universidad, tu vida profesional ha comenzado. Tómatelo en serio, porque de eso dependerá el futuro de tu vida laboral. Y para cerrar este pequeño texto, te doy un consejo, ¡APRENDE IDIOMAS!, verás que las puertas se abrirán automáticamente y te harán un profesional con un perfil más interesante.

Comentarios

comentarios

Acerca de Alvaro Garces Del Castillo

🇧🇴 Lic. en Administración turística de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo”. Amante del turismo, la cultura, las redes sociales, el diseño gráfico. Me gustan los nuevos retos, siempre en aprendizaje constante. Llevo dos años de experiencia en el área de turismo emisivo. Me gusta escribir, compartir con la gente mis puntos de vista.