Inicio / España y Europa / Entrevista a Rebeca Avila, directora de Responsabilidad Social Corporativa y Comunicación del Grupo hotelero Accor en Europa del Sur
Avila
Rebeca Avila

Entrevista a Rebeca Avila, directora de Responsabilidad Social Corporativa y Comunicación del Grupo hotelero Accor en Europa del Sur

Rebeca Ávila, Directora de Responsabilidad Social Corporativa y Comunicación del Grupo Accor en Europa del Sur, uno de los más importantes del mundo, habla para entornoturistico.com sobre la situación de la hotelería. Ávila, también, firme defensora de los derechos de la mujer en el trabajo y responsable de comunicación de la asociación Mujeres Avenir, nos comenta sus ideas sobre este tema.

Usted es una firme defensora de la necesidad de acelerar la paridad y el empoderamiento económico en el mundo empresarial con leyes de cuota (actualmente, de las mujeres que representan el 40% de los empleos, sólo el 6% alcanzan las direcciones ejecutivas), inspirándose del marco legal francés. ¿Tan mal está la situación actual?

La pandemia nos ha enviado un mensaje claro: el siglo XXI será el de la transformación y justicia social o no será. Y las mujeres tenemos un papel fundamental como motor de cambio.  Debemos impulsar un nuevo liderazgo más diverso. Y para ello necesitamos contar con una representación más equilibrada en las empresas para que sean más inclusivas y la sociedad sea mucho más justa. Es por ello que desde Mujeres Avenir llevamos años trabajando para seguir el modelo francés de cuotas que tan buenos resultados está dando en nuestro país vecino.

Creo que en España la celebración del Día de la Mujer del año 2018 fue decisivo porque dejó de ser algo que implicaba solamente a las mujeres. Hubo un gran trabajo de muchas instituciones, pero también de muchas personas a título individual y como colectivo, en el que se cambió el mensaje de ser un tema sobre mujeres para trasladarlo a lo que realmente significa el feminismo, igualdad de derechos y oportunidades, y que muchos no acababan de entender.

Creo que otro gran avance es nuestra determinación. Estamos en un punto en el que muchas mujeres, en muchos sectores y en diferentes ámbitos tanto a nivel institucional como a nivel empresa, hemos perdido el miedo a reivindicar realmente lo que nos corresponde por derecho y a transmitir muy bien qué significa el feminismo (igualdad), porque creo que era una palabra de la que se había apoderado ciertos sectores, no se explicaba correctamente ni se hacía una buena pedagogía de su significado.

Aún falta el empoderamiento económico y estar presentes en los puestos de decisión, por ello son importantes las cuotas, bien entendidas. A veces se confunde la cuota con la discriminación positiva y no es así. Hay que explicarlo bien y esta es una de mis luchas personales. Cuota es garantizar el acceso y las oportunidades basándose en la meritocracia. La cuota es como la ley, y la ley está para ayudar y proteger al que lo necesita en cada momento.  Eso no significa que a la mujer que llega por cuota le han regalado nada. Me parece muy injusto que se ponga en duda los años de trabajo y esfuerzo que hay detrás de cada mujer que llega a una determinada posición. Al hombre no se le mide de la misma manera. 

Opino que las mujeres debemos huir de una estrategia de defensa que nos hace asumir patrones masculinos para que nadie ponga en duda por qué hemos llegado. Abogo por tener confianza en nosotras mismas y en nuestra capacidad de liderazgo y por supuesto ser generosas, solidarias y ayudar a otras a conseguirlo. ¡Por eso soy firme defensora de las cuotas hasta que el equilibrio se logre de manera natural!

Accor es modélico en este sentido. Tienen desde hace años un compromiso de igualdad profesional entre hombres y mujeres, donde la representatividad de las mujeres como directoras de hotel alcanza hoy un 34% a nivel mundial y no hay brecha salarial ( la media empresarial es de 20%). ¿Cómo lo han conseguido?

Recuerdo que fue en el año 2012, cuando el tema del liderazgo femenino no estaba tan en boga como ahora, cuando ya en Accor lanzamos nuestra red de mujeres con el objetivo claro de ocupar posiciones fundamentalmente directivas. Es verdad que contábamos con una paridad real en el número de empleados, pero cuando subías hasta los puestos de responsabilidad, como puede ser la dirección de hotel, los directores de departamento, los de operaciones, o los directores de país, el porcentaje bajaba hasta el 17 %.

Lo que hicimos fue marcarnos unos objetivos. Soy de la opinión que es esencial marcar objetivos, lo llames cuota, KPI o como quieras, porque es la única manera de avanzar. Cuando marcas un objetivo y lo acompañas de un KPI concreto que puedas medir, de un plan de acción o de acompañamiento, al final se obtienen resultados. En 2012 nos marcamos como objetivo llegar a tener el 35 % de directoras de hotel y establecimos un plan de acompañamiento y de mentorías. Hoy, tengo el orgullo de poder decir que en la región que lidero ya contamos con un 41 % de directoras de hotel. Fijar un objetivo y establecer mediciones te permite conocer los avances conseguidos. De hecho, ahora estamos en un momento en el que ya es habitual entrar en un hotel Accor y que esté liderado por una mujer, pero toca hilar más fino y encarar un nuevo objetivo con las direcciones de operaciones, que son el siguiente escalafón, pero también con los consejos ejecutivos y los comités de administración. ¿Por qué? Porque necesitamos ocupar de manera equilibrada esos espacios de poder. Es una cuestión de igualdad de oportunidades.

¿Cuáles serían los rasgos propios de un liderazgo femenino?

El sentido de la responsabilidad, la agilidad y la innovación en las soluciones tomadas, la empatía en la gestión y dirección de equipos, la capacidad para comunicar y transmitir confianza. Todos estos importantes valores se han puesto de relieve especialmente durante la crisis sanitaria donde ha quedado demostrado con nombres y apellidos que el liderazgo femenino tiene mucho que aportar…podríamos citar ejemplos como Angela Merkel, Christine Lagarde, Kristalina Gueorguieva…y tantas otras mujeres no tan visibles…

Accor, con más de 5100 hoteles en 110 países, es una de las cadenas más importantes del mundo. ¿Cómo le ha afectado la situación de pandemia?

En 2020 sufrimos un revés de una violencia inédita en nuestra actividad. De un día para el otro tuvimos que cerrar el 60% de la red y perdimos el 90% de los ingresos en el segundo trimestre. Estábamos en estado de choc, conmocionados.  Hoy afortunadamente tenemos el 90% de la red de hoteles abierta y empezamos a ver signos de recuperación.

Esta crisis ha hecho evolucionar nuestra estrategia en tres dimensiones : hemos creado un label de seguridad sanitaria (ALL SAFE) certificada por auditores externos, hemos cambiado nuestra política comercial (flexibilidad total) y hemos reforzado nuestra politica de responsabilidad social corporativa con  iniciativas solidarias, para dar sentido a la verdadera razón de ser de nuestro sector : la acogida, el cuidado de otros.

Esta crisis ha acelerado un proceso de transformación, especialmente en nuestra relación con el trabajo, en nuestra forma de gestionar, nuestra capacidad de decidir más rápidamente o incluso en la digitalización. No obstante lo que esta crisis ha subrayado más es ¿Qué sentido dar a nuestra profesión cuando los hoteles se vacían de un día para otro ? Y lo que retenemos es que colectivamente somos más resilientes, somos capaces de cambiar nuestros hábitos y adaptarnos a nuevas realidades por el bien común.

En general, en el mundo de la hostelería, ¿Cómo es la presencia femenina en altos cargos?

Históricamente la presencia femenina en la dirección de grupos hoteleros ha sido muy minoritaria. Por suerte, vamos evolucionando hacia modelos más equilibrados. En el caso de Accor y gracias al trabajo iniciado hace años vamos viendo los frutos: un porcentaje más equilibrado de mujeres en la dirección de hoteles, presencia femenina progresiva en dirección de operaciones y en puestos estratégicos como CEOs regionales o Direcciones de RSC.

Rebeca Ávila.

¿Qué aporta Accor como cadena hotelera en el mundo?

Accor es un actor muy importante en el sector del viaje, la hotelería y el lifestyle, con más de 5100 hoteles y resorts en 110 países del mundo.  Es reconocido por su amplia cartera de marcas (más de 40) que van desde las más económicas como ibis, marcas midscale como Novotel o Mercure o de lujo como SO o Sofitel. Cada marca tiene su filosofía, sus valores, su propio ADN. Ibis está asociada a la música, Novotel al bienestar o SO al lujo rebelde y la moda por ejemplo. Pero todas ellas forman parte del ecosistema Accor /ALL y comparten además de la distribución unos valores comunes entre los que destaco su responsabilidad social corporativa.

Háblenos del programa Plant for the Planet de Accor.

Plant for the Planet es uno de los subprogramas emblemáticos de Planet 21, el programa RSC de Accor. Me gusta resumirlo en la frase “las toallas de los hoteles Accor plantan árboles”, porque invitamos a nuestros clientes a reutilizar las toallas cuando se alojan más de una noche y destinamos los ahorros generados a proyectos de reforestación con impacto social. En España y gracias a la participación masiva de los hoteles financiamos desde hace años una comunidad de agricultores en Villacañas (Toledo),  una población dedicada históricamente a la fabricación de puertas y que debido a la crisis inmobiliaria, vieron en la agricultura una salida.

¿Qué importancia le dan a sus hoteles en España y México?

Todos los hoteles, marcas y países donde estamos presente son importantes. Puedo contarte un poco más de España, donde estoy actualmente basada y país para el que trabajo desde hace ya bastantes años. España es uno de los destinos turísticos más visitados del mundo. Forma parte de los 5 países con un mayor número de sitios clasificados en el patrimonio mundial de la UNESCO. El país tiene un atractivo natural innegable y es un punto de conexión importante con América Latina. Accor tiene con España una relación histórica , abriendo su primer hotel en Girona en 1976. Es un destino clave para nosotros, tanto para el turismo de negocios como para el de ocio y contamos no sólo con mantenerlo sino reforzarlo.

Háblenos del nuevo proyecto de Accor, el hotel-resort SO/, recién inaugurado en Sotogrande?

So Sotogrande es un resort extraordinario, un destino en sí, el nuevo « place to be » para españoles y viajeros internacionales con muchas ganas de hacer una pausa en un destino muy atractivo de Andalucía, como es Sotogrande.

Es el nuevo buque insignia de Accor en la Costa del Sol, con 152 habitaciones que invita a disfrutar de una variada oferta gastronómica, un centro de bienestar y fitness extraordinarios y 3 piscinas con unas vistas únicas al mediterráneo.

Lo que más me gusta es la experiencia que propone de Cortijo Revolucionado. Un hotel que combina a la perfección la hospitalidad, elegancia y carácter andaluz con la sofisticación, modernidad y lujo rebelde de la marca SO de Accor. ¡Irresistible !

SO
Vistas del hotel con su emblema SO/.

¿Qué valora más, como usuaria, a la hora de elegir y visitar un hotel?

Sinceramente me gusta mucho percibir que el equipo del hotel sea humano y profesional a la vez, creo que es lo que marca la diferencia y con lo que te quedas al final. También valoro cada día más  la apuesta y acciones concretas que un hotel hace para tener un impacto positivo, tanto a nivel medioambiental como social. Y por supuesto que haya animaciones, ambiente.. me gusta ver los hoteles, como lo que realmente son, centros de vida.

Díganos un viaje ideal que haría y un establecimiento hotelero que sea de su agrado.

Sin lugar a dudas, ¡mi último viaje a So Sotogrande!. Confieso abiertamente mi emoción por inaugurar en mi tierra un cortijo revolucionado que conserva esas raíces andaluzas que me enorgullecen tanto con la sofisticación y estilo de nuestra marca SO. ¡Un viaje más que recomendado!

Comentarios

comentarios

Acerca de Carmen Pineda

Inquieta, rigurosa, sensible y amante de la cultura (sobre todo el cine), el turismo, la gastronomía y los viajes. Me gusta comunicar y escribir sobre mis experiencias y sobre el mundo en general.