Inicio / Artículos de turismo rural / ¿El turismo rural acentúa o combate la pobreza?
Turismo rural acentúa o combate la pobreza

¿El turismo rural acentúa o combate la pobreza?

Hablar de la industria turística es reconocer que esta participa en pro de la economía local, regional y nacional de cada país.

En los últimos años, México ha logrado un crecimiento que me lleva a reflexionar sobre las ventajas y desventajas del mismo. Si bien es cierto que en algunas regiones se ha convertido en el motor de desarrollo, también es cierto que ha acentuado la pobreza. Seguramente pensarán que lo que estoy diciendo es un disparate; sin embargo, lamentablemente no es así. Pero, ¿por qué digo que puede acentuar este problema que tanto aqueja a las zonas rurales como a las zonas urbanas de nuestro México? Porque el turista ha puesto de moda visitar lugares alejados del ruido y el estrés que generan las grandes urbes, posicionando a las zonas rurales como su terreno preferido. Estos lugares ricos en biodiversidad y cultura, se ven amenazados por empresarios que los ven como una oportunidad para seguir incrementando sus ganancias. Al tener el capital suficiente deciden comprar terrenos a precios bajos, construyendo hoteles, restaurantes y spas diseñados para extranjeros. Esto ocasiona que la población local no pueda competir con esta oferta; aunado a esto, la especialización que se exige es mayor, desplazando a las personas que no cuentan con el nivel educativo que se requiere.

Otra desventaja a la que se enfrentan los nativos, es el impacto a su medio ambiente y el agotamiento de sus recursos naturales. Lo ideal sería que las empresas del sector privado hicieran un compromiso con las pequeñas y microempresas de estos lugares, que las ayudará a ser competitivas, que motivaran a los locales a ofrecer sus servicios, que se llevaran a cabo acciones para cuidar y preservar el medio ambiente, y que se promoviera la competencia justa.

Como turista y como ciudadana, me asombra ver como el turismo rural está cayendo en los mismos errores que el turismo urbano, me impacta saber que no hay apoyo gubernamental para mejorar las condiciones de estos lugares que ofrecen servicios turísticos. Si el turismo rural nace para combatir la pobreza, ¿por qué no se han cambiado sus prácticas obsoletas?, ¿por qué no se han capacitado a los locales para competir en este rubro?, ¿por qué sólo se ha pensado en los bienes y servicios para el turista y no en la reactivación de la economía local?,  estas y otras preguntas me hacen cuestionar cada vez más las ventajas al turismo rural.

No estoy diciendo que sea malo, sino que ha ido olvidando sus objetivos. Actualmente ya no es una herramienta para erradicar la pobreza, ahora es un campo nuevo de inversión para el empresario.

Notas relacionadas: 

Personas han comentado

Acerca de Saray Ibáñez Hernández

Socióloga de formación y comunicóloga en proceso. Novata pero apasionada por los medios impresos.