Inicio / Blog de Viajes / Coyote Canyon Adventures: la unión de dos mundos
Cabalgata con Coyote Canyon
Aunque se podría pensar que ir a caballo es sencillo, la realidad es que para algunos representa un esfuerzo físico importante. En esta foto estamos en lo más alto de la cañada.

Coyote Canyon Adventures: la unión de dos mundos

Rodrigo es elocuente, conversador, innovador, soñador, “de ciudad”, Javier es parco, directo, práctico, “de rancho”, y aun con esas diferencias, han logrado llevar juntos a buen puerto a Coyote Canyon Adventures, una empresa de gestión de destinos especializada en aventura y ecoturismo, que aunque tiene múltiples productos para ofrecer, sobresalen las excursiones a caballo que realiza el recorrido en la parte central de la cañada más grande del estado de Guanajuato, sección conocida, hoy, como «Coyote Canyon», a unos 30 minutos de San Miguel de Allende, y así, entre lomas, rocas, cuevas, riachuelos y vegetación abundante, miles de turistas disfrutan anualmente de una experiencia tan auténtica como emocionante.

Rodrigo Landeros de Coyote Canyon
Rodrigo Landeros es el encargado de dar las primeras instrucciones para saber cómo dirigir al caballo.
Javier Morín de Coyote Canyon
Javier Morín posa para la foto al finalizar el recorrido de ese día.

Hace ya 24 años de que dio inicio, la idea fue de Rodrigo Landeros, emprendedor, empresario y jinete. De joven era un “hippie” (o así le decían) que le encantaba la aventura y vivía de hacer retratos. En una de esas travesías, allá por 1997, llegó manejando 800 kilómetros desde Matamoros, Tamaulipas, hasta San Miguel de Allende, ciudad de la que se enamoró y donde se quedó a vivir. 

Un día, ya en el año 2000, mientras visitaba el sitio arqueológico de Cañada de la Virgen junto a su en ese entonces, esposa, embarazados de su primera hija, vio a un vaquero montando su caballo. Motivado por su deseo de explorar cosas nuevas, se acercó a él para pedir que le dejara dar un paseo recreativo sobre el animal. Viendo belleza donde el resto de vaqueros veían rutina, fue que empezó a planear un negocio para llevar clientes a ese lugar. 

Del otro lado, del de los ejidatarios, tenemos a Javier Morín, ganadero de cuarta generación, jefe de arrieros y jinete experto. En aquellos tiempos se dedicaba a la ganadería y a hacer quesos que, junto a su familia, vendían en la ciudad. Cuenta que cuando conoció a Rodrigo le pareció muy atrabancado, que no medía las consecuencias, y claro, desconfiaba que un negocio como ese le fuera a interesar a la gente. De cualquier manera lo apoyó, total, qué es lo peor que podría pasar.

Javier tenía las herramientas (como le llama a sus caballos) y Rodrigo las ganas y la visión. Ambos apoyados de la fe que tienen en Dios.

Con el consentimiento de los vaqueros y con la decisión de Rodrigo, se pusieron a trabajar. Este último se encargó de hacer invitaciones con fotos que pegó junto a unos buzones de cartón que dejó en algunos lugares turísticos de San Miguel de Allende, ofreciendo el servicio de excursiones a caballo por un circuito establecido, para todas las edades, con guías bilingües y clases de lazar. Como no contaba con celular, solicitaba que dejaran sus datos y que se pondría en contacto con ellos enseguida.

Seis días pasaron hasta que llegaron los primeros interesados y un par de días después, nacía oficialmente Coyote Canyon Adventures. El primer año consiguieron 145 clientes, el segundo 300, después 450, al siguiente 600, y así hasta llegar a la muy exitosa cifra de 2,700 que disfrutaron de cabalgar en el 2023.

Actualmente, Javier hace el trabajo pesado, es quien organiza a los vaqueros y se encarga de la logística; Rodrigo es la cara visible del proyecto, el de los negocios. Y parece que sus hijos Javier y Monique (respectivamente) seguirán sus pasos.

Tuve la oportunidad de vivir esta experiencia, considerado el producto estrella de Coyote Canyon Adventures. Junto a un grupo de 7 personas, nos recogieron en sus oficinas centrales, cerca del centro de San Miguel de Allende, y nos llevaron en una minivan hasta el rancho ubicado en Boca de la Cañada. Y tal como lo podrías ver en alguna película de Vicente Fernández, el lugar dispone de caballerizas, evidentemente están los caballos y varios vaqueros preparados para ayudarte en lo que necesites; y para darle un mayor realismo, una vaca por ahí y un puñado de perros corriendo por la terracería.

Rancho Coyote Canyon
Así se ve desde lejos el Rancho «Coyote Canyon».
Caballos y clientes de Coyote Canyon
Desde que llegamos, los caballos están practicamente listos.
Comienza la cabalgata con Coyote Canyon
Las expectativas que teníamos al principio del recorrido se superaron con creces al finalizar.

La explicación de cómo hacer la actividad correctamente, dura unos 10 minutos: te subes a tu caballo y comienza la aventura con todo el grupo, un caballo detrás del otro por un recorrido que duró unas 4 horas. Casi no necesitas dirigir al animal, se tiene tan aprendido el camino y está tan bien domesticado, que prácticamente va y viene solo. Avanzas por caminos rocosos, estrechos, irregulares, con plantas que en un descuido podrían lastimarte la cara. Primero asciendes hasta el punto más alto de la cañada y luego el descenso implica un esfuerzo diferente aún arriba del caballo. Incluso le puedes poner mayor adrenalina y velocidad, galopando. Alcancé a distinguir un vaquero por cada tres visitantes, así que la seguridad está garantizada.

Turistas cabalgando con Coyote Canyon
En algunos lapsos del recorrido nos detuvimos para tomarnos fotos.

La Cañada es un lugar realmente bello con vistas que te sorprenderán. Aunque estamos en una época donde empieza a arreciar el calor y la vegetación no está en su punto más verde y no hubo oportunidad de divisar el riachuelo en su máxima capacidad de agua, te aseguro que no te arrepentirás.

Y esa es solo una experiencia, porque también tienen cabalgatas de día completo donde visitan ranchos con la oportunidad de recolectar huevos, ordeñar cabras y comer alimentos típicos de la comunidad; están las románticas por el centro histórico de San Miguel de Allende u otras más aventuradas recorriendo cantinas antiguas; hay camping, tours arqueológicos, tours de vinos, talleres de gastronomía, rappel, tirolesas, puente colgante, senderismo, cuatrimotos, vuelo en globo, en fin, una gran cantidad de opciones por descubrir.

Reconocimiento para Coyote Canyon
«Coyote Canyon Adventures» ha recibido múltiples premios y reconocimientos por su destacada labor dentro del turismo de aventura y naturaleza en el país.

Javier me cuenta que está feliz, agradecido de seguir en su casa y que el proyecto le ha permitido sacar adelante a su familia y darles educación a sus hijos. Rodrigo va un poco más allá, y dice que aquí encontró su pasión en la vida, «mi verdadera vocación es compartir la cañada y los caballos con el mundo; aunque he venido mil veces, no me canso de hacerlo, porque lo veo a través de los ojos de cada nuevo turista que se siente fascinado de ver esta belleza».

En cuanto a los planes a futuro, sigue existiendo una ligera discrepancia entre ambos, Rodrigo, visionario como siempre, me contó que ya tienen en funcionamiento una ruta a caballo desde Argentina hasta Chile cruzando Los Andes, y que próximamente lanzarán un circuito de una semana por la zona cafetalera de Colombia. Cuando le pregunté a Javier me dijo que “Rodrigo quiere hacer unas cabañas donde vive, pero lo fuerte es esto, ya aquí tenemos trabajo y yo no puedo hacer tantas cosas a la vez”.

Dinos tu opinión

Acerca de Francisco Mejía

🇲🇽 Licenciado en Turismo por la Universidad de Guadalajara. Director General de Entorno Turístico. Escritor y conferencista de tendencias tecnológicas aplicadas al turismo.

Revisa también

Puente colgante en el Parque de Aventura San Miguel

Parque de Aventura San Miguel, un proyecto único en Guanajuato

Parque de Aventura San Miguel es una empresa de turismo de naturaleza, aventura y ecoturismo …

Facebook2k
Twitter203
Instagram649
Tiktok234