Inicio / Ecoturismo / ¿Cómo logró Costa Rica convertirse en un destino internacional de ecoturismo?
Paisaje en Costa Rica
Paisaje en Costa Rica / flickr.com/photos/[email protected]

¿Cómo logró Costa Rica convertirse en un destino internacional de ecoturismo?

Los paisajes de Costa Rica se distinguen por sus paradisiacas playas, sus extensos bosques y selvas, y sus sistemas montañosos y volcánicos, ubicados en un territorio tropical de apenas 51 mil km2 (menos de la mitad de Inglaterra) que sin embargo contiene el 5% de la biodiversidad del planeta, lo que hace de Costa Rica el país con la mayor biodiversidad por kilómetro cuadrado del planeta.

Conscientes del valor turístico de sus riquezas naturales, diferentes sectores de la sociedad costarricense han implementado una serie de estrategias de conservación y promoción que han posicionado al país centroamericano como uno de los destinos ecoturísticos más importantes a nivel mundial. De acuerdo al sitio TripAdvisor:

“Acogedora, tranquila y progresiva, Costa Rica es uno de los destinos de turismo ecológico más importantes. Al ser casi un cuarto del país, parque nacional o zona protegida, son numerosas las posibilidades de explorar las maravillas de la naturaleza.”

Todo comenzó después de la guerra civil de 1948, cuando el gobierno costarricense decidió abolir el ejército y destinar sus recursos económicos a la educación del país. Con las palabras del Presidente José Figueres Ferrer “No quiero un ejército de soldados, sino uno de educadores” Costa Rica se convirtió en una de las primeras naciones del mundo en eliminar sus fuerzas armadas.

En 1963 se fundó la primera reserva natural histórica del país, y en 1970 se creó la red de parques nacionales, bajo la cual el 25 por ciento del territorio costarricense se encuentra protegido.

En los años ochenta Costa Rica convirtió parte de su deuda externa en bonos de conservación ecológica, los fondos se utilizaron para financiar parques nacionales y áreas protegidas, así como instituciones ambientalistas, proyectos de educación, ecoturismo, y manejo sostenible de bosques y selvas. Esta vocación ecológica propició la visita de investigadores y científicos, principalmente biólogos de universidades Europeas y Norteamericanas.

Durante la década de los noventa, Costa Rica comenzó a posicionarse como un destino ecoturístico internacional, alcanzando su primer millón de visitantes en 1999.

En el año 2012 Costa Rica fue incluido en la lista de los 10 Mejores Destinos Éticos por la revista Etichal Traveler Magazine. Durante ese mismo año, el turismo contribuyó con un 12.5% de su Producto Interno Bruto (2.4 billones de dólares) y la nación fue clasificada como la quinta a nivel mundial en el índice de desempeño ambiental.

Para el año 2015 el país recibió a más de dos millones y medio de visitantes, de los cuales la mitad se involucró en actividades de ecoturismo.

Notas relacionadas: 

Entre los esfuerzos en favor de la conservación ecológica y el desarrollo sustentable, destaca la creación de la Ley del Fomento del Turismo Rural-Comunitario, a través de la cual se busca “que las personas habitantes de las comunidades rurales procuren la gestión de su propio desarrollo y que participen en la planificación y el aprovechamiento de los recursos naturales de manera sostenible, a fin de que les permita una mejor condición de vida.”

El Plan Nacional de Turismo Sostenible plantea una serie de programas y lineamientos bajo la premisa fundamental: “La gestión sostenible del turismo es el medio por excelencia para utilizar eficientemente su acervo natural y cultural con el objetivo de generar riqueza que se traduzca en beneficios reales para toda la sociedad costarricense”.

Otro proyecto que vale la pena destacar es el realizado por el Instituto de Turismo Costarricense, el cual creó la Ruta Nacional de Aves con el fin de aprovechar de manera sustentable la riqueza que representan las más de 900 especies que incluyen: colibríes, quetzales, águilas, tucanes, pájaros carpinteros, halcones, pericos, golondrinas, entre muchos otras.

A pesar de esta vocación ecológica, Costa Rica no ha estado exenta de los problemas ocasionados por el turismo de masas, sin embargo, su modelo de desarrollo turístico es un ejemplo a seguir para los demás países latinoamericanos.

Esta pequeña nación ha sido capaz de aprovechar las tendencias emergentes del mercado turístico que demandan experiencias de contacto con la naturaleza. Las autoridades costarricenses han desarrollado una serie de creativas campañas publicitarias que resaltan la cultura ecológica del país, como la campaña dirigida al mercado norteamericano Save the Americans, cuyo vídeo te compartimos.

Compártelo con tus amigos

Acerca de Diego Hannon Ovies

Diego Hannon Ovies
Turismólogo. Apasionado de la investigación multidisciplinaria del turismo. Maestro en desarrollo local y territorio por la Universidad de Guadalajara. Participé en los programas Working Holiday Visa de Canadá y Nueva Zelanda.