Inicio / Blog de Viajes / La otra cara de Los Cabos
Los Barriles en la Paz, BCS playa
Playa Los Barriles en la Paz, BCS / Daphnne Flores

La otra cara de Los Cabos

Hubo un comentario que me gustó mucho dicho por Yeid Flores Garcia, mi sobrina, quien vive en Los Cabos, rumbo a la aventura de la sierra: “Tía que bueno que vamos a conocer cosas padrísimas fuera de la zona turística y el arco”. Y tenía mucha razón en su opinión: La Baja es más que playa, arco y antros. 

Nos dirigimos hasta Cabo Este con rumbo a la Sierra de La Laguna.

Antes de eso hicimos una parada al Ultramarinos El Pitufo. Anteriormente había leído una colaboración sobre este sitio. Y tenían razón: los tamales son exquisitos. El dueño del lugar nos platicó que su esposa en temporada alta hace algunas 1000 piezas semanales, pero ahora en época Covid, solo hace 600 y no puede hacer más porque tiene que estar en casa al pendiente de las niñas y las tareas que les dejan en la escuela. 

Ultramarinos El Pitufo
Ultramarinos El Pitufo.

El tamal envuelto en hoja de plátano lo sacan de una olla que está encima de un fogón calentado por leña. Sentadas debajo de una enramada abrimos este manjar y no exagero: es una combinación de un adobo delicioso, carne de res y camote suavecitos. Combinación que parece extraña, pero está perfectamente balanceada. Ya que cargamos pilas ¡ahora sí! Rumbo a la sierra de la Laguna. Llegamos solo a la base de la sierra, al Rancho Sol de Mayo con el fin de hacer un pequeño trekking para llegar a una cascada entre enormes rocas de granito. Las pozas estaban deliciosas por el calorón que estaba haciendo.

Me platicaron que el cañón de la zorra (a donde bajamos) se llama así porque la cascada asemeja la cola de este animalito. 

cañon de la zorra
Cañón de la zorra.
El cañon de la zorra
Cañon de la zorra.

No había gente, así que pudimos disfrutar del paraje tan relax que puedes quedarte dormido sobre alguna piedra arrullado por el sonido del agua.

Estábamos muy a gusto, pero teníamos que seguir la travesía ahora hacia la playa.

Manejamos un poco más y llegamos a los límites con La Paz: a los Barriles. Desde arriba por la carretera se ve un pueblo relajado e informal muy parecido a alguno de California.

Los Barriles en la Paz, BCS
Playa Los Barriles.

La playa para nosotras solas. Un azul rey bellísimo con una flota de yates coronando el horizonte.

También es delicioso relajarse sobre la arena y oyendo el mar azotando la playa.

De regreso se nos hizo de noche, pero aun así llegamos por más tamales.

De verdad, hay que hacerle caso a Yeid : conozcamos más allá de lo tradicional .

Y si ya has ido a la parte tradicional del Mar de Cortés sabes que le apodan el acuario del mundo. Pero ¿Podrías responder porqué se le llama así? Jaques Cousteau lo nombró de este modo por diversas razones, pero la principal fue porque es un laboratorio de la vida marina y casi todos los procesos oceanográficos suceden aquí. ¡Ah! ¿Verdad? Chequen dato para que apantallen a más de uno. No tienes que venir hasta Cabo para admirarte de esta maravilla, bueno sí vente a Cabo, pero si estás en Sonora o Sinaloa recuerda que también su litoral es Mar de Cortés. 

Y, ¿por qué venir a Los Cabos? Principalmente porque su densidad de población es baja y por ende la tasa de contagios de Covid hasta hoy ha sido baja; porque es venir en plan de relax y hacer actividades al aire libre por tu cuenta, en privado y sin más personas además de ti y tus acompañantes; es lugar privilegiado para hacer una diversidad de actividades en el día: puedes hacer en un mediodía cualquier paseo como ir a Todos Santos y descansar el resto; tiene de los mejores campos de golf en México y el mundo; hay fiesta; pueblos interesantes; playas solitarias por ambos lados: Pacífico y Golfo de California.

Lo más clásico es rentar un yate por 3 horas para que veas la ventana al Pacífico, la cual es una grieta en la montaña por donde se ve el otro mar; el icónico arco; la playa del amor por el lado del golfo y luego la del divorcio por el lado del Pacífico; navegar para ver las distintas ensenadas y playas mientras comes un sashimi de lo que acaban de pescar tempranito en la mañana y cierras con broche de oro haciendo snorkel en alguna de sus orillas. Los que salen para el atardecer son increíbles, claro si no está nublado. Nuestro capitán del yate colocó su caña para ver si salía la pesca para la cena, pero no tuvo suerte.

El Arco de Cabo San Lucas 2
El Arco de Cabo San Lucas, BCS.

Después de un buen baño y un descanso hay que caminar por la marina y al caer la noche sentarse cerca del centro a tomar una margarita: la de piña con naranja está riquísima. Justo frente a la plazuela Amelia Wilkes está ese localito que tiene por logo un changuito y en la entrada tiene un poster que dice “The best margarita in cabos”. Ya abrieron algunos antros y la mayoría de los restaurantes están funcionando. Aún no hay tanta gente aglomerada, apenas si se ven algunos turistas. La temporada de ballenas ya comenzó y se espera un repunte de visitantes. 

Si vas caminando por la marina te venderán varios tours en sitio con el slogan “vente conmigo, yo te robo menos”. Me recordaron a un político que dijo “Sí robé, pero poquito”.

La Baja es realmente un paraíso, tómalo en cuenta como una excelente alternativa.

Comentarios

comentarios

Acerca de Daphnne Flores

🇲🇽 Lic. en Comunicación Social de carrera y profesional del turismo de vocación. Oriunda de Sinaloa. 15 años de experiencia en agencia de viajes, organizadora de tours y formadora de nuevas generaciones de agentes. Corredora y alma viajera, curiosa de conocer detalles de personajes, lugares y nuevas experiencias para acumular anécdotas.