Inicio / Artículos académicos de turismo / El turismo multiproducto
Turismo multiproducto

El turismo multiproducto

En el artículo «el ocio y su relación con el turismo» ya tuvimos un acercamiento al ocio como clúster turístico y dijimos que clúster en turismo es una adaptación conceptual que se usa para significar “aquellas agrupaciones de empresas y organizaciones de un mismo territorio, que están especializadas en un determinado producto, servicio o actividad”.

Este concepto sigue siendo válido y aplicable con pequeñísimas adaptaciones, pero me ha parecido oportuno y para efectos de practicidad darle otro enfoque dejando el clúster para lo regional (grande) y el multiproducto para lo local (pequeño), con la salvedad que el multiproducto promueve, incentiva y busca la variedad en lugar de la especialización.

Lo interesante de este enfoque es que presenta las mismas ventajas operativas y de gestión por lo cual usted ya tiene otra alternativa aplicable a su negocio con pequeñísimos cambios formales.  

Veamos…

Los centros de ocio y turismo multiproducto, también llamados multiexperiencia (o incluso multicultural) son un conjunto de componentes tangibles e intangibles formados por recursos, equipamientos, servicios, infraestructuras, imágenes, valores, etc., que ofrecen beneficios atractivos para satisfacer las motivaciones y expectativas de amplios segmentos de mercado y que “empaqueta” (conceptual y literalmente) aspectos culturales, deportivos, de ocio, gastronómicos, etc., y así llegar con mayor eficiencia al cliente y una satisfacción más amplia.

Es un producto no-compacto y más bien se caracteriza por la diversidad y complementariedad de varias naturalezas que pueden asimilarse sin conflicto con un destino por sí y ante sí, buscando no sólo la consolidación de la propia cultura sino para atraer demandas externas.

La estructura del turismo multiproducto es básicamente piramidal, de tal forma que se empezaría por agrupar subsectores de 2do nivel considerados participantes individuales con ofertas puntuales para comercializarlo como producto definido con imagen propia.

Pongámoslo en fácil a través de este ejemplo:

Formación de un turismo multiproducto de aventura

Es necesario insistir en el tema de lo “multi” como estrategia funcional y publicitaria, por lo cual es imprescindible que los diferentes agentes implicados en el desarrollo del producto tienen que trabajar en sentidos convergentes, uniendo esfuerzos, criterios y estrategias comunes para forzar el logro de los objetivos trazados

Objetivos del turismo multiproducto

Cada grupo debe establecer su propio rumbo buscando equidad en la repartición de obligaciones y derechos, como eje central de colaboración si se quiere conseguir un desarrollo equilibrado y sostenible.

Sin embargo, a título de atrevimiento, no estaría por demás revisar la inclusión de unos objetivos genéricos que pueden ser de utilidad inmediata o punto de partida para su desarrollo.

Objetivos económicos (a corto, mediano y largo plazo)

Y no centrándose solamente en el lucro individual sino proyectando un crecimiento a través de una correcta auto-gestión.

  • Incrementar la facturación grupal para prorrata entre los miembros conformadores.
  • Aumentar el valor de mercado de este sector dentro de la economía en general
  • Buscar la mejora de los recursos utilizados para bien de la economía, de la sociedad y del medioambiente. (sustentabilidad)
  • Crear fondos especiales para implementación de nuevas oportunidades o necesidades (equipamiento faltante, calificación del personal, agremiación, etc.)
  • Ahorrar gastos promocionales y publicitarios a través de una correcta definición y ataque al público objetivo.
  • Fomentar el mejoramiento indirecto y general del sector por un incremento directo del número de visitantes (ventas ocasionales de artesanía no-típica, presentaciones itinerantes o puntuales, etc.).
  • Promover y facilitar la cooperación e inversión (pública y privada) para el desarrollo interno

Objetivos sociales

Un turismo multiproducto NO podrá prosperar SIN el acompañamiento (directo e indirecto) de la comunidad donde se asiente, es decir los propios residentes quienes, por supuesto, deberían ser invitados a la mesa como consumidores de honor, para lograr:

  • Rentabilizar socialmente los resultados de la gestión.
  • Reforzar valores culturales y de identidad social.
  • Mejorar la calidad de vida de los residentes.
  • Satisfacer las demandas propias de los residentes.
  • Fomentar la convivencia armónica y sostenida con acciones formativas, lúdicas, festivas, creativas, etc.

Objetivos medioambientales

Nadie en sus 5 sentidos quiere matar a la gallina de los huevos de oro. De igual manera nadie podría aceptar que el insumo sobre el cual se levanta la pirámide se dañe por falta de cuidado o sobre-explotación a la hora de:

  • Respetar y hacer respetar su propio entorno físico, como elemento diferenciador del producto
  • Promover una mayor sensibilización por parte de la administración, los empresarios y la población local hacia la delicadeza del medio ambiente.
  • Preservar el patrimonio natural con el menor impacto posible (o mejor todavía, impacto neutro)
  • Conseguir un equilibrio entre negocio y conservación.
  • Ordenamiento y mejora de las áreas naturales

Ve el video «Los centros de ocio y turismo multiproducto»

Personas han comentado

Acerca de Alvaro Moreno Pérez

🇪🇨 Ing. de Empresas con 40 años de pasión y experiencia en turismo a nivel internacional, tanto de tráfico receptivo como de exportación y variedad de productos. Desempeño en todos los niveles de funciones operativas, administrativas y control, dentro de empresas especializadas hasta niveles de máxima responsabilidad. “Es de locos hacer lo mismo y esperar resultados diferentes” (Einstein)