Inicio / Artículos de tendencias en turismo / El futuro de la educación en el turismo
Salón de clases

El futuro de la educación en el turismo

Han pasado 6 meses aproximadamente desde que alumnos de todos los niveles educativos de casi todo el mundo se tuvieron que confinar en sus casas y continuar con sus clases a través del uso de internet y una computadora o celular. 

Esto ha puesto a pensar a padres de familia, estudiantes, profesores y universidades si este será el futuro de la educación, y la verdad es que… ¡NO!

El futuro de la educación del turismo y en general, será algo diferente a lo que vivimos ahora, pero tampoco será como antes, la pandemia está ayudando a ir implementando grandes cambios que serán visibles en el transcurso de esta década.

No hay ninguna duda de que la educación online ha llegado para quedarse y esto ya se sabía mucho antes de que llegara la pandemia, por lo que ahora ya no se cuestiona su papel en las escuelas.

Sin embargo el adaptar las clases presenciales, la metodología, el manejo de recursos por parte del docente, estudiantes y universidades a un entorno virtual es donde realmente estará el reto a superar.

El turismo y su diseño curricular es muy particular porque al no tener una base científica robusta como otras carreras, aunado a los cambios, tendencias y nuevas modas, hacen difícil el crear un plan de estudios que se pueda adaptar a una actividad que cambia constantemente, lo cual trae como consecuencia que lo que se enseñe en el salón de clases muchas veces no sirva en el mundo laboral.

Las universidades que sigan abiertas y en operación después de la pandemia y la crisis tendrán que replantear lo siguiente:

  • Su modelo de negocio: Tal vez por un lado los estudiantes que ahora toman clases en línea estén ansiosos por regresar a clases presenciales y tengan un mal recuerdo de las clases que tuvieron durante la contingencia, pero se abrirá un nuevo mercado de gente que tal vez no se pueda desplazar desde ciudades o poblados más pequeños para estudiar en universidades o ciudades más grandes, pero a través de clases online o híbridas sí puedan tener acceso a esa educación; además, muchas personas no podrán pagar colegiaturas caras.
  • La metodología para enseñar por parte de los docentes: Se tiene que capacitar a los docentes, estudiantes y autoridades de universidades para que cambie ese paradigma que tanto se establecido sobre cómo se debe dar una clase y se pueda crear una metodología que realmente funcione para que la experiencia de impartir o tomar una clase en línea no sea frustrante o agobiante.
  • La capacitación constante a los docentes: Es importante que los profesores sepan manejar bien las herramientas digitales, implementar metodologías de enseñanza específicas para la enseñanza y hasta manejo de equipo audiovisual para poder crear material de calidad para sus clases.

Por mi parte me arriesgaré y daré un pronóstico de los que nos espera en los próximos años en cuanto a la educación del turismo en las universidades:

  • Las universidades tienen un trabajo enorme al tratar de recuperarse de esta crisis como cualquier otra empresa, sin embargo, ahora más que nunca tendrán que escuchar y realmente adaptarse a sus clientes: los estudiantes. Deberán identificar qué necesidades tienen y cubrirlas, buscar nuevos mercados y dejar de darle importancia a otros elementos que no son tan importantes para los estudiantes y profesores, pero sí para el renombre de la escuela.
  • Las clases híbridas deberán convertirse en la nueva norma para enseñar turismo, haciendo que los estudiantes estén más en el campo laboral y practiquen y conozcan más sobre este mundo y sólo acudan al salón de clases para resolver dudas o ser asesorados en cuestiones muy puntuales. La teoría se daría en una clase online ya grabada o asincrónica.
  • El mundo digital tomará un lugar primordial en las escuelas, sin embargo el contacto persona a persona será algo que se buscará en cuanto podamos relajar las medidas de distanciamiento social, las clases presenciales no podrían desaparecer.
  • Se tendrán que cambiar aspectos burocráticos que hacen que las escuelas no puedan actualizar su plan de estudios y así adaptarse al mundo tan cambiante del turismo.
  • Por último, aparecerá mucha competencia directa e indirecta ofreciendo educación en línea, lo cuál también será un golpe fuerte para las universidades. Muchas de estas empresas (como pudiera ser una startup), tienen de cierta manera más ventaja sobre las empresas tradicionales y puede causar una disrupción como lo han hecho otras startups en el turismo.

Personas han comentado

Acerca de Rodrigo Pérez Esquivel

Soy licenciado y profesor de turismo que ahora está incursionando en la educación online para estudiantes de turismo. Me apasionan las nuevas tecnologías, el marketing digital y las nuevas tendencias del turismo.