Inicio / Ecoturismo / El faro natural del planeta está en Venezuela, es el Relámpago del Catatumbo
el-relampago-del-catatumbo
Imagen/Fuente: Prensa Corzutur

El faro natural del planeta está en Venezuela, es el Relámpago del Catatumbo

Un interesante, extraordinario e impresionante atractivo turístico natural ubicado en la cuenca del Lago de Maracaibo, en el poblado de pescadores Congo Mirador, Estado Zulia – Venezuela, ilumina las noches, su nombre es Relámpago del Catatumbo o Faro de Maracaibo, considerado el único faro natural del planeta. Un fenómeno natural que brilla por sí solo como si fuese un hecho de otro mundo, digno escenario para una película de ciencia ficción.

El espectáculo natural recibió de parte de la Organización Guinness el 28 de enero del año  2014 la certificación que lo reconoce como un fenómeno meteorológico único, el lugar de mayor concentración de relámpagos del mundo, que produce 1 millón 176 mil relámpagos al año, lo que equivale a 250 relámpagos por km2 al año, superando por 92 relámpagos por km a la región de Kifuka, en la República Democrática del Congo, en África la cual ostentaba el primer lugar.

Como es natural, el fenómeno que es observado desde múltiples puntos como una sola tormenta eléctrica tiene su propio ciclo de actividad, es más visible en los meses de Octubre y Noviembre, y ocurre menos frecuentemente en Enero y Febrero, aunque puede vérsele a lo largo de todo el año (en número de días cambia de año a año, pero en promedio son unas 260 noches/año), desde las 20:00 horas hasta las 5:00 de la madrugada, puede desaparecer durante sequías pronunciadas, pero eso no significa que vaya a desaparecer para siempre.

Vídeo del fenómeno natural

El hermoso fenómeno, involucra no sólo los relámpagos de por sí, sino también los rayos o descargas eléctricas y los truenos que ocurren. La luminosidad de los relámpagos se aprecia desde lejos por lo que se le llama “El Faro de Maracaibo”, y ha servido históricamente para orientar a los navegantes. Su presencia es de antigua data,  se cree que en la época de la colonización y la conquista las etnias de la zona le rendían tributo ya que lo consideraban una manifestación de las divinidades. Los indígenas de la etnia Wari ofrecen una explicación curiosa de los relámpagos: según ellos, se debe a la reunión de millones de luciérnagas que rinden tributo a los padres de la creación.

Existen varias teorías para explicar su origen: una afirma que la ubicación tropical de la cuenca del Lago de Maracaibo y su cercanía al mar Caribe, el Lago mismo como regulador de humedad, temperatura y brisas a lo largo del día y la noche, y sobre todo la configuración montañosa que ayuda a mantener la circulación de vientos en el Sur del Lago, se conjugan de manera especial para producir este fenómeno.

Notas relacionadas:

Otros  investigadores señalan que es el producto de la fricción entre el aire caliente de las zonas existente entre los estados Falcón y Zulia y la corriente fría de la cordillera merideña, lo cual produciría la energía eléctrica necesaria que da origen a la chispa constante en forma de relámpago. Otra de las explicaciones que probablemente daría origen al acontecimiento, es la cantidad de de gases inflamables que se desprenden de las fuentes petrolíferas de la cuenca del Lago de Maracaibo en el cual existen grandes yacimientos.

Por sus potencialidades únicas, los defensores de la naturaleza locales buscan catalogarlo como patrimonio de la humanidad bajo la protección de la Unesco, no se ha logrado todavía este objetivo.

Definitivamente un lugar mágico, que bien merece la pena ser conocido, en una tranquila noche,  descansando en un Palafito de los que abundan en el lugar y disfrutando de la hospitalidad de los lugareños.

Compártelo con tus amigos

Acerca de Ileana Salazar Belloso

Ileana Salazar Belloso
Abogado, Magíster en Planificación Integral para el Desarrollo del Turismo, LUZ- Venezuela. Docente e Investigadora. Facilitadora de MINTUR. Emprendedora, fundadora de la Fundación PROOTUR. “Creo en el turismo como herramienta de desarrollo social, hay mucho por hacer, pero podemos lograrlo”.