Inicio / Destinos turísticos / Colima: la ciudad de las palmeras
Colima Centro Histórico
Centro histórico de Colima, México.

Colima: la ciudad de las palmeras

¿Alguna vez has escuchado sobre “La Ciudad de las Palmeras”? Pues precisamente sobre ese lugar vas a leer en este artículo. 

Me refiero a la Ciudad de Colima, conocida internacionalmente con este apodo debido a la gran cantidad de palmeras, altas y majestuosas, que acompañan cada rincón de la entidad.

Al momento de darme luz verde para enviar mi primera colaboración en este espacio, le estuve “dando vueltas” acerca de cuál de los estados del territorio mexicano enfocarme, y caí en cuenta que no podía elegir mejor que escribir del lugar donde he pasado la mayor parte de mi vida. Sí, soy orgullosamente rodillona, aunque no tengo la menor idea del porqué nos dicen así a las mujeres nacidas en Colima, ya que veo mis rodillas de un tamaño promedio, pero en fin, esa es otra historia.

Colima es la capital del estado que lleva el mismo nombre, es vecino de Jalisco y Michoacán. Siendo honestos, a simple vista luce muy pequeño en el mapa, pero considero que, lo que lo hace grande, es la calidez de su gente y la riqueza de sus entornos naturales en cada uno de sus municipios. Literalmente, puedes pasar del mar a la montaña en el mismo día.

Sin duda alguna, Colima no puede faltar en tu lista de destinos a visitar. Tienes la opción de hospedarte en alguno de los hoteles ubicados en el centro histórico y poder recorrer sus calles rodeadas de edificios de hermosa arquitectura y bellos jardines, donde podrás degustar de una tuba; y no me refiero al instrumento musical, sino a la famosa y deliciosa bebida típica de mi terruño, la cual se obtiene de fermentar la palma de coco. De hecho, en los jardines de la ciudad es muy común observar a los tuberos escalar hasta las copas de las palmeras para poder extraer este líquido y llevarla directo a los vasos de los clientes. Mi total respeto para ellos, es toda una hazaña.

Bebida Tuba
“Tuba”, bebida tradicional de Colima.

Para seguir consintiendo al estómago, puedes comer antojitos mexicanos en alguna de las cenadurías de antaño. El pozole, las enchiladas y los sopitos, son algunos platillos que deleitarán tu paladar, elaborados al mero estilo colimote. En lo personal, el último platillo que mencioné es mi preferido.

Después de esto, y para bajar un poco el remordimiento de conciencia por tanta comedera, puedes visitar el parque La Piedra Lisa, donde el principal atractivo es un monolito de poco más de dos metros de altura, por el cual todo turista debe deslizarse como tradición casi obligada y esto hará que en algún momento regrese o se quede a radicar en la ciudad. ¿Verdad o Mito? Te aconsejo que salgas de dudas y vengas a comprobarlo.

Parque La Piedra Lisa
Parque La Piedra Lisa.

Como te explicaba, algo mágico del estado, es que cuenta con entornos de mar y de montaña, entonces puedes iniciar alguno de tus días de vacaciones con un clima fresco, desayunando en algún restaurante campirano del pueblo mágico Comala, municipio que se encuentra a tan solo 20 minutos; y mientras tomas un rico café con pan (típicos de la zona) podrás observar el imponente Volcán Nevado de Colima, que realmente de Colima solo tiene el nombre, porque territorialmente hablando pertenece a Jalisco, sin embargo, de este lado tenemos las vistas más privilegiadas de este paisaje.

Restaurante El Jacal de San Antonio en Comala
Restaurante “El Jacal de San Antonio” en Comala.
Pueblo Mágico Comala
Comala, Pueblo Mágico.

De ahí puedes manejar 60 minutos en carretera y estar en las playas, ya sea de los municipios de Tecomán, Armería o Manzanillo, comer frente al mar un pescado o camarones preparados al gusto y refrescarte con un buen chapuzón en las aguas del océano pacífico.

Manzanillo Centro
Manzanillo, Colima.

Esa es tan solo una sugerencia de cómo administrar el tiempo de tu estadía, aunque si lo prefieres, puedes optar por dedicar algunos días para cada entorno, unos cuantos en la ciudad, otros en la playa y otros en campo. De esa manera podrás explorar a mayor detalle cada uno de ellos. Por ejemplo, Comala ofrece hospedaje en casas antiguas, convertidas en hermosos hoteles u hostales. En cualquiera de los destinos hay opciones para cada bolsillo.

Así que ya lo sabes, cuando estés haciendo tu maleta para viajar a Colima, no olvides incluir tus jeans, ropa fresca, chamarra, zapatos cómodos, traje de baño y sandalias, porque no sabes dónde puedas amanecer.

Comentarios

comentarios

Acerca de Isabel Pizano

🇲🇽 Licenciada en Administración de Empresas Turísticas por la Universidad de Colima. De espíritu aventurero. Amo el mar, viajar y explorar nuevos destinos. Aficionada a la lectura y al séptimo arte.