Inicio / Cultura y turismo / Catedrales Vascas
Catedrales Vascas
Catedral de Santiago (derecha) y Basílica de Begoña (izquierda).

Catedrales Vascas

Con permiso de la pandemia, como todo últimamente. 

Todo lo bueno se hace esperar, consuelo con el que hacemos frente a las ansias viajeras que la COVID 19 ha obligado a frenar. Un año, día arriba día abajo, de ilusiones congeladas, de alegrías pospuestas y de esperanzas en vilo. Con la llegada de la vacuna llegan también los brotes de confianza en que podremos retomar los planes guardados bajo llave y reemprender los objetivos que dormitaban por cierres perimetrales pero, sobre todo, por prudencia. 

Si el virus nos lo permite y se impone la sensatez ciudadana, 2021 será el año en el que salgamos nuevamente al mundo. Bilbao (Basque Country, Spain), orgullosa de sí misma no sin razones, se autodenomina “la capital del mundo”. Y sí, Bilbao, está deseoso de que, tras el aplazamiento por un año por el coronavirus, la Eurocopa convierta a la capital vasca en uno de sus escenarios entre el 11 de junio y 11 de junio. El estreno nuevo formato diseñado por la UEFA significa que la competición se celebrará en 12 sedes, 12 ciudades, de 12 países europeos. Una de ellas, el estadio de San Mamés, conocido como La catedral

Estadio San Mamés
Estadio San Mamés. El nuevo estadio, que acogió su primer partido en la temporada 2013/2014, se levantó apenas unos metros de distancia del original.

Ateniéndose a la religión, la catedral de Bilbao es la Catedral de Santiago, declarada patrimonio histórico de España en 1931 y una de las mejores manifestaciones góticas del País Vasco. La catedral basílica de Santiago es parada obligatoria de los peregrinos en su camino hacia Santiago de Compostela que, como cada Año Santo (aquel en el que el 25 de Julio, festividad de Santiago, cae en domingo) abrió su Puerta Santa la última noche de 2020. Camino del Norte o de la Costa que, a su paso por Bilbao, recorrerán miles de peregrinos en 2021 y 2022, año al que la santa sede ha extendido la gracia de ser considerado también año santo ante las circunstancias excepcionales de la COVID. 

Catedral de Santiago
Iglesia de Santiago. Edificio Gótico levantado entre finales del siglo XIV y principios del XV, cuyo interior puede ser visitado previo pago, salvo que se resida en Bilbao, en cuyo caso la entrada es gratuita (a escoger entre tres opciones).

El patrimonio religioso de Bilbao, y por ende de Bizkaia, es importante cultural e históricamente. Los bilbaínos reservan fecha para su boda con años de antelación en la Basílica de Begoña, que tiene su origen en una pequeña ermita sobre la que se construyó en el siglo XVI, y tras uno de obras, la actual edificación. A ella, a rogar y a agradecer los favores de la “amatxu” (mamá) de Begoña, acuden los bilbaínos en sus momentos más difíciles; también lo hacen los equipos deportivos vascos como el Athletic Club de Bilbao o el Bilbao Basket, equipo de fútbol y baloncesto de la ciudad respectivamente. 

Basílica de Begoña
Basílica de Begoña (Foto iglesias de Bizkaia).

Por la Iglesia de San Antón, situada al borde del puente del mismo nombre y a unos pasos del Mercado de La Ribera, el de mayor superficie en Europa, pasan centenares de ciudadanos con sus mascotas que son bendecidas cada 17 de enero, fecha en la que se celebra la onomástica del santo, patrón de los animales. Esta iglesia, construida a finales del siglo XV y que mira de frente al Casco Viejo, aparece en el escudo de la Villa junto con el puente de san Antón. Los cimientos de la muralla que sirvieron tanto de defensa como para evitar las inundaciones, han sido excavados y quedan a la vista del visitante en la parte del altar. Se vende entrada conjunta que permite acceder también a la Catedral de Santiago, aunque se pueden visitar por separado. 

Escudo de BIlbao
Escudo de BIlbao.

Más tardía en su construcción, que data del siglo XVII, es la iglesia de Los Santos Juanes fundada por los jesuitas por lo que su planta es rectangular con capillas a ambos lados. Con el único altar en el mundo dedicado al Sagrado Corazón, devoción extendida por el mundo por los jesuitas a partir de 1673, ha pasado por sucesivas transformaciones, la más importante la ocurrida tras las inundaciones de 1983 que anegaron todo el Casco Viejo, donde se ubica la iglesia, al igual que las cercanas de la Encarnación o San Francisco de Asís. 

Retablo en la iglesia de Los Santos Juanes
Retablo en la iglesia de Los Santos Juanes (Foto retablos de Bizkaia).

También está en el Casco Viejo, San Nicolás de Bari, otra de las iglesias que más visitas recibe; muchas de ellas pidiendo la intervención de San Judas Tadeo, patrón de los imposibles, del que la iglesia tiene una pequeña talla, siempre muy solicitada.  

Otra de las curiosidades, entre las muchas de esta iglesia, es que inicialmente era una ermita medieval en un barrio de pescadores que tuvo que ser derribada tras una inundación al estar ubicada en lo que era un terreno pantanoso, fue usada durante las guerras carlistas como polvorín. Pero esta iglesia no sólo estuvo ligada a los pescadores sino también a la navegación; en sus inmediaciones surgieron astilleros y muelles de los que en el Arenal bilbaíno ya no quedan rastro. El templo fue escogido en 1812 por las Juntas Generales de Bizkaia para firmar la Constitución liberal de Cádiz.

Altar en la iglesia San Nicolás altar
Altar en la iglesia San Nicolás altar (Foto retablos de Bizkaia).

Por terminar el recorrido, que fácilmente podría seguir, mencionaremos otras dos parroquias del distrito centro: la de San Vicente Mártir, joya de la arquitectura renacentista y lugar en el que está enterrado el escritor Antonio Trueba, y la del Sagrado Corazón, de fachada rojiza originariamente rematada por largas agujas que 100 años después de su construcción, en 1890, desparecieron de sus torres blancas. 

Compártelo con tus amigos

Comentarios

comentarios

Acerca de Araceli Viqueira

Araceli Viqueira
Despierta imaginaba visitas a lugares desconocidos hacia los que no sabia dirigir mis pasos. El tiempo, el mismo que a veces perdemos, y la curiosidad innata han sido mis aliados. Por fortuna, combinar trabajo y placer hace más fácil mantener la misma ilusión que hace décadas.