Inicio / Artículos académicos de turismo / Cadena de valor en un destino turístico
Cadena de valor en destinos turísticos
Imagen hecha con recursos de freepik.es

Cadena de valor en un destino turístico

La cadena de valor que también es conocida como cadena de valor empresarial u organizacional, es una herramienta que establece el desarrollo de las actividades necesarias de una organización para generar valor al producto o servicio final ofertado. En este proceso se analiza de igual forma la ventaja competitiva de organización con la cual se diferencia de la competencia para brindar la satisfacción total del cliente.

Una de las finalidades de esta herramienta es la de entender y relacionarse en todas las actividades dentro de la organización que hacen posible la creación de un producto de principio a fin. Esta aportación surge por Michael E. Porter en 1985, para analizar estratégicamente a una organización y poder identificar las actividades donde se pudieran generar ventajas competitivas y agregando valor para el cliente final.

Posteriormente, esta herramienta se ha ido modificando y actualizando dependiendo de las necesidades de la organización para afrontar el mercado. Es así que en 1987, Pierre Eiglier y Eric Langeard Eric propusieron la cadena de valor dirigida a la prestación de servicios, y es aquí donde se relaciona directamente con el turismo. Gracias a esta aportación, podemos conocer las principales actividades que debe tener una organización turística para la creación de un servicio de principio a fin, entregando un valor agregado al turista.

Actualmente los destinos turísticos deben ser competitivos y reflejar un valor agregado debido a la gran oferta de la competencia. Dentro de esta competitividad se compromete a la mejora de los productos y servicios que oferta el destino respecto a las necesidades de requiere el turista, crear experiencias significativas y poder diferenciarse de los demás para ser preferidos en el mercado.

Por ello, en el 2013, Pulido y López, proponen la cadena de valor que un destino turístico debería poseer, detallando cada una de las actividades fundamentales para el desarrollo del mismo, con la intención de generar valor de principio a fin para el mercado, superando las expectativas del turista para lograr crear una ventaja diferencial y competitiva.

Cadena de valor en los destinos turísticos
Cadena de valor en los destinos turísticos. Elaboración con base en la información de Propuesta de contenidos para una política turística sostenible en España. (Pulido y López, 2013)

A continuación se explica dicha cadena de valor en un destino turístico:

Etapa 1. Elección del valor (Acciones que buscan el posicionamiento del destino)

  • Planificación. Planeación y creación de estrategias pertinentes para obtener los mejores beneficios que den como resultado un destino competitivo y que pueda generar interés en los clientes potenciales, además de prepararse ante diversos escenarios posibles. Minimiza los impactos negativos y máxima los beneficios.
  • Organización producto-destino. Crear las actividades para que puedan llegar al consumidor final mediante productos y servicios, con valor añadido que dé experiencias únicas e inigualables al mercado.

Etapa 2. Comercialización del valor (Acciones que buscan la comercialización del destino)

  • Comunicación. Reflejada en la promoción turística que busca informar y dar a conocer a los clientes potenciales, la serie de productos y servicios que ofrece el destino, destacando el valor diferencial respecto a la competencia. Representa una herramienta del marketing imprescindible para la detonación y exposición del turismo.
  • Distribución. Conectar la oferta con la demanda, con el fin último de poder ser consumidos. Poder facilitar el acceso de los productos y servicios ofrecidos por el destino hacia el turista. Una de las grandes herramientas que han desarrollado y modernizado la distribución son las TIC, que minimizan los costos, dan mayor alcance y su rapidez aumenta.

Etapa 3. Creación del valor

  • Accesibilidad. Relacionado con el acceso adecuado del turista al destino, de una forma adecuada, segura, rápida y cómoda, mediante los diferentes medios de transporte que pueden intervenir con el sitio, ya sean líneas aéreas, arrendadoras de auto, líneas de autobuses, cruceros, taxis, servicios de transportes turísticos especializados, entre otros.
  • Consumo producto-destino. Donde se consume el producto y servicio en el destino elegido por el cliente, las instalaciones de un hotel, aeropuerto, parque acuático, etc., que representa una parte vital en la experiencia del turista.
  • Post-consumo. Es la fase de evaluación del destino así como de su retroalimentación. El cliente comparte, evalúa y valora al destino mediante los diferentes productos o servicios que consumió, compartiendo sus experiencias por diferentes medios de comunicación. Aquí da como resultado la fidelización del cliente hacia el destino por el valor diferencial reflejado por el mismo.

Se debe implementar esta cadena de valor en los diversos destinos no solo alrededor de México, también en todo el mundo, ya que conceptualiza y  engloba todo el proceso de planificación, comercialización, servicio y evaluación del destino, donde mantienen una estrecha relación entre los actores del destino.

Se debe crear valor agregado con ideas creativas e innovadoras para poder darle las mejores experiencias y vivencias al turista, creando una sinergia entre turista-destino, manteniendo la mejora continua y generando ventajas competitivas.

Personas han comentado

Acerca de Noé Mejía Mariscal

🇲🇽 Consultor turístico con 7 años de experiencia en el campo del turismo, comprometido en el desarrollo continuo del mismo, enfocado hacia un balance económico, social y ambiental del sector. "El turismo como una visión integral de desarrollo".