Inicio / Hablemos de turismo / Acuerdo 286: Licenciado en Turismo por experiencia
mesera
Imagen/Fuente: Flickr

Acuerdo 286: Licenciado en Turismo por experiencia

Es muy común en el entorno turístico, y en la sociedad en general, encontrar casos de colegas y colaboradores que, debido a las exigencias de la vida, razones personales o económicas, no tienen una Licenciatura o un Título profesional. Hay personas que piensan que no es necesario y otras que sí, opiniones hay muchas, depende de cada persona el valor que le da.

Carreras técnicas, truncas o simplemente personas que se han dedicado por mucho tiempo al mismo sector, lo conocen de pies a cabeza y son “viejos lobos de mar”, pero no tienen un documento que lo sustente. Yo fui parte de ese nicho, he de aceptar que hay momentos en los que no siempre se toman las mejores decisiones (A los 18 años uno no tiene idea de lo que quiere hacer…ni a los 20…ni a los 30), cambios de carrera, cambios de residencia, altas y bajas económicas, etc. Al final mi proyecto de carrera/estudio se vio muy postergado, pues mis actividades laborales siempre fueron mi prioridad y la base de mi economía.

Además de lo anterior, como opinión, considero que el sistema educativo en México sigue siendo obsoleto en referencia a horarios, flexibilidad, presencia, etc. Desde mi experiencia es muy difícil y cercano a imposible trabajar en un hotel y rolar turnos o hacer Blitz de promoción en otras ciudades al mismo tiempo que haces investigaciones, lecturas, trabajos, prácticas profesionales y el “bendito Servicio Social”; todo además del pago de las respectivas cuotas. Si bien es cierto que muchas personas lo hacen (mis respetos y admiración), existimos personas que no logramos adaptarnos a ese sistema. No quiero decir que estudiar sea malo, nunca lo he pensado, me encanta que las personas estén capacitadas; sólo quiero resaltar que es necesaria mayor flexibilidad en los sistemas escolares y en las políticas que lo manejan, en especial para las personas que trabajan y estudian. En la actualidad es más común encontrar planes en línea que permiten estudiar, pero aún con eso algunos te piden hacer servicio, cumplir horarios y hacer trabajos en equipo.

Afortunadamente en México contamos con una opción para poder terminar este ciclo y dar valor al conocimiento que el día a día otorga.  El acuerdo 286, que es gestionado por El Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (CENEVAL) va dirigido a todas las personas que han adquirido de manera autodidacta, empírica o por experiencia profesional los conocimientos de una licenciatura, en mi caso fue Turismo.

Se los aseguro que suena mucho más fácil de lo que realmente es, pues una vez dentro implica todo un proceso que hay que respetar en tiempo y forma, además debes de cumplir requerimientos específicos, de esa manera se aseguran que no cualquier persona decida de un día a otro hacer el proceso y obtener el grado. Además, se necesita tener más de 30 años cumplidos, esto no es para jóvenes, y experiencia comprobable en documentos.

El proceso no es exprés, esto NO es algo que puedas hacer de un mes a otro o cuando tengas una oportunidad de mejorar tu puesto de trabajo, pero te pidan la carrera, más o menos todo lleva entre un año y año y medio. La evaluación está compuesta por 2 fases principales:

  1. Escrita: tal cual, es un examen como los que se hacen para aplicar a las universidades. Lápiz del número 2, bolitas, rellenar, un salón lleno de gente aplicando a muchas carreras diferentes. La preparación no es evidente, pues recordemos que el turismo abarca muchas áreas. CENEVAL te dará el contenido temático y sus fuentes que tú tienes que investigar, buscar, leer, digerir. Es cierto, el internet te va a decir que hay mil guías actualizadas, unas más accesibles que otras, o incluso empresas falsas; si bien muchas pueden ayudarte, como referencia no hay nada más certero que leer atentamente las fuentes que la misma institución te da. Si eres de las personas que nunca estudia para un examen y se presenta así “en caliente” mejor ni lo intentes.
  2. Oral: Días o meses después (depende del calendario) de tu evaluación escrita y sólo aprobándola, entras al proceso de evaluación oral. Este consiste en un caso asignado directamente por CENEVAL, aleatorio, que puede o no tener relación con tu carrera y puesto actual. Es semejante a hacer una Tesis/Tesina y prácticamente todo debe de estar sustentado e investigado. Esto será presentado y evaluado por expertos en el área (sinodales). Este es un examen profesional.

Los PRO:

  • El reto, como les mencione antes, nada es evidente y tú te conviertes en el protagonista. Aquí no dependes de otras personas más que de tus conocimientos y preparación.
  • Conoces gente y colegas en el camino. Se apoyan en lo moral y terminas obteniendo diversos puntos de vista y opiniones de tu trabajo.
  • El proceso es selectivo y estricto, cualquiera puede aplicar, pero no todos cumplen con los requisitos.
  • Te ayuda a estructurar y tener a la mano todo tu historial laboral, pues se te van a pedir comprobantes de TODOS tus trabajos, CV, constancias, cartas de recomendación, etc.
  • Es ideal para “terminar” lo que algún día comenzó.
  • Costo: Más o menos, considerando que vivo en CDMX ahora, es de unos 18,000 MXN. Si lo comparas contra 4 años de carrera y cuotas, es mínimo.
  • El resultado es un Título Profesional que tiene la misma validez que cualquier otro.
  • Hay empresas que apoyan a sus colaboradores para realizar este proceso a través de los departamentos de RRHH.
  • Si la riegas, puedes volver a hacerlo, siempre y cuando cumplas los requisitos.

Los CONS:

  • Si no eres alguien estructurado en tiempos y dedicación a estudio, probablemente truenes. Esto lo debes de hacer cuando de verdad estés comprometido, ya no hablamos de tiempos, nunca hay, pero si compromiso.
  • Si no vives en CDMX tienes que aumentar el costo de transportación a la ciudad o a alguna de las sedes más cercanas, no hay en todos los estados, todo depende de la carrera.
  • Prepárate para tener poner en práctica tu umbral de la frustración, pues hay procesos a los que no siempre estamos acostumbrados.
  • No es rápido.

Desde mi experiencia, me siento cómodo y contento de haber hecho esto, me gusta pensar en que soy un recién egresado que tiene más de 10 años de experiencia, ¿acaso eso no es lo que buscan todos? Para mí, ahora, cuando las cosas están en teoría más estables, puedo buscar nuevas opciones de capacitación o posgrados a las que no tenía acceso antes, estudios y preparación con enfoques a lo que de verdad me gusta e interesa. Si tuviera oportunidad lo volvería a hacer.

¿Tú, conoces a alguien que sería el candidato ideal para este tipo de titulación?

Si deseas información acerca del acuerdo 286 puedes verlo en la página oficial.

Compártelo con tus amigos

Acerca de Adrián Rodríguez

Adrián Rodríguez
(CDMX, México) "Hotelero Millennial pero turistero desde la cuna. Adoro dar visitas de inspección y comer en el comedor de colaboradores; todo eso mientras me tatuo y tomo un starbucks".