Inicio / Escuela de Turismo / ¿Qué es la estacionalidad turística?
Estacionallidad-turística

¿Qué es la estacionalidad turística?

La estacionalidad ha sido uno de los aspectos característicos del turismo en muchas partes del mundo: en general es vista como uno de los principales problemas que enfrenta “la industria”. Butler (1994, p. 332) la define como “un desequilibrio temporal que puede expresarse en términos del número de visitantes, del tráfico en las calles y otras formas de transporte, en los empleos y en las entradas a atracciones turísticas”.

De acuerdo al libro “Breve diccionario de Turismo” la estacionalidad turística es un fenómeno que se registra en los destinos turísticos cuando la oferta está sujeta a demanda irregular, dadas las variaciones de los volúmenes de demanda que se registran a lo largo del año, produciendo lapsos de demandas baja y alta. Los de alta demanda coinciden con los periodos vacacionales y con aquellos con clima extremoso en países o regiones de los que proviene el turista.

Podemos rematar con que la estacionalidad turística es un fenómeno que se produce cuando se concentran una gran cantidad de viajeros en un mismo destino turístico en cierto periodo del año, por alguna circunstancia como los periodos vacacionales, y que puede repetirse periódicamente.

Muchos han sido los esfuerzos para reducir los cambios estacionales en el turismo, los cuales desde hace mucho han sido señalados como una de las causas principales de los bajos rendimientos en las inversiones, de problemas para la retención de empleados y la sobrecarga en la capacidad física del destino.

Esta variación temporal en los patrones de movimientos humanos puede darse a diversas escalas: horario, diaria, semanal o mensual. Como ejemplo puede tomarse el movimiento de pasajeros en el aeropuerto central de una ciudad, con frecuencia enfocado más hacia el tráfico de pasajeros locales que viajan por asuntos de negocios. Asimismo, pueden identificarse variaciones en el flujo de pasajeros de una semana a otra, como en semanas en las que hay días festivos o fiestas conmemorativas, como un carnaval o en la época de fin de año. El flujo de pasajeros oscila también de un mes a otro, como en los periodos vacacionales (junio y julio) o durante el resto del año.

La variación en la demanda impacta sobre varios aspectos del comportamiento por el lado de la oferta. En términos de las empresas, la parte económica se ve afectada, debido a la variación en los ingresos, en los precios y en las oportunidades de atraer inversiones. En lo que respecta al mercado de trabajo, con frecuencia se emplea mano de obra temporal para atender el pico de visitantes, lo que hace que la calidad y la habilidad de estos trabajadores no sean siempre las adecuadas si no están debidamente capacitados. En cuanto al marketing de las empresas, son varios los aspectos afectados, tales como la distribución, los precios y los tipos de paquetes ofrecidos.

Variables que explican la estacionalidad turística (Butler, 2000)

  • Clima: las variaciones climáticas y las estaciones del año hacen que las personas tengan una mayor tendencia a tomar vacaciones en época de verano, aunque también se observan picos menores en invierno (practicar algún deporte como el esquí).
  • Factores de decisión humana: vacaciones institucionalizadas, como las vacaciones escolares y las de los trabajadores asalariados, que generalmente son en verano.
  • Presión social y moda: adolescentes que van a Disney en las vacaciones de medio año.
  • Estaciones deportivas: mundiales de fútbol, competencias de pesca, juegos olímpicos.
  • Inercia y tradición: algunas personas toman vacaciones en épocas específicas porque es cuando, históricamente, las han tomado.

La estacionalidad se ve influida por factores espaciales y está más acentuada en zonas rurales y en regiones remotas que en los grandes centros urbanos. Estos últimos presentan más atracciones no estacionales, además de más viajes de negocios y, en muchos casos, son menos vulnerables a los cambios climáticos.

La estacionalidad puede considerarse benéfica en algunos aspectos. En el caso del medio ambiente, la estación “no turística” permite que la flora y la fauna se recuperen de la época en la que existe una demanda turística alta. En el caso de los habitantes locales, los periodos sin turistas permiten que estos tengan una vida “normal” durante una parte del año. En este caso, algunos servicios pueden descontinuarse o reducirse en función de la falta de demanda ocasionada por la reducción del número de turistas.

Algunos esfuerzos por reducir la estacionalidad en el turismo pueden ser:

  • Extensión de la estación turística principal.
  • Establecimiento de otras estaciones basadas en diferentes atracciones turísticas.
  • Diversificación y ampliación del mercado.
  • Creación de atracciones turísticas fuera de estación como festivales y eventos especiales.
  • Incentivos económicos como impuestos y precios diferenciados.

Casi todas las iniciativas realizadas con este objetivo anhelaban modificar el destino turístico y pocas iniciativas se hacen en las regiones de origen. Esto puede explicar por qué muchos de estos intentos no tienen éxito.

Bibliografía

Comentarios

comentarios

Acerca de Entorno Turístico Staff

Somos una plataforma digital que brinda información del amplio mundo del Turismo. Teniendo como base México, actualmente llegamos a todos los países de Latinoamérica; además España y Estados Unidos. Síguenos en nuestras redes sociales.