Inicio / Artículos de cultura y turismo / Callejón del beso (leyenda versión completa)
Beso en un callejón

Callejón del beso (leyenda versión completa)

Se dice que las leyendas son verdades adornadas con florecitas. Aunque esto pueda sonar sumamente cursi es una forma simple y eficaz de explicar lo que son las leyendas mexicanas fuera de la definición técnica. A partir de las leyendas se materializan rasgos culturales que retoman las diferentes cosmovisiones acerca de todos los ámbitos de la vida.

Nuestro país multicultural de gran extensión y basta geografía, ha sido escenario de leyendas cortas mexicanas de todos colores y sabores, sin embargo, el día hablaremos sobre una historia de un amor trágico, en una de las ciudades más tradicionales del país. 

Sin duda una de las ciudades más bellas de todo México es Guanajuato, urbe de callejuelas empedradas y edificios barrocos de impresionante belleza, un lugar mágico.

No obstante, la belleza de la ciudad no solamente se queda en cuestiones materiales, pues Guanajuato fue escenario de una de las historias de amor más populares del país, una historia que a más de uno lo dejó sin palabras.

La leyenda

Cuenta la leyenda mexicana del callejón del beso, que una familia adinerada compró la casa que ocupa gran parte de ese famoso callejón en la ciudad de Guanajuato. En contraparte, justamente al frente y separandose por apenas unos centímetros, se erigía un humilde cuarto que rentaba un joven que trabajaba en la mina de la Valenciana.

Una noche, la hija mayor de la familia rica salió al balcón de su nuevo cuarto a contemplar la bella luna de octubre, encontrándose con el joven minero que también estaba en el balcón de su cuarto: ¡fue amor a primera vista!

Desde ese momento, cada noche los enamorados se encontraban en los balcones de sus respectivos cuartos, encuentro que terminaba en un primoroso beso, lo que no tardó en propiciar chismes, pues era mal visto que existiera una relación amorosa entre clases sociales tan distantes.

El padre de la chica al enterarse, le prohibió tajantemente a su hija volver a encontrarse con aquel pobre minero, sin embargo, el amor era tal que los enamorados siguieron viéndose a escondidas a altas horas de la madrugada desde sus balcones.

Lamentablemente una noche, el padre de la joven llenó de ira y anteponiendo su estatus social, encontró a los novios en pleno beso, a lo que respondió con un puñal al chico, para su mala suerte, en el calor del zangoloteo, el puñal había terminado incrustado en el pecho de su joven hija que no soportó la agresión y murió antes de que pudiera llegar ayuda médica.

Hechizo de amor del callejón del beso

Como toda leyenda, la leyenda del callejón del beso tiene diferentes matices y versiones que a lo largo del tiempo se han ido entrelazando y combinando para continuar el proceso de ser contada a través de generaciones de mexicanos a lo largo de todo el país.

La leyenda del callejón del beso tiene un punto de encuentro entre todas las versiones que puedan existir, una pequeña leyenda dentro de la misma leyenda que genera un gran interés no solamente de seguir contando esta historia, sino de visitar el lugar donde este relato romántico tuvo lugar según se apunta.

Se dice que si una pareja efectúa un beso sincero desde el tercer escalón del callejón en la parte inferior a los dos balcones encontrados, exactamente en la parte más angosta del callejón que tiene apenas 68 centímetros de ancho, tendrán 15 años de felicidad y abundancia, de lo contrario su castigo serán 7 años de mala suerte y desamor.

¿Dónde está el callejón del beso?

Como punto de referencia, el enigmático callejón del beso se encuentra enclavado en el centro histórico de la ciudad de Guanajuato, justamente detrás de la colorida y popular plaza de Los Ángeles donde se puede abordar una callejuela de nombre “Patrocinio” la cual conduce directamente hacia el callejón. Conoce la ubicación exacta aquí.

Callejón del beso en Guanajuato
Callejón del beso en Guanajuato.

Recomendaciones de visita

Como todo atractivo, el callejón del beso año con año recibe miles de visitantes entre curiosos y parejas que añoran llevarse una foto del recuerdo, y de paso aprovechar la buena suerte que supuestamente se puede recoger en el lugar, sin embargo, no todo es belleza, pues el estrecho callejón continuamente se satura.

Por lo que es recomendable visitar el lugar entre semana y por la mañana, antes de las 12 del día para ser exactos. Claro, si lo que se busca es más privacidad y tranquilidad para tomar fotos a placer, ya que por la tarde y noche verdaderamente ríos de personas impiden disfrutar de la magia y nostalgia que el callejón del beso ofrece.

De igual forma hay guías turísticos que entre sus servicios ofertan visitas guiadas por el lugar con costos variados y rutas establecidas que se pueden contratar a lo largo del centro histórico.

Personas han comentado

Acerca de Arturo Escobedo

🇲🇽 Periodista especializado en temas de turismo, Social Media Manager de la Operadora Turística Enjoy México y Gestor Cultural en Secretaría de Cultura de la Ciudad de México con labores humanitarias enfocadas al mundo de la cultura y el turismo responsable en "Culturales Colectivo".