Inicio / Blog de Viajes / El abecedario del viajero
Avión desde el aire

El abecedario del viajero

Se dice que cuando una persona emprende un viaje es porque va a reencontrarse con sí mismo. Tomar la decisión es difícil, pues miles de incógnitas rodean la cabeza del viajero generando incertidumbre, ¿a qué país viajar?, ¿qué debería llevar?, ¿y si algo sale mal?, ¿mucho o poco dinero?… lo cierto es que, si estás planeando viajar solo, deberías tomar las siguientes recomendaciones:

Analiza el país que te gustaría conocer: Es la decisión más importante pues esto permitirá que te reencuentras con tu “yo” interior. Si es playa, montaña o ciudad, dependerá del tipo de actividades que te gustaría realizar. Si se prefiere visitar museos en busca de aventuras a través de la historia, si es de preferencia sentir la arena cálida entre los dedos, el sol rosando tu cara y sentir esa conexión con el mar, o si es mejor abrazar la naturaleza a través de los sonidos que confortan el alma.

No importa cuál destino sea, lo que importa es que tengas vínculo con él.

Busca opciones: Una vez definido el destino realiza una búsqueda para saber qué aerolíneas viajan hasta tu lugar de preferencia, generalmente los vuelos que tienen escalas son más cómodos (monetariamente hablando) pero ¡no te preocupes!, no es nada de otro mundo, solo verifica que el tiempo entre tus conexiones sea no menor a 2 horas, pues en ocasiones si te encuentras en un aeropuerto por primera vez nunca sabes dónde estará tu próxima sala de abordaje y en ocasiones pueden estar en polos distintos, lo que quiere decir desplazarse de un lugar a otro.

Recuerda que es muy importa verificar qué incluye el tiquete de vuelo que estás comprando pues puede que contenga o no el derecho de llevar sólo una maleta o impuestos de salida.

No olvides verificar que los datos del pasajero estén correctos así como el número de vuelo y asiento asignado.

Cuánto llevar: Realizar un presupuesto es más sencillo si averiguas cuál es el costo de vida de tu país destino y qué tanto valor tiene la moneda extranjera hacia donde te diriges, pues de esto dependerá la cantidad de dinero que debas llevar. No olvides: intenta viajar siempre con dólares ya que al ser una moneda universal te permitirá cambiar divisas sin problemas en cualquier país del mundo.

Una vez indagado lo anterior realiza una lista de prioridades por pagar como por ejemplo tiempos de alimentación, hospedaje, transporte interno desde y hacia los lugares por visitar y cualquier otra cosa que veas como prioridad número uno. Por cierto, ir de compras a veces no es una prioridad.

Dónde hospedarse: Si te resulta difícil hacer reserva a través una agencia de viajes no te preocupes, hay aplicaciones que facilitan la gestión, solo ten en cuenta que el sitio que elijas debe estar relativamente cerca de los sitios que vas a visitar. Debe ser un lugar limpio, seguro y ameno para tu comodidad. Un buen tip es revisar los comentarios, pero cuidado, no te quedes sólo con los primeros, revisa la fecha y la calificación, de esta manera será más fácil.

Empaca: Lleva sólo lo necesario, comúnmente es normal regresar con más de lo que llevabas. Es importante siempre llevar en tu bolso de mano ropa extra, pues siempre hay que prevenir situaciones que puedan darse con tu equipaje. No hay una manera correcta de empacar, pero si puedes hacer lo siguiente:

Casi todas las maletas tienen un compartimiento extra separado solo por una tela o seda, en ese espacio podrías meter los zapatos que decidas llevar. Es recomendable llevar 3 estilos diferentes: un par de tenis, sandalias y un par de zapatos resistentes a la lluvia pues nunca sabes cuándo una nube pueda cruzarse en tu camino.

Trata de llevar cremas, líquidos (que sean parte de tus implementos de aseo personal), desodorantes o crema dental en bolsas plásticas pues en ocasiones la presión del avión hace que se derramen y esto evitará que la ropa se manche.

Por otra parte, si sientes que debes llevar mucha ropa porque la estadía en tu destino es un poco larga, una forma de ahorrar espacio es doblando la ropa en cuatro y finalmente enrollándola “como un burrito” esto te permitirá llevar un poco más.

Festeja: Por último, celebra que tienes la posibilidad de viajar, no todos (lamentablemente) se animan a emprender un viaje solos.

Anímate viajar no siempre es tan complicado, solo requiere dedicación, esfuerzo y un alma con sed de conocer y ajustarse a costumbres nuevas.

Viajar renueva el espíritu, reconstruye corazones y te permite tener una visión más amplia de lo que es el mundo, aporta conocimientos y por supuesto es una solución para quienes viven una rutina de la cual desean escapar.

Compártelo con tus amigos

Acerca de Stephanie Álvarez Alfaro

Stephanie Álvarez Alfaro
🇨🇷 Estudiante de Gestión Empresarial del Turismo Sostenible que a lo largo de su niñez siempre estuvo relacionada con la actividad del turismo. La motivación por escribir surgió gracias a uno de los cursos de la universidad que me mostró que al escribir se transmiten pensamientos y se pone el corazón en tinta y papel.