Inicio / Hablemos de turismo / El arte de ser un buen cliente
huesped-y-recepcionista-de-hotel

El arte de ser un buen cliente

Aprovechando las complicadas y encamotadas vacaciones de semana santa (en México), quiero compartirles algo que sin duda, al pasar de los años laborales, han aprendido o que tal vez están próximos a aprender, es una cuestión “extra cancha” diría la prensa deportiva, algo que definitivamente no es impartido en las universidades y no es algo que el jefe de capacitación de la empresa tenga en cuenta en sus cursos a los recién ingresados. Esta singularidad se adquiere poco a poco y se le puede denominar de distintas maneras, y empieza sobre todo con la empatía hacia tus compañeros de trabajo, colegas y todo aquel que lleva a cabo el arte de servir. Yo simplemente le llamo, Ser un buen cliente.

Todos en alguna ocasión, hemos sido clientes, comensales, huéspedes etc. Antes y después de terminar los estudios hemos pagado por algún servicio, turístico o no, siempre hay ocasión para estar del otro lado de la fuerza al que estamos acostumbrados. Y no me dejaran mentir, estamos siempre pendientes a los detalles que sucedan antes, durante y después de recibir el servicio. Lo cual me parece perfecto, ya que nos puede ampliar la visión de las cosas que nosotros mismos realizamos día a día y ayudarnos a mejorar en aspectos específicos.

Lo que no es adecuado, es no comportarse a la altura, y sí, así como en nuestras burbujas laborales existen (especialmente en vacaciones), complicaciones ajenas a los prestadores de servicio que alteran de alguna manera el círculo del servicio; colegas, ¿cuántas veces nos ha pasado algo como esto? Si la respuesta es “muchas veces”, entonces nuestra obligación moral debe corresponder a ser totalmente empáticos con nuestros compañeros de profesión que se encuentran detrás del mostrador.

A nivel personal, desafortunadamente, he sido testigo de personas estudiadas en el ramo turístico, y que no cuentan con la mínima comprensión ante una situación difícil, y peor aún, hacen hincapié en que ellos llevan muchos años dedicándose a la hotelería, restaurante, etc. ¿Les suena conocido? Es algo vigente, real y que sucede más a menudo de lo que creen. Sin irse demasiado lejos, todo esto es una cuestión de educación, algo que nos enseñan desde el hogar. Turismólogos o no, debemos contar con un poquito de sensibilidad y sencillez. Nuestras acciones diarias son un reflejo de nuestro trabajo, de nuestra educación y de lo que le ofrecemos a nuestros clientes, ello habla mucho de nosotros como seres humanos.

Estimados colegas, lo que hagan hoy es un reflejo de lo que estarán recibiendo el día de mañana.

Compártelo con tus amigos

Comentarios

comentarios

Acerca de Emanuel Mendiola Arrieta

Emanuel Mendiola Arrieta
Hotelero de corazón, apasionado por la escritura y el turismo. “Viajar es más que ver lo que hay para ver; es iniciar un cambio en nuestras ideas sobre lo que es vivir.” Miriam Beard.