Inicio / Blog de Viajes / Holbox: un viaje en pareja al paraíso
Holbox-Quintana-Roo1

Holbox: un viaje en pareja al paraíso

Existen teorías que afirman que ésta isla, cuyo nombre significa hoyo o agujero negro en lengua maya, siempre estuvo poblada por indígenas de dicha cultura. También se dice que fue un refugio seguro durante mucho tiempo para piratas europeos. Pero no es sino hasta 1852 que se tienen datos documentados de la llegada de sobrevivientes que habitaron en calidad de refugiados a causa de la rebelión social maya conocida como Guerra de Castas.

A lo largo del tiempo los pobladores de la isla han tenido que adaptarse a diferentes factores y adversidades como lo pueden ser el clima, la explotación de recursos y la limitante que tienen para obtener insumos y productos por el hecho de estar apartados del continente. A pesar de esto, han logrado destacar cualidades maravillosas y aprovechar los recursos marítimos y naturales con los que se cuentan.

Actualmente tiene una población aproximada menor a dos mil habitantes y su principal fuente de ingreso se ha convertido en el turismo y la pesca.

Es muy fácil el acceso, se debe llegar al pueblo de Chiquilá vía terrestre y tomar un ferry que nos lleve a nuestro destino. Si llevamos auto, es conveniente dejarlo antes de embarcar en un estacionamiento por el tiempo que vaya a durar la estancia. También es posible desde Cancún tomar una pequeña avioneta y aterrizar en el aeropuerto con el que se cuenta en el lugar.

A pesar de ser un territorio pequeño, podemos encontrar numerosas actividades y tours, y gracias a que pertenece a la reserva de la biósfera y área de protección de flora y fauna Yum Balam, es posible admirar diferentes especies como lo son los flamencos, cormorán, garzas, fragatas, pelícanos, patos silvestres, entre otras. Algunas pueden ser vistas desde las playas y otras pueden observarse al visitar la Isla Pájaros, pequeño islote ubicado en la laguna Yalahau o de Conil, la cual separa Holbox de la masa continental de México.

De cualquier manera es hermoso visitar Holbox, pero considero que es un viaje indicado y perfecto para realizarse en pareja. Desde la llegada al muelle, es indescriptible la sensación que se tiene al pisar el lugar.

Una de las principales atracciones es el nado con el tiburón ballena, si la visita se realiza entre Mayo y Septiembre es posible convivir con el que es considerado el pez más grande del mundo, midiendo aproximadamente 12 metros de longitud y el cual se cree que habita la tierra dese hace sesenta millones de años.

También es increíble admirar el llamado Mar de Estrellas durante las noches de los meses de Julio a Enero, el cual es provocado por el efecto visual que tiene el plancton bioluminiscente en el agua y así dejarse asombrar por dos cielos al mismo tiempo.

Como ejemplo de alojamiento podría describir el hotel boutique Villas Flamingos, un lugar en medio de la naturaleza en donde puedes olvidar por completo el gran ajetreo y las preocupaciones cotidianas. Que consciente por la conservación ambiental te invita a soñar, a disfrutar y a relajarte junto a esa persona especial.

Habitaciones que combinan lo natural con lo íntimo y sensual. Con regaderas exteriores y una decoración bastante original. Desde la terraza de sus búngalos, es maravilloso admirar el color azul del mar, escuchar a las gaviotas, sentir el calor del Sol y por las noches, se convierte en el mejor escenario para presenciar el paso de estrellas fugaces y para compartir una increíble charla a la luz de tan majestuoso cielo.

Se puede disfrutar una deliciosa cena romántica en la playa, degustar platillos y creaciones gastronómicas en el restaurante frente al mar o tomar un baño en el jacuzzi de la habitación junto con una botella de vino mientras el sonido de las olas deleita nuestros oídos.

El tiempo se detiene cuando estás en la isla, no importa si decides quedarte todo el día en hamacas colgantes sobre el mar o si prefieres rentar un carro de golf para recorrer de punta a punta las arenosas calles y así, observar el modo de vida de los habitantes. Es grandioso llegar a playas alejadas  y tomados de la mano adentrarse en las calmadas aguas disfrutando del silencio y sintiendo todas esas conchitas que acarician tus pies con cada paso.

Por las noches es muy agradable caminar en medio de la obscuridad hacia el centro, en donde hay lugares para degustar la tan aclamada pizza de langosta, helados artesanales o incluso tomar una copa en una terraza mientras se siente el calor en la atmósfera.  Se pueden observar diferentes artesanos vendiendo ropa, figuras hechas de lana, calaveras y esculturas talladas en hueso de pescado así como diversos souvenirs hechos a mano.

Un lugar mágico, con historia, naturaleza, romanticismo, paz y calma. El lugar perfecto para descubrir y compartir sensaciones y  sentimientos. Simplemente el paraíso en el cual toda pareja se debe o se vuelve a enamorar.

Compártelo con tus amigos

Comentarios

comentarios

Acerca de Astrid Ålgård

Astrid Ålgård

Escritora con formación en economía, literatura y danza clásica. Apasionada por las artes, la cultura, la ecología y la vida.