Un mundo mejor
Imagen/Fuente: Andersen Corporation

Cuidar del Turismo: Un trabajo de todos

El ser humano ha vivido a lo largo de los años una gran cantidad de revoluciones, cambios y evoluciones, mismas que han dejado cicatrices materializadas en experiencias. El turismo como un fenómeno social, ha experimentado estos cambios, donde la cultura del ser humano sale a flote donde quiera que esté. Y es que no importa cuál sea nuestro origen, debemos hacer conciencia con el mundo en el que vivimos y los destinos que visitemos.

Todos y cada uno de nosotros somos responsables del cuidado de nuestros pasos y acciones dentro de algún destino turístico, lo que hagamos o dejemos de hacer puede ser determinante para la preservación de estos. Poco a poco la mentalidad de la generación actual ha ido cambiando, fortaleciendo los escrúpulos y siendo (aunque sea sólo un poco) más cuidadosos con el entorno.

Al permearse de todo este fenómeno social llamado Turismo, y con la presión de uno que otro buen docente, la perspectiva de visitar Cancún, Acapulco, Teotihuacán o Tulum es totalmente diferente, ya que como decían mis maestros en la carrera, comienzas a analizar todo de manera profesional, lo que tiene como consecuencia una conciencia muy especial, cercano a algún vínculo familiar.

Detengamos la explotación y comencemos a aprovechar nuestros destinos turísticos; para todo profesional del turismo, debe de sustituir la palabra explotar con aprovechar, para tener más destinos en desarrollo y menos destinos deteriorados, eso sí es aporte exclusivo de nosotros.

Y es que no es nada complicado, el ser corresponsal del buen comportamiento dentro y fuera de nuestro lugar de origen, no es escalar ninguna muralla, son reglas muy sencillas donde si lo tiro lo recojo y si lo ensucio lo limpio, si el letrero dice no pisar el pasto, no lo piso; incubemos todos juntos los Bacalar y los Mahahual, destinos en pleno desarrollo, y ayudemos a revertir los Acapulco y los Cancún, destinos ya en decadencia.

Como turismólogos tenemos la obligación moral de aportar, desde cada una de nuestras trincheras, al cambio ideológico de los muchos o pocos que nos rodean, y poco a poco ir haciendo la diferencia, ir cambiando el chip positivamente para el bien del turismo, de nuestras playas, nuestras ciudades, nuestras zonas arqueológicas, nuestros rústicos pueblos y en general de nuestro mundo. Y así, como me ha compartido una colega muy apreciada y con suficiente razón: “Con una sola persona que deje de tirar su basura en la calle, con una sola persona que haga la diferencia a consecuencia de nuestro ejemplo”, ya ganamos.

Compártelo con tus amigos

Comentarios

comentarios

Acerca de Emanuel Mendiola Arrieta

Emanuel Mendiola Arrieta
Hotelero de corazón, apasionado por la escritura y el turismo. “Viajar es más que ver lo que hay para ver; es iniciar un cambio en nuestras ideas sobre lo que es vivir.” Miriam Beard.

Revisa tambien

Anfitriones en destino turístico

¿De verdad estamos interesados en los anfitriones?

Parece ser que hoy en día se ha convertido en moda llamar turismo comunitario o …